La banalidad del ataque militar a Siria: ¿Misión cumplida para quién?

0
38

“¡Misión Cumplida! (La intervención militar) no podría haber tenido mejores resultados”. Es el tuit triunfal del presidente Donald Trump horas después de la operación en Siria liderada por Estados Unidos en coordinación con Francia y Reino Unido. ¿Misión cumplida para quién? Para la mayoría de los actores desplegados en el tablero de Siria salvo para los ciudadanos sirios. Una vez más, tendrá que ser Europa la que pague los platos rotos en forma de atentados yihadistas y llegadas masivas de refugiados.

Es la banalidad del mal. Todos los actores ganan algo, menos la población siria. La opinión pública europea, entre tanto, dividida entre defensores y denunciantes del ataque. Muchos se lo toman como algo personal. Pocos concluyen que acaso todo haya sido una monumental estafa de los grandes actores internacionales. Una más. Trump versus Putin o la ceremonia de la confusión. En realidad ha sido una competición de trileros. De entrada Rusia no tomará represalias, porque el ejército estadounidense ha cumplido los acuerdos con Moscú para evitar un enfrentamiento. ¿Fue pactado de antemano el ataque entre los mandatarios ruso y norteamericano? Todo parece apuntar en esa dirección.

Lanzamiento de misiles contra Siria.

Lanzamiento de misiles contra Siria.

El objetivo de Trump era mostrar músculo ante sus aliados, apuntalar su liderazgo internacional y acallar la oposición que tiene entre los sectores económicamente más poderosos de su país. Lo ha logrado. Por otro lado, Assad no sólo ha salido intacto tras la operación militar sino también fuertemente fortalecido. El objetivo ruso también se habría cumplido.

En Siria, además, se ha confirmado lo que era una evidencia a gritos: que la ONU ha perdido su razón de ser. Ni siquiera ofrece garantías para proteger a los civiles.

Este ataque no cambia nada. Es un paripé. EEUU, sobre todo, y Reino Unido y Francia, han querido decir: “No somos convidados de piedra”. Las armas químicas les sirven para demostrar que siguen en el tablero. Bombardean enclaves muy precisos, se retiran y ya está. Rusia no ha anunciado represalias porque de hecho le habían advertido qué iban a hacer. Cada potencia quiere demostrar su músculo geoestratégico de cara a cómo los ve el mundo, su población… pero a nadie le importan los civiles sirios o la suerte de los europeos ante los más que probables ataques terroristas por parte del ISIS.

El Kremlin presume de cómo los sirios habían podido derribar gran parte del centenar de misiles aliados, mientras el Pentágono lo niega. Para la próxima vez ya ha dicho Moscú que van a dejar que los sirios usen baterías rusas S-300. Los enclaves bombardeados habían sido previamente evacuados. Gran parte de la aviación siria buscó resguardo en la base rusa de Hmeymen.

Vladimir Putin y Bashar al Assad

Vladimir Putin y Bashar al Assad

Aunque Bashar Assad parezca el ganador, es un títere en manos de Putin. Su país ha sido secuestrado por Rusia, Irán y Turquía, principalmente. EEUU ahora no quiere quedarse fuera. El país se va a repartir, ya se está haciendo incluso con contratos de reconstrucción, en zonas de influencia de estas potencias. Se reforzará el sectarismo y la división entre suníes, chiíes, alauíes… será mayor.

Muchos han ganado con el ataque. El iShares U.S. Aerospace & Defense ETF, que mide el desempeño de las acciones de aire y defensa, se elevaba un 14,03% desde la elección presidencial, superando al promedio industrial Dow Jones, informaba Markets Insider.

Trump y Putin.

Trump y Putin.

Las acciones del grupo aeroespacial Raytheon subían en 1,47%, un día después de confirmarse que las fuerzas militares estadounidenses utilizaron misiles Tomahawk en su ataque aéreo a Siria. Al cierre de la sesión sus acciones se cotizaban en 152,96 dólares, tras tocar un pico máximo de 154,211 dólares.

Estados Unidos lanzó un total de 59 misiles de crucero desde dos de sus buques militares en el Mediterráneo. El precio de cada misil se sitúa entre 1 y 1,4 millones de dólares, según publicaron diferentes medios locales, que calcularon en hasta 70 millones de dólares el importe para sustituir los misiles lanzados este sábado.

Pero no sólo las acciones de Raytheon subían en el mercado estadounidense, también lo hacían las acciones de Lockheed Martin, el productor del nuevo caza F-35 en el que podría estar interesado el Gobierno español.

Por AD. (http://www.alertadigital.com/)