¿De qué depende la reelección de Luís Abinader?

0
89

El PRM llega al poder el 5 de julio del año 2020 sobre la base de la división del PLD, partido dominante durante 16 años de forma consecutiva en todos los comicios.

El PRM no llega al poder por tener una base de respaldo popular sólida y real. Nunca estuvo por encima del 35%, ni en sus mejores momentos. Pero la inflexión del 6 de octubre del año 2019 marca el inicio de la derrota del PLD, pues la división era inminente.

Leonel Fernández sabía que su éxito dependería de la salida del PLD del poder, ya que él tenía pleno conocimiento que sería prácticamente imposible que él ganara en este proceso.

Por ese motivo se pacta con el PRM en los niveles Municipal y Congresual. Para evitar una segunda vuelta muchos miembros de la Fuerza del Pueblo, nueva agrupación política de Fernández, emiten el sufragio directamente por el PRM en el nivel Presidencial, cosa que han confundido a los perremeistas pensando que realmente tienen 52.52%.

Cabe recordar que el PRM sobrepasa el umbral del 50% gracias a cerca de un 8% de los votos aliados, indirectos. En el PRM como partido obtuvo cerca de un 40 y algo por ciento.

El PLD al ejercer de forma dilatada el poder durante tanto tiempo generó una base de respaldo popular – social que está ahí, más de un millón de dominicanos que se identifican con el PLD. Tiene sus manos en todos los resortes de poder, por razones lógicas y de agradecimiento.

Pero de igual forma Leonel Fernández, por el mero hecho de haber sido tres (3) veces presidente.

Danilo Medina y su equipo salieron del poder con recursos suficientes para financiar su agenda opositora. Leonel tiene en su favor que es el referente de manejo de crisis.

El gobierno inició una lucha contra la corrupción, la cual es más un show mediático que otra cosa, pues la gente nota lo selectivo de la persecución. Eso no se podrá sostener mucho tiempo.

Primero porque si decapitan (políticamente) a Danilo Medina, Leonel sabe que quien sigue en el listado es él.

El asunto es simple. Luís no tiene base de apoyo popular, su partido está sumamente desencantado con su participación en el tren estatal, la economía es un contrincante duro de vencer y Luís no la está manejando bien, los programas sociales han sido reducidos, los partidos políticos al tocar la tecla de los recursos ya están en contra y dejar a Danilo o a Leonel fuera de las rejas, sencillamente lleva a uno de los dos o a sus partidos al poder.
Los que piensan que las diferencias entre Danilo y Leonel son irreconciliables deben de saber que actualmente no hay intereses en juego, pues ambos están en oposición de manera que ahora es más fácil juntarlos que antes.
Por: Daygorod Fabián Sánchez  [El Nuevo Diario]