Alianza regional sin precedentes, por una ciudadanía digital para América Latina

0
71
Alianza regional sin precedentes, por una ciudadanía digital para América Latina

Santo Domingo.- UNESCO con el apoyo de Microsoft, implementan el primer Programa de Ciudadanía Digital para fortalecer el conocimiento y las competencias digitales en las escuelas / en la formación de todos los docentes.

La consolidación de Internet propia del siglo XXI exige que la sociedad actual enfrente nuevos y complejos desafíos. La exposición de la privacidad en las redes sociales, el cyberbullying, el discurso del odio, el grooming y la desinformación, entre otras cuestiones, suponen riesgos que precisan de una alfabetización digital.

Con el objetivo fundamental de responder a los nuevos interrogantes del siglo XXI, la oficina Regional de Ciencias de la UNESCO para América Latina ideó –con el apoyo de Microsoft- el primer Programa Latinoamericano de Ciudadanía Digital.

La idea es promover y fortalecer la ciudadanía digital en la formación docente. Un ciudadano digital es quien comprende el funcionamiento y los principios que rigen el entorno digital, sabe analizar el lugar y papel que las tecnologías ocupan en la sociedad, evalúa su incidencia en la vida cotidiana y las utiliza para la construcción del conocimiento.

Esta alfabetización -en palabras de la UNESCO- “busca empoderar a los estudiantes en todos los ámbitos de la vida, con el fin de que alcancen sus metas personales, sociales, ocupacionales y educativas y estén en condiciones de participar activamente en la sociedad. Se trata de un derecho básico en un mundo digital, que promueve la inclusión social de todas las naciones”.

“La pandemia ha significado una aceleración digital sin precedentes, en pocos meses vivimos los cambios que se iban a llevar a cabo en varios años. Esto hace que la necesidad de adecuar las habilidades digitales de los jóvenes para que puedan desarrollarse en el mundo actual sin quedar rezagados sea aún más imperativa”, enfatizó Luciano Braverman, Director de Educación Latinoamérica. Y continuó: “La brecha más importante es el uso de la tecnología. Tenemos que trabajar en conjunto para que nuestros jóvenes pasen de ser consumidores a ser productores, creadores de tecnología, para que tengan más y mejores oportunidades en un futuro cercano”.

Con esta meta como norte, la UNESCO y Microsoft convocarán a partir de agosto encuentros regionales con los gobiernos de América Latina, a través de sus respectivos Ministerios de Educación, con el fin de intercambiar conceptos, principios y significado de la Ciudadanía Digital y su aplicación en la formación docente. Se implementarán, en la misma línea, talleres presenciales de fortalecimiento de competencias digitales, destinados a los equipos técnicos gubernamentales.

El programa prevé además la creación por primera vez de una plataforma en línea para que todos los países de la región puedan consultar para implementar la Ciudadanía Digital en la formación docente. Es que la clave para consolidar el espíritu que persigue el programa y convertir esta premisa en una firme política educativa es trabajar en la capacitación docente.

América Latina no cuenta actualmente con políticas públicas sistemáticas y con continuidad en este campo. Es por esto que la UNESCO con el apoyo de Microsoft, propone lanzar una iniciativa que invite a abordar este tema desde una perspectiva de política de Estado. El programa tendrá por objetivo trabajar con los países para impulsar, profundizar y fortalecer los principios y contenidos de una Ciudadanía Digital.

“El uso responsable de la tecnología, el conocimiento de las virtudes y de los riesgos que implica un mundo digitalizado, es requisito indispensable para la formación de ciudadanos globales, que ejercen sus derechos y obligaciones de manera informada”, explicó la especialista Zelmira May, responsable del programa de Educación de la UNESCO Montevideo.

“Es así como la educación pasa a tener un rol clave en la transferencia de estos saberes a todos los ciudadanos, y a lo largo de toda la vida, pensando no solamente en personas mejor preparadas para el trabajo del futuro y el futuro del trabajo, sino también en el pleno ejercicio de nuestra ciudadanía”, concluyó.