Entonces, ¿dizque Danilo no se va a postular en el 2020, porque prefiere ejercer, de presidente totalmente autónomo a todos los intereses públicos o privados, nacionales o extranjeros? ¡Hum....!

0
62

Lo que en apariencias es una buena noticia y por la contundencia de como el presidente del Senado, Reinaldo Pared Pérez, se refirió en la mañana de ayer en un programa radial, en cuanto a que presumiblemente el presidente Danilo Medina Sánchez no se postulará a la nominación presidencial del PLD de cara a las elecciones generales de febrero-mayo de ese año, al mismo tiempo, ensombrece el panorama de intereses que en el gobierno coinciden, dado que ahora, cada quien deberá rascarse con sus propias uñas y ver como  un gobierno en etapa de salida, logra satisfacer uno que otro de sus requerimientos.

            En este sentido y lo que ya no puede dudarse y por el peso político de quien dio la noticia, se crea un panorama nuevo totalmente inédito en la vida institucional dominicana, por cuanto ahora, lo que se presenta, es una especie de lucha abierta por ver quién de los aspirantes oficialistas logran alzarse  con el sector político que responde al presidente Medina Sánchez, pues y aun cuando Pared Pérez dice que Danilo no quiere repetir en el cargo, quienes se entienden que hasta ahora le han seguido, deberán dar los pasos necesarios para acomodarse a la nueva realidad política y si al final así resulta y que acaba de plantear el senador.

            Por lo pronto y, de entrada, parecería, que la primera opción gananciable en materia de fortalecer sus aspiraciones y liderato, recaería en el presidente partidario Leonel Fernández, quien ahora y en apariencias, se le podría entender como el heredero natural del sector danilista.

            Sin embargo, hay otra realidad y la que Pared Pérez casi le dio a entender, cuándo tan enfáticamente, dijo aquello de que el primer mandatario respaldará al candidato presidencial que el PLD elija y en particular, al agregar dos datos colaterales: Que el partido oficial deberá presentar una cara nueva en el próximo torneo electoral del 2020 y que el partido necesita una renovación.

            Y ahí viene la interrogante, ¿será que el retiro de la candidatura posible de Danilo, arrojará al mismo tiempo, el retiro de la probable candidatura de Leonel y porque los dos presidentes, hubiesen entendido que deben abocarse a un nuevo proceso de reingeniería política, que relance al PLD de cara a su pretensión de continuar en el poder hasta el 2044?

            Si esto es así, solo faltaría una declaración pública de ambos presidentes y con el propósito, de que desde ahora se gane tiempo para hacer del partido morado una fuerte e inequívoca fortaleza política, que de una vez y por todas, aplaste en todos los frentes, a lo que sea que se presente como oposición electoral cierta.

           Desde luego, ¿por qué a las declaraciones del senador Pared Pérez hay que darle total credibilidad?, porque se trata del vocero de la tercera familia de gobierno y quien como secretario general peledeísta, no es político que dirá una declaración tan contundente, si no contara con la anuencia calculada, por lo menos, del mismo Medina Sánchez.

            Por supuesto, a partir de ahora, todos aquellos políticos no peledeístas y que se entiendan con el peso y la popularidad suficiente como para aspirar a algún cargo de elección a nivel legislativo o municipal, es evidente que tienen la perspectiva de poder desenvolverse con mucho mayor libertad de acción, aunque sin olvidar, que, desde los últimos 22 años, el PLD tiene el control absoluto de todo cuanto se decide en los tres poderes interdependientes del Estado.

            Pero también está lo otro, que al conocerse que el principal líder político nacional y fundamentalmente, por ser el presidente de la República en ejercicio, realmente deberá confrontar un significativo repliegue de fuerzas e intereses y sobre todo en los ámbitos empresarial y mediático y en el caso de que el anuncio ya conocido termine confirmado y por una sola razón, que los intereses en juego y desde todos los sectores dentro de la clase gobernante y el país político, no es verdad que preferirían quedarse en veremos, mientras tan rápidamente, el oficialismo se replantea nuevos horizontes y acomodamientos y ante lo cual, a nivel mediático y no necesariamente desde los medios y periodistas favorecidos por Danilo, sino en aspecto general, el periodismo y como un todo, deberá abrirse a favor de la mayor cantidad de postulantes y aspirantes a cargos electivos y a modo de acción útil, para presentar con mayor independencia, cuantas opciones y variables de candidaturas, la nación deba de conocer.

            Independientemente a esta nueva realidad, lo obvio es, que ahora los intereses permanentes de la nación se desenvolverán con una amplitud de miras y como desde el 1996 no se les conocía y por una situación muy lógica, que de resultar, que el presidente Medina Sánchez, efectivamente se aparta de la carrera electoral como candidato a la reelección, su decisión, generará en el conjunto de la clase gobernante, una de nuevas políticas y replanteamientos y dado el hecho capital, que al Danilo dejar el paso libre, millones de dominicanos en edad de votar y todos jóvenes, tendrán la oportunidad y en estos meses antes de las elecciones, de buscar con menos ataduras, sus propios horizontes y definir sus particulares expectativas.

            Ahora bien, todos sabemos, que cuando se da una circunstancia como la que el senador Pared Pérez ha revelado, lo que se busca, es bajar tensiones y acercar posiciones entre los mismos que tienen ideas políticas afines, con la excepción de quienes todavía son leales a Medina Sánchez, quienes y como es lógico, después de sentirse descolocados ante una información que entendían impensable, ahora deberán dar los pasos que entiendan más aceptables para sus intereses, aunque sin descuidar, que porque Danilo no repita en el cargo, haya que actuar  como cuando el Diablo le huye a la cruz, toda vez que Pared Pérez no ha anunciado la muerte política de Danilo, sino una posibilidad de plataforma nueva que le permita resurgir como un auténtico líder nacional.

            En ese predicamento, entonces se da la acción posible, de que quienes dentro del periodismo de tendencia o simpatías políticas excluyentes, entienden que deben volver al conjunto de redes mediáticas, que con mucho éxito, Leonel diseñara y pusiera en ejecución en sus mandatos y como lo confirma ese anuncio tan extemporáneo y políticamente contraproducente, de que para el sábado próximo, los “periodistas y medios de Leonel” tendrán una reunión-conferencia de reafirmación en la oficina política del ex presidente y la que con seguridad, en vez de aglutinar adeptos, generará una fuerte carga de crispación, que por donde quiera que se la mire, será vista como el peligroso ariete que el leonelismo mediático y desde ahora, quiere blandir como amenazante arma de guerra, cuando es el momento de ser prudente y no pretender adelantarse a los acontecimientos.

            Pues caer en semejante error de perspectiva, seguro que podría provocar una reacción nada amigable, de la poderosa parte mediática favorable a Danilo y lo que, en las circunstancias actuales, de suceder, sería un error político mayúsculo y de grave e innecesaria provocación, toda vez que el expresidente quedaría como político de antagonismo y desunión y que no creemos, que, a estas alturas, sea esa la pretensión del doctor Fernández.

            De todas maneras, se está partiendo de lo expresado por Pared Pérez y lo que obliga a esperar las reacciones de los dos presidentes, pues ante lo dicho por el senador y secretario general y con tanto peso categórico, la veracidad y autenticidad de la declaración, la darían, las declaraciones que ambos presidentes expresen en respuesta  a lo que el legislador expresara y será entonces, a partir de ahí, que todo el escenario político nacional tendería a despejarse, en tanto el oficialista confirmaría sus mayores o peores expectativas. Cosa que no se entiende mucho, cuando también se conoció y que choca con lo expresado por Pared Pérez, que el pasado sábado y en la residencia presidencial en Juan Dolio, el presidente reunió a 20 importantes miembros del comité político y de su gobierno, en una episódica reunión de trabajo con miras de alentar la política de abogar a favor de las partidarias abiertas y ampliar el circulo de prospectos presidenciales propios.

            Desde luego, queda lo otro, de que si al final resulta, que el presidente de la República no desmiente al senador presidente, entonces se confirmaría, que el primer mandatario terminaría por hacer el gobierno, ideológica y financieramente más independiente que absolutamente nadie -nacional o extranjero- podía presumir que los dominicanos tendríamos y lo que como habría que esperar, sería una verdadera caja de sorpresas y tanto o más, que el reconocimiento de relaciones diplomáticas con China Popular.

            Y lo que confirmaría, que no estamos muy lejos de la verdad cuando preguntamos y ¿entonces, dizque Danilo no se va a postular en el 2020, porque prefiere ejercer de presidente totalmente autónomo a todos los intereses públicos o privados, nacionales o extranjeros? ¡Hum…! Con todo, la experiencia nos dice, que la cautela debe imponerse y menos, querer pasarse de listo, partiendo de supuestos, que hasta ahora no se ven y por más que Reinaldo repita, lo que dijo. Con Dios. [DAG. Jueves, 24 de mayo de 2018. Año XVI. Número 6,320]