0
188

EL solo hecho de que algún día el ex presidente Leonel Fernández deberá concurrir a un tribunal, aunque sea en calidad de argüido, que es el sospechoso no imputado formalmente (permite la no incriminación para un testigo) es más que suficiente para que se le descarte para cualquier cargo público oficial y menos para ser nominado a cargos de elección.