viernes, diciembre 9, 2022
InicioDe aquí y de allá“A proyectil no determinado” atribuyó el presidente de Polonia, Andrzej Duda, los...

“A proyectil no determinado” atribuyó el presidente de Polonia, Andrzej Duda, los dos artefactos bélicos caídos por su frontera con Ucrania

Przewodowo en el distrito de Hrubieszów, a 10 km de la frontera con Ucrania, parecería a la tarde de ayer que cayeron dos misiles procedentes aparentemente de Rusia y de una andanada de misiles que los militares rusos habían lanzado sobre Ucrania en el día de ayer.

La enojosa como sorpresiva situación, estuvo sirviendo de pretexto para que tanto la OTAN como la Unión Europea hicieron saltar las alarmas de una supuesta agresión rusa, cuando en la práctica y de acuerdo con otras fuentes europeas, lo que ocurrió fue, que los misiles de respuesta de Ucrania impactaron en dos de los rusos y con el impacto les desviaron y cayendo en territorio polaco.

Esta última situación y que era la de mayor credibilidad, podría mostrar, que efectivamente Rusia no lanzó a propósito ningún misil contra Polonia, sino que, como producto de la respuesta ucraniana a los misiles rusos, ocurrió la situación de desvío de ruta de los misiles rusos y sin que tampoco se pudiera significar que Ucrania lo hubiese hecho a propósito.

Pero la guerra de Occidente contra Rusia y con el pretexto de su invasión a Ucrania, no solo es guerra propiamente y también comercial, sino fundamentalmente de propaganda y en base a las fuerzas mediáticas, que en contra de Rusia y a como de lugar, azuzan para que la situación se salga de control y cuando menos se piense se convierta en una guerra a mayor escala.

A mayor escala, significa, que EEUU se implique en un mayor interés y por medio de su ejercito de sicarios de la OTAN en su pretendido afán de lograr la oportunidad para lo que en el Pentágono se entiende como la oportunidad de oro “para acabar con Rusia”.

Y parece que la probabilidad cobra veracidad, desde el momento que sorpresivamente el ministro de exteriores rusos, Serguéi Lavrov, abandonó la Cumbre del G20 y partió de Indonesia hacia su país y no obstante que en Bali y en una reunión “ de emergencia” entre los lideres de la OTAN y en específico, con los líderes de Francia, Alemania, Italia, Canadá, España, Japón y Holanda, a la que también asistieron altos funcionarios y representantes de la Comisión Europea y la Unión Europea, el mismo presidente estadounidense, descartó en principio que los misiles caídos hubiesen sido lanzados por Rusia y directamente contra Polonia.

Ni hablar que desde Ucrania su presidente y por primera vez y al ver que se podría lograr que la OTAN se implicara directamente, le tira todas las culpas a una Rusia que según sus palaras “está casi en desbandada y perdiendo la guerra y ahí su retirada de Jerson” lo que necesariamente no se corresponde a la realidad, pues Rusia retiró su tropas de allí ante la posibilidad de que al estas encontrarse en una de las márgenes del río Dniéper, pudieran experimentar sensibles pérdidas por el acto terrorista que los ucranianos proyectaban y de acuerdo a fuentes de inteligencia e intentando destruir una importante presa y lo que se comprueba, porque el ejercito ruso realmente no ha salido de allí, sino que se encuentra en otra localidad cercana y demostrando, no su fracaso y sí su potencialidad.

Es posible, que al nosotros escribir a diez mil kilómetros de distancia del escenario bélico, podamos tener una perspectiva fría y lo suficientemente desapasionada para entender y que es nuestra mayor preocupación, que los halcones estadounidenses y europeos, que quisieran ampliar la guerra y lo que la misma significa para República Dominicana y otras naciones en este continente, no les importaría llevar hacia una escalada de no retorno, una situación bélica a la desesperada, que Rusia ha tenido que emprender y por el evidente acoso occidental.

En este sentido, es imposible no entender, que tal como están las cosas, EEUU, Reino Unido y la Unión Europea han estado llevando toda una serie de provocaciones y acosos contra Rusia y desde el momento que decidieran ampliar las bases militares en los alrededores del inmenso territorio ruso y así mismo cuando en el 2014 propiciaron el golpe de Estado en Ucrania, pasando esta nación también eslava, a una especie de protectorado de facto de EEUU.

Es decir, la guerra no es más que un plan de exterminio contra Rusia y como tal, para los rusos, se entiende que es una vuelta al escenario de la guerra patria de cuando la Segunda Guerra Mundial y si esta es la percepción, de que hay que luchar hasta morir y sabiéndose que Rusia posee 6,000 ojivas nucleares de todos los tamaños y potencialidades, que en definitiva y si ocurriera esta escalada, haya que suponer lo peor para el resto del mundo.

Mientras tanto y en lo que los acontecimientos se pudieran precipitar, también preferiríamos entender y por lo dicho por Biden de que no ve probable la ocurrencia y al decir:  "Hay información preliminar que refuta eso. No quiero decirlo hasta que lo investiguemos completamente, pero es improbable, por la trayectoria, que haya sido disparado desde Rusia" y lo que refuerza la tesis que defendemos, en cuanto a que, fueron cohetes “ucranianos” facilitados por EEUU y que, lanzados para enfrentar los misiles rusos, al impactar a dos de estos, generaron en los mismos una desviación no calculada hacia territorio polaco.

Corroborando la cautela estadounidense, esta mañana el presidente de Polonia, Andrzej Duda, afirmó y tal como esperábamos, que "no hay indicios de que la caída de un proyectil no determinado en Polonia, cerca de la frontera con Ucrania, haya sido un ataque intencionado contra el país” y lo que de suyo facilita las cosas para que las tensiones y los ánimos de los halcones de la guerra se calmen y la OTAN vuelva a replegarse.

Rusia y aunque todavía no ha trascendido, inmediatamente supo de la ocurrencia puso todas sus fuerzas militares en alerta operativa máxima y de ahí que el canciller Lavrov saliera de Bali rápidamente hacia Moscú. Ahora lo que procede, es que EEUU llame la atención de su subordinada Ucrania a tener más cuidado al momento de replicar la entrada de misiles rusos y el mundo entender, que mientras se esté en guerra, Rusia seguirá defendiéndose y lanzando contra Ucrania cuanto misil de respuesta sea necesario y mucho más, cuando el títere presidente ucraniano Zelenski se siente cada vez más frustrado y al ver que su batalla propagandística personal no le da los resultados que esperaba.

También hay que decir, que con la responsable declaración del presidente polaco, Andrzej Duda, es innegable que todos podremos respirar, pero habría que preguntarse y dada la volatilidad de la situación, por cuanto tiempo. En tanto hay respuesta, sí hay que plantear, que, con las declaraciones de Duda, las dudas desaparecen y eventualmente se le quita hierro al problema surgido y sí contentarnos con una declaración presidencial que alivia: “A proyectil no determinado” atribuyó el presidente de Polonia, Andrzej Duda, los dos artefactos bélicos caídos por su frontera con Ucrania".

Y puntualizando, Duda expresó que “lo más probable es que fuera un misil del sistema de defensa aérea S-300 de fabricación soviética, producido en la década de 1970. Por el momento no tenemos pruebas de que haya sido un misil disparado por la parte rusa", dijo, añadiendo que existe una alta probabilidad de que fuera un misil proveniente de la defensa antiaérea ucraniana”. (DAG)

 

RELATED ARTICLES
- Publicidad -
Por el Ojo de la Cerradura

Mas Populares

Recent Comments