El 76% de los gestores cree que la renta variable aún no ha tocado su techo

0
13

La escalada de la rentabilidad que está protagonizando el bono americano en las últimas semanas le ha llevado a superar el nivel psicólogico del 3%, máximo desde 2012, provocando una gran volatilidad en el mercado de acciones. Al fin y al cabo, aumentan las voces que temen que ante rentabilidades tan altas sean muchos los inversores que opten por trasvasar parte del dinero que habían depositado en los mercados de renta variable en los últimos años, a la renta fija.

Sin embargo, ese temor no se está trasladando al menos de momento a los inversores profesionales, según se desprende de la última encuesta a gestores publicada por Bank of America Merrill Lynch y realizada en las primeras semanas de mayo. Así, el 34% de los gestores sobrepondera a las acciones en su cartera después del mínimo de 18 meses del 29% que así lo hacían en el mes de abril. Un optimismo que va en línea con el hecho de que el 76% de los gestores encuestados considere que el mercado de acciones no ha tocado aún techo y de hecho pronostica que no lo haga hasta al menos el año que viene. Este dato implica que el optimismo ha regresado ya que el mes pasado eran poco más del 60% los que consideraba que el mercado aún no había hecho su pico.

Con estas perspectivas, es normal que sean muchos los que sigan sin estar preocupados por el impacto que pueda tener un bono americano en el 3% en la composición de sus carteras. De hecho, según apunta la gran mayoría este rendimiento aún debería subir mucho más antes de que empiecen a plantearse un cambio de bolsa a renta fija. En concreto, el nivel donde sitúa la mayoría ese punto de inflexión, es en el 3,6%.

 

La política monetaria, riesgo número 1

En cuanto a los riesgos, si el mes pasado la guerra comercial se colocaba como el mayor al que de debían de enfrentar, en esta ocasión vuelve a ser un viejo conocido, un error en la política monetaria del BCE o de la Fed, el gran dragón contra el que deberán luchar en el corto plazo, algo que no sucedía desde diciembre del año pasado. En esta rentré mucho tiene que ver el aumento de las expectativas de inflación que se están teniendo tanto en Europa como en EEUU al calor de un petróleo que ya ha superado la barrera de los 80 dólares (de hecho, que el petróleo alcance los 100 dólares se cuela como el tercer mayor riesgo a tener en cuenta). Tanto es así que el 79% de los gestores espera que la inflación suba en los próximos 12 meses. No es de extrañar, por tanto, que la inversión en materias primas vuelva a ganar puntos en sus carteras ya que el 6% las sobrepondera ya, la cifra más alta desde abril de 2012, cuando el crudo cotizaba en niveles de 100 dólares el barril.

 

¿Bolsa europea o EEUU?

Si la predisposición a seguir sobreponderando en cartera la renta variable sobre los bonos no ha cambiado, tampoco lo ha hecho la preferencia regional. A este respecto el 33% de los gestores globales sigue sobreponderando acciones europeas en cartera mientras que el 15% infrapondera acciones de Wall Street, 5 puntos más que en el mes pasado.

 

Aunque la encuesta a los profesionales a escala global no refleja los países donde tienen más sobreponderación, sí lo hace en la encuesta que hacen solo a los gestores europeos. Y en esta ocasión ha habido sorpresa ya que a la pregunta de ¿de qué mercado tiene intención de sobreponderar en cartera los próximos 12 meses? el 30% contestó que España convirtiéndose en el mercado favorito y sustituyendo así a Alemania que llevaba varios meses primero en la lista de preferencias. En la cola sigue situándose Reino Unido. (http://www.eleconomista.es)