Desde colección cápsula hasta más económica

0
25
Desde colección cápsula hasta más económica

Se piensa que las tendencias en la forma de vestir son producto únicamente de la creatividad de los diseñadores y las grandes marcas. Sin embargo, la realidad es que la moda refleja lo que sucede en los ámbitos sociales y culturales de cada época. De hecho, pocas cosas hablan tan fuerte sobre una sociedad como el vestuario.

No podemos, por ejemplo, pensar en un mundo con prendas unisex universales, como el traje sastre, sin mirar los cambios ocurridos en la Primera Guerra Mundial. Para entonces, las mujeres debieron utilizar el traje masculino para trabajar en el campo, por lo que desecharon los vestidos vaporosos sostenidos por corsés. Esta fue la puerta de entrada de las siluetas rectas, libres, hasta lograr la normalización del pantalón para las mujeres, al punto que hoy es una prenda básica del closet femenino.

Antes de la COVID-19 la industria global de la moda ya estaba en crisis. Aunque algunos diseñadores fueron sorprendidos por la pandemia en un buen momento comercial y profesional.
Tal es el caso de Giannina Azar, quien en los últimos años logró introducir sus creaciones en importantes pasarelas del mundo del espectáculo y ha vestido artistas de la talla de Thalía y Jennifer López.

Azar, quien es conocida en el país como “La maestra de la moda”, afirma que debido a la pandemia las ventas de piezas de moda han bajado significativamente. “Ha mermado bastante principalmente en el plano local, pero a nivel internacional, aunque no se está vendiendo tanto como antes, a través de la página, se siguen percibiendo recursos”, explica.

Como estrategia de negocio y para lograr mantener su personal, la diseñadora ha optado por hacer colecciones más económicas. “Ahora mismo estoy confeccionando colecciones cápsulas, diseños exclusivos que mantienen mi esencia como artista, pero con menos aditamentos. Estoy haciendo una línea de túnicas con textura menos costosas, piezas que antes costaban unos 800 dólares ahora pueden salir hasta a 200 dólares”, explica.

Asegura que gracias a esta reinvención de su marca ha visto un aumento significativo en las ventas de este accesorio a través su tienda virtual. “Antes no era todo el mundo que podía comprar una túnica de 800 o 1,000 dólares; yo diría que esto vino para que uno aterrice y se reinvente”, dice Giannina Azar.

Para artistas. Debido al esfuerzo creativo y las propuestas lujosas de sus colecciones, son muchos los artistas que se inclinan por un traje firmado por Azar, que en medio de esta situación sanitaria, se ha mantenido en el gusto de las estrellas. Precisamente está trabajando en el vestuario de los bailarines y algunos artistas que participarán en la edición virtual de los Premios Juventud, que realiza la cadena Univisión.

“En ese tipo de diseño no se ha sentido tanto la crisis, más bien se está afectando lo que son los trabajos cotidianos, como trajes cócteles, bodas y otros eventos sociales”, afirma Giannina.
Carlos de Moya. Del otro lado de la pasarela está Carlos de Moya, un joven talento de la moda cuya línea artística y concepto de negocio es totalmente diferente al de la experimentada Giannina Azar. Para este diseñador, las ventas han bajado bastante. “La presencia en la tienda es prácticamente nula y las compras en digital son muy esporádicas”, señala.

De Moya asegura que es el momento de reinventar la marca para atender las demandas del consumidor. Manifestó, además, que en la actualidad se encuentra en proceso de transición entre República Dominicana y los Estados Unidos, por lo que ha debido reestructurar su marca desde cero.

“Mis piezas a partir de que se abra el comercio incluirán una mascarilla, la cual no será comercializada, será un diseño a juego con los estampados de las prendas”, anuncia.
Con relación al personal que colabora en su atelier, asegura que actualmente se mantiene con él. Sin embargo, mostró preocupación debido que uno de los talleres que subcontrata para ejecutar sus líneas se vio obligado a cerrar. “Obviamente eso repercute en mi marca y en el desarrollo de mi trabajo”, dice De Moya.

Fuente: Hoy Digital