Crecen los enfrentamientos entre el gobierno y la oposición en Venezuela

0
151

El enfrentamiento entre el gobierno y la oposición se ahonda en Venezuela. Mientras que la Justicia ha suspendido temporalmente la proclamación de tres diputados contrarios al chavismo, la coalición opositora ha asegurado que todos sus representantes electos asumirán su cargo el 5 de enero, consagrando la mayoría calificada de dos tercios. La Sala Electoral del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) ha declarado “procedente” un recurso de amparo cautelar contra las elecciones en el estado de Amazonas (sur), lo que ha afectado a tres candidatos opositores y uno oficialista, ordenando “de forma provisional e inmediata la suspensión” de la proclamación como candidatos electos.

Cuando faltan sólo seis días para la instalación de la nueva Asamblea Nacional, el fallo deja provisionalmente a la opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) sin la poderosa mayoría de dos tercios (112 de 167 escaños) que ganó en los comicios parlamentarios del 6 de diciembre, pero queda con la calificada de tres quintas partes. “Con la fuerza de la Constitución, con la fuerza de la Ley y la fuerza del pueblo, los 112 diputados de la Unidad Democrática tomarán posesión el próximo 5 de enero”, ha reaccionado de inmediato la MUD en un comunicado, en el que ha calificado de “insólita” la decisión del TSJ. El amparo cautelar formaba parte de una serie de impugnaciones presentadas el lunes y martes por el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) -que afectan a nueve diputados opositores y uno chavista-, todas las cuales ha sido admitidas este miércoles por el TSE para evaluarlos y decidir si anula o no esas elecciones, aunque, de momento, solo ha adoptado dicha medida cautelar para los cuatro de Amazonas.

Las impugnaciones del oficialismo, que no tendrá el control del Parlamento por primera vez en casi 17 años de gobierno chavista, están incrementando la tensión política que anuncia un choque abierto de poderes en un país ya agobiado por la crisis económica. Los analistas advierten que un aumento de las tensiones llevaría a una crisis económica aún mayor que la de 2015, que cerrará con una inflación de 200%, la más alta del mundo según cálculos privados, una caída del PIB de entre 6 y 10% estiman el FMI y Cepal, y una aguda escasez de productos básicos que provoca tediosas filas en los supermercados. “En la medida en que el gobierno impida totalmente el trabajo de la Asamblea, aumentará lamentablemente la probabilidad de conflicto y radicalización”, opina Luis Vicente León, de la firma Datanálisis. La acción del gobierno ha desatado una ola de reacciones en la oposición. La MUD ha recusado a los magistrados de la Sala Electoral por considerarlos alineados del chavismo, pero, a pesar de ello, el TSJ ha admitido las impugnaciones. “Esto da una idea de la inmensa crisis de ilegitimidad que atraviesa el régimen (…). Con decisiones como estas, la burocracia derrotada genera inestabilidad y zozobra”, ha subrayado la MUD en su comunicado.

[lainformacion.com]