Los fabricantes de coches entran en la movilidad urbana

0
19

"No puede ser que un fabricante de automóviles no saque rentabilidad de sus coches una vez vendidos y que otros se aprovechen", asegura Luca de Meo, presidente ejecutivo de Seat.

"No puede ser que un fabricante de automóviles no saque rentabilidad de sus coches una vez vendidos y que otros se aprovechen". Lo dice Luca de Meo, presidente ejecutivo de Seat. De ahí que todos los grandes consorcios de automoción tradicionales estén entrando de lleno en los llamados nuevos negocios digitales que se crean alrededor de la movilidad urbana.

"Nos dará una mayor facturación pero no sé cuándo será rentable para nosotros", indica el responsable de BMW para Innovación y Nuevos Negocios Digitales.

Ésta incluye todas las posibilidades de viajar bajo demanda, el pago por uso más que la compra de un vehículo. "Las personas seguirán viajando de un punto A a uno B e irán en coche", dice Rupert Stadler, consejero delegado de Audi. De ahí, que todas las marcas busquen alianzas con diferentes start up o empresas tecnológicas que se están posicionando en la movilidad urbana bajo demanda. Y de ello aprenden. "En San Francisco hemos aprendido que el cliente quiere coger el coche a cualquier hora y en cualquier punto de la ciudad, no en una base", explica Peter Schwarzenbauer, máximo responsable de BMW Group para Innovación y Nuevos Negocios Digitales.

BMW y Daimler acaban de anunciar la creación de una empresa conjunta (joint venture) para explotar sus negocios de movilidad. La nueva empresa unirá los pagos por móvil de ambas compañías ahora separados en ReachNow y Moovel. Se fusionará el servicio de coche compartido a través de DriveNow y Car2Go, esta última opera en Madrid con vehículos eléctricos que se alquilan por minutos.

Otra área fusionada sería la del alquiler de taxis y de vehículos con chófer. La futura empresa gestionará Mytaxi, la aplicación para pedir taxis más grande de Europa. Según Daimler y BMW, 13 millones de clientes y unos 140.000 conductores usan Mytaxi, Clever Taxi, Beat o Chauffeur Privé. E incluso Mytaximatch, por la que los usuarios pueden compartir el mismo vehículo.

Es el ejemplo más reciente de la apuesta decidida de los grandes consorcios automovilísticos por esta vía de negocio, que "nos dará una mayor facturación pero no sé cuándo será rentable para nosotros", explica Schwarzenbauer.

ALIANZAS

Además ven futuro en el negocio de Uber y sus rivales. Volvo ha invertido de forma conjunta con la empresa de transporte con conductor americana 300 millones para el desarrollo del vehículo autónomo. Fiat Chrysler Automobiles (FCA) prueba cientos de monovolúmenes Pacífica con Waymo (la división de coche autónomo de Alphabet). Y recientemente Jaguar alcanzó un acuerdo con la matriz de Google para implementar 20.000 Jaguar i-Pace eléctricos con la tecnología autónoma de Waymo en 2020.

General Motors cuenta con una participación en Lyft de 500 millones de dólares desde enero de 2016. Y, continuando con competidores de Uber, la empresa Gett que opera en países como Israel o el este de Europa, fue comprada por el Grupo Volkswagen por 300 millones de euros. Ahora está integrada en la división Moia, que aglutina todos los nuevos negocios de movilidad urbana del mayor fabricante de automóviles del mundo. Grupo PSA cuenta con la estrategia Free2Move que en España se traduce en Emov, una empresa de car sharing con alquiler por minutos, rival de Car2Go en Madrid, y que también opera en Lisboa. Renault junto con Ferrovial también opera en Madrid en este negocio a través de Zity y Kia y Repsol serán el cuarto operador con Wibel a partir de julio. (http://www.expansion.com/economia-digital)