Con tiempo hemos advertido lo de las prácticas de terrorismo urbano, que tanto desde la UASD y el Colegio Médico se han pretendido efectuar y para hacerse graciosos a los anarquistas que dentro del PRM claman por acciones terroristas para impedir las elecciones

0
157

Muchas veces hay personas en círculos de poder, quienes en vez de estar pendientes a todo y dar como un hecho cualquier tipo de posibilidad sediciosa y por mas surrealista que esta pudiera parecer, prefieren en cambio hacerse los descreídos y para nada tomar nota de lo que se les advierte.

            Todavía peor, ni por asomo se les ocurre a esos personajes, pasarles el dato a los servicios de seguridad del Estado y lo que generalmente sucede, porque al ser ahora gobierno, asumen que aquellas practicas anarquistas del pasado y de las que muchos de ellos fueron activistas para los años de cuando la Guerra Fría, consideran que esos son asuntos que ya nadie hace caso o estuviera maquinando por hacerlo.

            Craso error. Precisamente y porque como antiguos izquierdistas muchos funcionarios se consideran que se las saben todas y que nada ni nadie les sorprende, ha sido que no se dieron cuenta a tiempo de lo que se maquinaba en la UASD cuando a uno de los “seguridad” del recinto se le cayeron tres bombas lacrimógenas que generaron terror entre los presentes en el aula magna y lo que luego se pretendió esconder achacándole el asunto a la policía.

            Horas después y en otro sector de la capital nacional, de improviso en una planta de expendio de gas propano que tiene más de diez años de establecida, ocurre una desconexión, aquello provoca una horrorosa explosión, se viene abajo un edificio de tres pisos junto a la destrucción de otras quince viviendas, hay tres muertos y más de 25 heridos y tampoco se toma seña de lo que ocurre.

            Dos días luego y en otro sector capitaleño y por una supuesta fuga en una válvula, estalla otra estación de expendió de gas propano que tiene 20 años de instalada y en ambas situaciones y sin que nunca hubiese ocurrido anteriormente algo semejante, parecería que todavía las autoridades no caen en cuenta de lo que se trata.

            Concomitantemente, empiezan a presentarse con sospechosa frecuencia detención de vehículos en plenas calles y carreteras y su posterior explosión súbita dizque porque “el cilindro de gas explotó”, al tiempo que en pueblos del interior se desata una especie de epidemia de obstáculos en calles, avenidas y carreteras con el pretexto de exigir determinadas obras de infraestructura.

            A todo esto, las autoridades del gobierno central no dan señales ciertas de prestarle la debida atención a tantas “coincidencias”, hasta que una tarde el ministro de lo Interior y junto al jefe policial, ofrece una declaración de prensa, en la que sin pelos en la lengua se acusa directamente al Partido Revolucionario Moderno (PRM) y su candidato presidencial Luis Abinader, de estar “no muy lejos” de la autoría de los hechos de desestabilización que han sido iniciados.

            Justo ese día habíamos advertido en nuestro análisis político, que las autoridades tenían que prestarle atención a hechos que entendíamos nada aislados y sí con un objetivo común de inquietar a la gente y de ser posible, dar la sensación de que a las autoridades todo se les ha ido de las manos y que, por lo tanto, las elecciones habría que posponerlas.

            Como el país ya conoce, Abinader entonces se dedicó a efectuar declaraciones mentirosas todos los días y con las que ganaba titulares, gracias a los factores mediáticos que son sus cómplices y solo cuando la vicepresidenta de la República, Margarita Cedeño de Fernández, advirtió públicamente que le llamaba la atención y sospechaba de los hechos arriba mencionados, fue como que entonces en el gobierno vinieron a caer en la cuenta de que algo nada inocente se maquinaba.

            Anteriormente, en este periódico digital POR EL OJO DE LA CERRADURA, advertimos sobre la posibilidad terrorista tan súbita y la que entendemos que ocurría desde el preciso momento que Abinader cayó en cuenta de que el estaba a no menos veinte puntos de por debajo de poder sobrepasar al presidente-candidato, Danilo Medina Sánchez  y ante semejante realidad, dentro del PRM montaron en pánico y frente a la nueva situación de que perderán las elecciones en su fase presidencial, se ideó una acción urgente de destabilización general, que por lo que hasta ahora se sabe, se entiende que terroristas pertenecientes a gente de la dirección de ese partido, se habían decidido por cometer tales tropelías.

            Por nuestra parte, seguimos insistiendo y tanto en este análisis como en nuestras diarias intervenciones televisivas y en radio en internet, alertando a todo el mundo de lo que entendíamos era un esquema sedicioso, que de golpe empezaba a colocarse a modo de tanteo y con el agravante decíamos, de que bien pudiera incrementarse mucho más, de manera que cuando las autoridades intentaran reaccionar, a estas pudiera serle tarde.

            Vinieron entonces los choteos, las burlas y hasta desafíos contra la autoridad pública y hasta mediáticamente mintiendo descaradamente, pretendiendo achacarle la autoría de todos esos excesos terroristas al mismo gobierno. Nosotros seguíamos insistiendo que había una trama golpista a ocultas y que todo lo que no se veía era peor de lo que estaba aconteciendo y de lo que advertíamos, que todavía no era nada frente a la hondura criminal de lo que se pretendía gestar.

            Y en eso se estaba y como se dice en el pueblo, entre creer y no creer, cuando en la tarde de ayer se publica una evidencia concreta respecto a la posibilidad de que por lo menos una de las explosiones fue planificada y urdida por manos criminales y al extremo, de que una firma digital logró captar fílmicamente el momento en que desde un inmueble vecino a la segunda explosión y aún antes de que la envasadora estallase, allí había un individuo quien con cámara fílmica en mano, filmó el antes, presente y después del estallido criminal.

            Ni que decir, que ahora es que en el gobierno empiezan a prestarle atención al caso y por primera vez se entiende que las sospechas de la vicepresidenta Cedeño de Fernández eran más que justificadas.

            Sobre el particular, nosotros continuamos alertando y por la simple razón de que el peligro no ha disminuido, sino que ahora es cuando las autoridades deben y tienen que estar más en alerta, porque descubiertos en su trajinar sedicioso los hasta ahora desconocidos conspiradores contra la paz pública, hay que presumir que continuarán actuando y aún cuando fuere con menos celeridad, pero si dando uno que otro golpe “aislado” que hiciera más amplio el querer crear un estado de grave terror difuso en la población.

            De paso hay un nuevo “ingrediente”, el mismo rotativo que publicó la nota sobre la cámara de seguridad, cuatro horas luego emite otra nota diciendo que no había nadie filmando sino que era una cámara fija en una pared, pero al “desmentido” se le olvidó este detalle: Que si fue verdad que era una cámara fija en la pared de un edificio a tres pisos de altura, ¿cómo se explica que luego la misma cámara filmara y a ras de la calle en la entrada del negocio afectado cuando transeúntes sacaban heridos del lugar?

            Por todo esto, muchos consideramos, que se debe estar ojo avizor y no pensar que algo peor no pudiera suceder. Dentro del PRM lo que hay es una histeria generalizada y ante su realidad, de que allí ya saben que el 15 de mayo, su candidato presidencial será derrotado y ese convencimiento los tiene fuera de sí.

            Desde luego que por ahora no se puede señalar expresamente a nadie en particular como responsable directo de los hechos terroristas acaecidos, eso es labor y trabajo de los servicios de seguridad.

          Sin embargo, vamos a ofrecer un consejo gratuito. El presidente de la República y en sus marchas caravanas, de alguna manera debe protegérsele desde la yipeta en la que se muestra en sus desplazamientos por calles y carreteras. Está dando demasiado pecho. ¿Por qué no se le coloca una gran plancha de vidrio a prueba de balas que le rodee o porqué no comienza a desplazarse con ropa blindada de esa de tan excelente calidad que el presidente Barack Obama se manda hacer a Colombia?

            Nada es poco para proteger la vida del presidente-candidato y mucho más ahora, cuando una especie de calambrina les ha caído a sus adversarios mas tenaces dentro del PRM y aliados y ante lo cual y viendo “los hechos aislados” que han ocurrido, que entendamos que el nivel de protección de la vida del Presidente debe ser elevado a un grado mayor.

            Solo vamos agregar algo más. Que después que el domingo y en “visita sorpresa” en un multitudinario acto femenino, el presidente-candidato, Danilo Medina Sánchez, anunció y proclamó a la vicepresidenta doctora Margarita Cedeño de Fernández, como su compañera de boleta electoral y entendiéndose lo que tal gesto significa, que el PLD ya se está uniendo como un solo cuerpo a nivel de su dirección nacional, que digamos, que ahora más que nunca es que la seguridad en torno al primer mandatario deberá ser reforzada, pues lo acontecido el domingo, fue un hecho que para nada la gente del PRM ni siquiera había contemplado la posibilidad de que se diese.

            Por lo menos, creemos que, y por las vivencias del pasado en estos últimos 44 años de practica diaria del análisis político, que después del anuncio de la presentación definitiva de la boleta presidencial del PLD y el PRD y aliados, ahora si es verdad que no vale la vieja expresión criolla de que “María estaba lavando”, sino que ahora hay que estar lo suficientemente alerta y en la medida que definitivamente la oposición entienda que cada día que pasa los gana Danilo y los pierde Abinader.

            Lo que obliga a que señalemos que con tiempo hemos advertido lo de las practicas de terrorismo urbano, que tanto desde la UASD y el Colegio Médico se han pretendido efectuar y para hacerse graciosos a los anarquistas que dentro del PRM claman por acciones terroristas para impedir las elecciones.

            Se podrá o no creer o desconfiar de lo que decimos. Pero una cosa si que es cierta, nunca POR EL OJO DE LA CERRADURA se ha equivocado cuando efectúa una advertencia a tiempo. A nosotros lo que nos importa es la paz pública, el mantenimiento del orden social, la preservación de las instituciones y el derecho constitucional de todos los dominicanos de concurrir en libertad y sin coacciones a las elecciones generales el próximo domingo 15 de mayo. ¿Acaso ello no es suficiente y para que no haya descuidos de ninguna especie o condicionante? [DAG. Martes, 08 de marzo de 2016. Año XIV. Número 5525]