Canibalismo mediático propio de los medios “tradicionales” de los barones mediáticos

0
49

Al principio, diez años atrás, todos los medios escritos de la prensa mercancía y luego una parte de los electrónicos, se lanzaron con una ferocidad extraordinaria contra los nuevos medios digitales que emergían como verdadera competencia periodística de alta profesionalidad y siempre dirigidos, por periodistas profesionales, que los detractores nunca quisieron reconocer que eran excelentes periodistas y reputados como experimentados directores de medios.

Ahora, esos mismos periodistas, comentaristas y reporteros dentro de los mediocres medios de la prensa mercancía, comienzan a darse cuenta de que ya la batalla por la opinión pública la tienen prácticamente perdida y entonces y con el descaro más sorprendente, se lanzan a alabar los medios digitales independientes a todos los poderes públicos y privados, pero en esta ocasión, buscando hacerse espacio entre algunos de estos.

Ese es el objetivo de determinados articulistas:  Buscar cobijo en la medida que los medios escritos se desacreditan cada vez más y lo que los digitales debemos tener presente. Y mucho más, cuando ahora, estos medios digitales no tienen como paradigma hacer y crecer en audiencia y como era antes y sí monetizarse via las grandes plataformas digitales internacionales y para lograr de ese modo su independencia financiera y al mismo tiempo aumentando audiencia, con lo que los digitales bien establecidos en profesionalidad serán los grandes vencedores.

Obsérvese, que los medios digitales de los diarios matutinos ya han empezado a darse cuenta, de que funcionando como clones de sus escritos no llegarán a parte y en lo que se destacan, hay que reconocerlo, en este nuevo cambio, los medios digitales de por lo menos cuatro de los matutinos escritos: Listín digital, Hoy digital, Diario Libre y El Día digitales.

En este sentido, lo que realmente importa, es que los medios de la prensa mercancía y en sentido general, deben dejar ese canibalismo que siempre les ha caracterizado y por lo que, no una y sí muchas veces, se caracterizaban por ser los principales enemigos de los medios digitales independientes a todos los poderes públicos y privados y ni hablar de muchos directores exhibiendo un odio infecundo e infantil, propio de individuos emocionalmente inmaduros, en contra de periodistas, analistas y directores de medios digitales propios. De ahí que hablemos y llamemos la atención, sobre ese canibalismo mediático propio de los medios "tradicionales" de los barones mediáticos y que tanto daño le hace al buen nombre del periodismo profesional criollo. (DAG-OJO)