Al menos 30 muertos en un ataque de kamikazes vestidos de médicos en Afganistán

0
172

Ataviados con batas blancas y escondiendo sus rifles. Así entraron los cinco terroristas en el mayor hospital militar de Afganistán. Querían hacer el mayor daño posible y lo hicieron. Primero, uno de ellos se inmoló en la entrada para abrir paso mientras que los otros cuatro entraron corriendo. Su objetivo eran los pacientes y personal médico de esta instalación, con capacidad para 400 pacientes y situada en el centro de Kabul, muy cerca de la embajada de EEUU.

"Un hombre activó sus explosivos frente al hospital militar y varios atacantes entraron luego al edificio”, ha explicado a una fuente de seguridad. Hay al menos 30 muertos y 50 heridos, según un informe del ministerio de Defensa. La mayoría personal médico.

Los atacantes, con uniforme médico, entraron al hospital disparando a mansalva, contaron testigos. "Estaba cambiando de sala cuando vi a un hombre vestido de médico que tiraba con un AK-47 contra los guardias y los pacientes en la tercera planta. Logré escapar pero un amigo mío resultó herido", declaró a la AFP el enfermero Abdul Qadeer.

 

"El hospital Sardar Daud Khan está siendo atacado. Sabemos que varios asaltantes vestidos con uniformes médicos entraron en él", informó minutos después el portavoz del ministerio de Defensa, el general Daulat Waziri.

Afganistán desplegó sus fuerzas especiales 

Los primero disparos y una explosión se escucharon hacia las  nueve de la mañana hora local y 90 minutos después el ataque seguía su curso. "Estaba preparando a mis pacientes para una intervención cuando vi a tres hombres armados vestidos como médicos entrar por la puerta trasera", contó un médico a un canal de televisión local. "Me dispararon pero logré escapar", contó aliviado.

Las fuerzas de seguridad afganas han desplegado unidades de élite para poner fin al asalto, en el que se cree que han participado cinco milicianos, uno de los cuales se inmoló en la entrada del centro para abrir paso al resto del comando.

 

 

240 ataques a hospitales desde 2015 

No es el primer ataque contra un hospital en Afganistán. En los dos últimos años, las instalaciones y el personal médico en Afganistán han sufrido más de dos centenares de ataques, lo que ha derivado en más muertos, más heridos y más contagios entre la población infantil, según un informe de la organización Watchlist on Children and Armed Conflict.  El documento, centrado en 2015 y 2016, recoge más de 240 ataques o saqueos, atribuidos en su mayoría a los talibán y otros grupos contrarios al Gobierno. 

Es la triste realidad de un país que se desangra. Afganistán continúa sumida en el caos desde que hace unos años la comunidad internacional decidiera abandonar el país tras su guerra contra los talibanes. Pese a la presencia internacional en el país, los afganos no consiguen pacificar un país sumido en la pobreza, en la corrupción y el caos. Un país que también ve cómo los yihadistas de Estado Islámico cada vez se hacen más fuertes.

Estado Islámico ha reivindicado el ataque

Precisamente, el grupo yihadista Estado Islámico ha reivindicado el ataque a través del servicio de mensajería encriptado Telegram el ataque.  "Infiltrados del Estado Islámico atacaron el hospital militar de Kabul", ha dicho EI mientras que los talibanes afganos desmentían enseguida toda implicación a través de Twitter.

Es más,  varios medios como The Guardian, han tenido acceso a la fotografía de uno de los mártires, publicada en la Agencia de noticias Amaq, considerado uno de los brazos de propaganda de los yihadistas.

No obstante, algunas fuentes de los servicios de seguridad han indicado a AFP que se muestran escépticos, tanto ante el desmentido como ante la reivindicación del EI.

No en vano, el grupo terroristas ha aumentado su presencia en el país desde 2014, convirtiéndose en otra amenaza para la seguridad del país porque tanto talibanes como yihadistas se han declarado la guerra.  (http://www.lainformacion.com/)