CAAMAÑO GRULLON grita su verdad

0
207

CAAMAÑO GRULLON grita su verdad: EL exguerrillero Claudio Caamaño Grullón culpó al expresidente Juan Bosch, líder y fundador del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), del golpe de Estado que lo sacó del poder en 1963 y aseguró que su ejemplo constituye un peligro para el país, porque “ha sido la mayor desgracia de la democracia dominicana”. Dijo que el Gobierno de Bosch fue derrocado a los 7 meses porque éste se negó a hacer los cambios necesarios en las Fuerzas Armadas y consideró que su ejemplo constituye un peligro para el país. Estimó que el ex gobernante asumió una actitud cobarde al momento del golpe, que trajo como consecuencia la represión, el colapso de la institucionalidad y una “sangrienta y abusiva” invasión norteamericana. En una correspondencia enviada a El Nacional Caamaño definió al desaparecido líder del PLD como un ser “mentiroso, traicionero, egoísta, maquinador y cobarde”. Expresó que, por consiguiente, éste no puede quedar en la memoria histórica dominicana como un ejemplo a seguir, “lo que pasa hoy”.

Manifestó que el ex gobernante dejó perecer la democracia por no asumir con valentía y determinación el poder que el pueblo depositó en él. “Su ineptitud le ha costado a nuestro país un atraso político del cual aún no se recupera”, siguió diciendo. “Por su servilismo con el invasor, masacraron a miles de dominicanos de la zona Norte de Santo Domingo, cuando nos ordenó desde Puerto Rico, el primero de mayo de 1965, que permitiéramos un corredor humanitario a los norteamericanos que dividió en dos la ciudad e hizo vulnerable esa parte, la cual fue brutalmente devastada”, declaró. “Aún hoy se desconocen las cifras de los miles de patriotas que fueron vilmente asesinados y arrojados a los ríos y fosas comunes”, añadió. Claudio Caamaño afirmó, en 1967, que Bosch traicionó al líder de la revolución de 1965, coronel Francisco Alberto Caamaño Deñó y el compromiso que ambos hicieron de enfrentar política y militarmente el régimen de Joaquín Balaguer, al que calificó de despótico e impuesto por el gobierno norteamericano. Sostuvo que Bosch se convirtió en un aliado secreto del expresidente Joaquín Balaguer, propiciando la permanencia de éste en el poder, “con las consecuencias nefastas, en vida y derechos, que implicó para nuestra nación”.

Asimismo, que en 1978 Bosch pretendió desconocer el triunfo del presidente electo Antonio Guzmán Fernández, poniéndose abiertamente del lado de Balaguer y que en 1982 atacó al expresidente Salvador Jorge Blanco, candidato contrario a Balaguer. También, que en 1986 propició el retorno de Balaguer y su Partido Reformista Social Cristiano (PRSC) a la presidencia de la República en contra del expresidente Jacobo Majluta. Caamaño dijo que en 1996 Bosch hizo pública su alianza con Balaguer y consagró formalmente al PLD como heredero y continuador de la práctica política balaguerista, “hasta el sol de hoy”. “Al principio del primer gobierno peledeísta-reformista, el doctor Leonel Fernández me invitó al Palacio Nacional a través de su vicecanciller Minoú Tavárez Mirabal”, el presidente Fernández me dijo que él necesitaba que el ingeniero Hamlet Hermann y yo formáramos parte de su gobierno para darle profundidad moral”. “Le respondí que no podía ser parte de un gobierno cuyo presidente del partido oficial, Juan Bosch, era un traidor a Caamaño Deñó y al pueblo dominicano”, declaró. “Vemos como el PLD, su obra maestra, se ha convertido en la máquina de corrupción más perfecta que ha existido en nuestro país”, insistió.

Claudio Caamaño dijo que el PLD “ha corrompido todas las instituciones estatales y destruido todos los servicios al pueblo dominicano. Como no les basta con los cientos de miles de millones que se apropian indebidamente del Presupuesto Nacional cada año, hipotecan al máximo el presente y el futuro de la economía nacional con múltiples préstamos”. Consideró que los dirigentes del PLD no se han desviado de los ideales y las enseñanzas de Bosch, sino que la situación que describe es fruto de lo que aprendieron de su líder. “Bosch ponía su propia persona por delante de la patria y ellos hacen lo mismo. Bosch lo hacía por asunto de poder personal, éstos lo hacen por asunto de dinero, pero en esencia es lo mismo”, dijo. El ex guerrillero afirmó que nunca ha sido funcionario gubernamental ni ha aceptado los muchos y cuantiosos privilegios que éstos le han ofrecido. Claudio Caamaño, exguerrillero y combatiente de la guerra de abril de 1965, afirmó que su postura de rechazo a Bosch no es coyuntural, sino que persiste desde 1969, cuando se reunió en Cuba con su primo Francisco Alberto Caamaño Deñó, a petición del padre de éste, Fausto Caamaño, y de José Francisco Peña Gómez, para evitar que el líder de la revolución de abril de 1965 regresara al país en guerrilla y, por el contrario, ofrecerle la candidatura presidencial del Partido Revolucionario Dominicano, en 1970.

Contó que no pudo convencer a Caamaño Deñó y se unió a él en la guerrilla de 1973. Agregó que “conocí la traición de Bosch a Caamaño en 1967”. Señaló que el 14 de mayo de 1982 publicó en El Nacional referencias a documentos enseñando “todas las verdades” sobre la traición de Bosch a Caamaño. “Bosch no se atrevió a responder nunca”, dijo Claudio Caamaño en su extensa carta. “Lo que sí hizo fue tratar de impedir que se publicaran, con todas sus influencias y mañas”. La publicación fue hecha el 14 de mayo de 1982 y repetida el día 18. [Publicado en El Nacional el miércoles 18 de noviembre de 2015].

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here