Arrimadas captó 265.000 votos del PP y PSC el 21-D

0
73

Las elecciones en Cataluña del 21-D supusieron un hito en Ciudadanos: su primera victoria en las urnas. La dirección encargó al comité de campaña un informe interno para analizar las claves, aprender de los éxitos y abordar los errores. El objetivo es trasladar el modelo a otras citas electorales, como las municipales y autonómicas de 2019. Una de los pilares del triunfo fue la movilización. Este informe interno cifra en un 87% la fidelidad de sus votantes respecto a las elecciones de 2015 y concluye que es "el partido que más voto ha captado de otras formaciones".

Según las cuentas que han realizado los estrategas de Ciudadanos, "posiblemente alrededor de 170.000 votantes del Partido Popular y de 95.000 del Partido Socialista habrían optado por Ciudadanos". Estas cifras demuestran el importante mordisco que Inés Arrimadas logró dar al electorado del PP, convirtiéndose no sólo en el referente constitucionalista, sino también en el del centro derecha. Pero, además, logró rentabilizar su mantra del voto útil entre los votantes desencantados socialistas. Y es que aunque el PSCarrancó la campaña con fuerza, perdió fuelle y se desinfló durante la misma y no terminó siendo una amenaza para los naranjas.

Ciudadanos obtuvo 36 escaños y el 25% de los votos, ganando a los independentistas. Según el análisis detallado que maneja la Ejecutiva, fue la formación más votada en las provincias de Tarragona (27,3%), Barcelona (26,4%) y en 12 de las 15 ciudades más pobladas de Cataluña: Santa Coloma de Gramanet, Tarragona, Cornellà de Llobregat, Hospitalet de Llobregat, Sant Boi de Llobregat, Reus, Badalona, Mataró, Terrassa, Sabadell, Lérida y Barcelona.

Pero el comité de campaña -compuesto por José Manuel Villegas, Fernando de Páramo y Fran Hervías- sitúa como clave del éxito de su estrategia la "transversalidad territorial de su mensaje". Y lo justifican en el hecho de que la provincia en la que "más ha crecido ha sido Gerona (56%), seguida de Lérida (46%)". Esto es, los dos feudos independentistas, experimentando la mayor subida en toda Cataluña precisamente en el feudo de Carles Puigdemont. Y es que la dirección de Ciudadanos sitúa el mitin de Gerona, donde congregaron a 1.200 personas, como un punto de inflexión y una exhibición de su capacidad de movilización.

Prueba de ello es que según el análisis interno de Ciudadanos, fueron la opción preferida de los que no votaron en 2015 y ahora sí lo han hecho. "Unos 150.000 abstencionistas y 17.000 nuevos votantes (por edad) podrían haber optado por la papeleta naranja", desgrana el informe redactado durante las fiestas navideñas.

Pero aunque la campaña y el resultado fueron un éxito para Ciudadanos, también hay debes en su haber. "Potenciar zonas rurales y pequeños municipios»; «trabajar para lograr una Ley Electoral en la que el voto de todos catalanes valga lo mismo"; o abrir el debate a propuestas sociales son algunas de ellas.

Y es que pese a la victoria electoral y el tono positivo de la evaluación interna, Arrimadas no podrá gobernar Cataluña. La mayoría independentista de escaños y la negativa de los comunes -la formación de Ada Colau y Pablo Iglesias– a apoyar a Ciudadanos lo hace inviable. (http://www.elmundo.es/cataluna)