Algo se mueve

0
71

La pandemia no ha tratado (no está tratando) a todos de la misma manera. Al menos cuatro sectores económicos han podido disfrutar de una bonanza inesperada: los bancos, los supermercados, las ferreterías y los laboratorios clínicos han tenido un año magnífico.

Las cifras que han manejado estos últimos marean. Miles de millones de pesos se han invertido solo en las pruebas de Covid. Se habla ya de la deuda contraída por el Gobierno con estas empresas y las cifras son más que respetables: viene por ahí un problema.

Los bancos tampoco saben muy bien qué hacer con el dinero (algo se les ocurrirá) y los supermercados tienen más de un año concentrando el grueso del gasto familiar. La sorpresa ha sido el comportamiento del sector ferretero. Con tanto tiempo en casa, el furor por acomodarla, arreglarla, terminar de decidirse por tal o cual reforma ha llevado a las familias a invertir en su hogar. Si no se puede salir de casa… mejor estar cómodos.

Pero, además, la venta en enclaves inmobiliarios como Casa de Campo o Punta Cana ha sido excelente, batió récords. La segunda vivienda o la posibilidad de teletrabajar en estos enclaves ha decidido a dominicanos y extranjeros por un cambio de vida o una inversión.

Pasará la pandemia y volveremos a la normalidad, que en contra de los más optimistas (“seremos mejores cuando esto acabe”) tiene toda la pinta de ser… normal. La recuperación se vislumbra ya, con el empuje de sectores que anuncian que la maquinaria arranca. Dos plantas cementeras están preparando su expansión, nuevas empresas piden sitio en zonas francas.

Algo se mueve… ojalá sea en la buena dirección. Por: Inés Aizpun [Diario Libre]