¿Cómo es posible, que, a 8 meses de estar en el poder, los miembros del PRM sean capaces de pensar como radicales y sectarios y no como dominicanos?

0
71

Una de las principales razones y por no hablar de la principal, que tienen los llamados izquierdistas o socialistas y algunos comunistas de cuando la Guerra Fría y ahora disfrazados como supuestos miembros del Partido Revolucionario Moderno (PRM) y antes, como el dañino Partido Revolucionario Dominicano (PRD) y desde que fuera gobierno por primera vez en el 1962 y luego en el 1978, es la de nunca llegar a actuar como dominicanos y sí solo como sectarios que solo ven en los demás ciudadanos, a adversarios o enemigos y ni siquiera, nunca como compatriotas o compañeros.

Semejante visión tan estrecha y radical y de entender que se está en el poder para actuar contra la nación, sin duda que hasta ahora ha sido el factor que choca con el natural desenvolvimiento de un clima de concordia, social y política, que hiciera factible que la paz social se estableciera y de una vez y por todas, en toda la geografía nacional.

Es como si para los oficialistas y tan pronto lograron que millones de dominicanos les dieran su voto, todos estos y a partir del 16 de agosto pasado hubiesen quedado estigmatizados como enemigos a los que como gobierno se deben de castigar y a partir de tal razonamiento tan falso e insensato, crearan un clima de inseguridad política y social, que decididamente está afectando la vida de relación por toda la nación y lo peor, sin importarles a los del PRM comportarse como si fueran lo más parecido a un ejercito de ocupación en territorio enemigo.

De esta manera y en menos de siete meses, los del gobierno han cancelado (“desvinculados” dicen ahora) a cerca de 150 mil dominicanos que trabajaban en la administración pública y amenazando con cancelar 150 mil más, mientras que con una ferocidad realmente anómala, sus capitostes asumen, que como gobierno les llegó la hora para ajustar cuentas contra todos aquellos sectores e individuos, de los que entienden, que mientras estuvieron abajo, aquellos y con sus criticas o desaires según los casos, les hubiesen hecho la vida imposible. Lo dicho recientemente por la nueva gobernadora de Montecristi es su muestra más grandilocuente

Así se revela la otra máscara que a esos radicales, hasta el 16 de agosto les encubrió sus propósitos reales de utilizar el poder para dañar, zaherir y enemistar y la que ni siquiera es muestra representativa del PRM o del presidente Luis Abinader y de todo su gabinete y sí de la serie de “comunicadores”, reporteros, periodistas y bocinas que en tiempos de campaña actuaron como la fenomenal tropa de choque, que ahora se muestra en toda su crueldad y resentimiento y haciendo que el gobierno se enemiste con la mayor cantidad de adversarios que ese grupo mediático faccioso le ha creado y principalmente en el área tan inestable de la comunicación social y sugiriendo o señalando, a que periodistas y medios propiedad de periodistas independientes a todos los poderes públicos y privados había que destruir o aplastar, mientras a retaguardia todos esos sectarios se enriquecen innoblemente .

¿Se podría negar, que pocos no son los medios y periodistas que ese grupo ha perseguido y al extremo de reprimirlos publicitariamente, quitándoles arbitrariamente anuncios o cortándoles los presupuestos a la mitad y con el solo propósito de que así entienden “que le quitamos a Luis la mayor cantidad de enemigos”?.

En realidad y en su tonto fanatismo, estas personas no se han dado cuenta, que su presidente (para ellos, Abinader no es presidente de todos los dominicanos sino solo del PRM) por mandato constitucional tiene las puertas abiertas para un periodo presidencial más y lo que significa, que desde ahora, el gobernante debe realizar una política de pactos y acercamientos que le hagan ver ante la nación como una verdadera promesa gubernativa para el periodo 2024-2028 y de esto suceder, deberá buscar amigos o hacer alianzas y en muchos aspectos que su PRM y asesores ahora no quieren.

De este modo, el gobernante y si les hiciera caso a sus asesores mediáticos, estaría clavándose el cuchillo en su propia garganta y en lo que, por lo visto, la cuadrilla que maneja la contrapropaganda desde el Palacio Nacional tampoco ha caído en cuenta. Precisamente por esa falta de perspectiva, inmadurez e inexperiencia, esos sectarios no entienden que significa la política del poder y en su falta de visión y repetimos, si Abinader no los frena, serán la piedra en el camino que por lo menos, desde ahora bloqueará la posibilidad reeleccionista del PRM y en el caso de que al final de cuentas Abinader no quisiera ir a su reelección.

La deducción es más importante de lo que se pudiera pensar, pues si Abinader insistiera en no pasar del 2024, al menos así se hacía creer al principio de su mandato, ello significaría, que la escalada represiva contra la prensa independiente iría en aumento y de darse el necio pronóstico, la reelección institucional del PRM se iría a la porra y por la simple razón, de que cosecharía lo peor del gobierno de Abinader.

De ahí que sea tan importante conocer si Abinader continuará apoyando a los válidos suyos que entienden que” a los periodistas y medios enemigos hay que destruirlos”. Mientras, lo sensato y positivo debe ser, que el presidente se haga el loco y deje que cada uno interprete sus pasos y decisiones, pero sin crearse el terrible escudo de malquerencias mediáticas gratuitas, que poco que mucho, los suyos le están creando.

Otro punto. Debe recordarse que a las elecciones se va con mucha gente, pero cuando se llega a la política de Estado y ya gobierno, es un muy reducido grupo de expertos conocedores de la mentalidad humana, los que dentro de los que mandan, son los que se imponen y nunca con los errores de bulto que están cometiendo los que ahora preparan y deciden listados de medios y periodistas “enemigos” y que es la estupidez mayor que a un presidente y gobierno les podrá suceder. Sígase pues en el camino por el que se va y de aquí a diciembre veremos los resultados y ojalá que la pandemia no se les vaya de las manos. Porque ahí, sí que será el llorar.

La pregunta entonces no es ociosa: ¿Cómo es posible, que, a 8 meses de estar en el poder, los miembros del PRM sean capaces de pensar como radicales y sectarios y no como dominicanos? Con Dios. (DAG)