Dibuje a Karl Lagerfeld y gane una caja de colores de $8 millones

0
161

Faber-Castell lanza un concurso de dibujo el mismo día que el diseñador presenta una colección futurista para Chanel.

"Karl en el trabajo". Eso es lo que deben imaginarse los artistas y amantes de la moda que quieran participar en el concurso de dibujo que Faber-Castell lanza en el marco de la Semana de la Moda de París.

La convocatoria se realiza a nivel global y pueden participar artistas, aficionados, fashionistas y todo el que quiera tomar papel y lápiz y dibujar a Karl Lagerfeld en su día laboral. Inclusive pueden incluir al gato del modisto, Choupette.

La iniciativa se realiza en Facebook bajo el lema "Karl en el trabajo” y está habilitada hasta el 28 de marzo de 2017.

Como ya se dijo, los participantes deben dibujar al diseñador de moda, responsable de la firma Chanel, quien justamente este martes presentó en el Grand Palais una colección futurista con toques retro.

La imaginación y creatividad son las principales reglas del concurso de dibujo, pero si alguien quiere conocer más detalles de la convocatoria puede visitar el link www.faber-castell.de/karlbox-contest.

Los concursantes sólo pueden enviar un (1) dibujo hasta el martes 28 de marzo vía correo electrónico a [email protected].
El ganador del concurso se llevará una Karlbox, una lujosa caja de colores (edición limitada) que incluye 350 instrumentos para dibujo: marcadores, crayones, lápices de colores entre rojos, negros, verdes, amarillos y azules ordenados como una paleta de colores. 

Lagerfeld y Faber-Castell sólo sacaron al mercado 2.500 unidades que se pueden adquirir en tiendas especializadas del mundo a un precio aproximado de $8.000.000 de pesos. 

Desfile de Chanel en París

Karl Lagerfeld presentó en la Semana de la Moda 2017 una creación futurista con toques retro. En el recinto, en Grand Palais, albergó un cohete de 37 metros de alto y ocho de diámetro instalado bajo la vidriera del majestuoso museo, el cual estaba preparado para "el lanzamiento del número 5", en alusión a su célebre perfume.

El desfile lo abrió Cara Taylor, una jovencísima modelo, de fisonomía andrógina y ojos azules, con una ascendencia fulgurante en el último año.

Las maniquíes se pasearon por la base espacial con trajes de tweed brillantes, botas de lentejuelas y capas reflectantes, que recuerdan las mantas isotérmicas. Los vestidos negros, vaporosos, se llevaron con estampados de astronautas.

El look futurista se combinó con cortes clásicos y peinados con diadema.

La elegancia cohabita con la comodidad (calzado de talón bajo) y el toque deportivo, como una especie de mallas ciclistas —en crepé de China—, que sobresalen del vestido o la falda.

Y cuando las modelos dieron la vuelta a la pasarela de 270 metros que rodeaba el cohete, Lagerfeld salió a saludar con su ahijado de ocho años, Hudson Kroenig, y apretó el botón de lanzamiento (en realidad la base del aparato se retractó), expulsando una gran nube de humo, provocando los vítores del selecto público.

A Lagerfeld le hizo pensar en el espacio el astronauta francés Thomas Pesquet, actualmente en misión en la Estación Espacial Internacional, y convertido en una estrella en su país.

"Viajar tanto tiempo en una máquina como esta, yo tendría claustrofobia, pero él parece que lo lleva muy bien, hace bromas… Lo admiro", dijo Lagerfeld.

Su colección otoño-invierno "tiene que ver con el estado de ánimo asociado al cosmos de la noche, todo brilla", afirmó. "Es otro lugar que por su misterio es más optimista que lo que hay aquí". (http://www.elespectador.com)