Errores al medir la glucosa

0
71

No lavar y secar bien las manos

Errores al medir la glucosa - Foto © Getty Images

Debes lavar y secar bien las manos antes de medir tu glucosa. 

No lavar tus manos inmediatamente antes de tomar la muestra de sangre puede afectar la lectura de glucosa. En tus manos puede haber residuo de azúcar de alimentos que hayas comido o tocado, como el zumo de naranja u otra fruta que peles con tus manos, por ejemplo. También puede quedar en las manos residuos de medicamentos o vitaminas.

El alcohol y el gel desinfectante antibacteriano para las manos es una alternativa cuando estas en un lugar donde no tienes la facilidad de lavarte con agua potable, pero no es lo ideal.

Medir la glucosa en la punta de los dedos

Medir la glucosa en los dedos - Foto © Getty Images

La punción es menos dolorosa si la haces en los lados en lugar de las puntas de tus dedos. 

Los medidores de glucosa más modernos permiten tomar muestras de sangre del antebrazo y otros lugares del cuerpo menos sensibles que los dedos de las manos. Si haces la punción en tu dedo, que sea en uno de los lados del dedo para que moleste menos la punzada.

El dispositivo de punción tiene marcas de profundidad para las zonas de la piel más finas o más gruesas. Trata siempre la más fina primero. Se recomienda que cambies el dedo que usas para la punción para que no desarrolles callos.

No calibrar el glucómetro

Calibrar el glucómetro correctamente - Foto © Getty Images

La calibración del glucómetro es importante para una lectura de glucosa certera. 

El glucómetro o medidor de glucosa es el instrumento más importante en tu tratamiento de diabetes, pero éste no puede funcionar bien si no está configurado correctamente. La calibración manual del glucómetro se efectúa a través de un código numérico o chip. Es importante que codifiques el glucómetro con esta numeración y configures la fecha y hora. Todo esto lo debes hacerlo antes de usar el glucómetro por primera vez.

Medir la glucosa a la hora equivocada

Medir la glucosa después de las comidas - Foto © Getty Images

Si mides la glucosa inmediatamente luego de comer tendrás una lectura errónea. 

Medir la glucosa inmediatamente luego de comer te ofrecerá una lectura falsa, será mucho más alta de lo esperado. Una lectura de glucosa en la sangre más precisa la obtienes al medirla dos horas después de las comidas. Consulta con tu médico o tu educador en diabetes para asegurarte cuándo y con qué frecuencia debes de medir la glucosa.

No incluir las lecturas de glucosa en tu rutina diaria

Recordatorios, alarma - Foto © Getty Images

Enviate recordatorios en tu teléfono inteligente. 

La mejor manera de saber qué tan bien estás cuidando tu diabetes y cómo te están beneficiando los medicamentos orales o insulina recetadas por el médico es estableciendo una rutina de control de diabetes midiendo tu glucosa en la sangre durante el día.

Idealmente debes medir tu glucosa en ayunas, luego de las comidas y antes de ir a la cama. Tu médico establecerá cuántas veces será necesario medir la glucosa durante el día.

Si ya te ha asignado las veces que debes monitorear tu glucosa, pero lo olvidas, establece una rutina para no olvidarlo. En un principio podrás usar una alarma o recordatorios en tu teléfono inteligente.

No anotar las lecturas de glucosa

Iphone app - Foto © PA

No olvides anotar las lecturas de glucosa.

Una vez tu médico establece cuántas veces al día debes medir la glucosa, recuerda anotar tus lecturas en un cuaderno o en tu teléfono inteligente. Recuerda anotar el día y la hora en que mides la glucosa junto a las comidas y meriendas. 

Mal uso de suministros y equipo

Glucómetro - Foto © Marangely Sandvik

Equipo básico: monitor de lectura, tiras reactivas, lancetas y dispositivo para las lancetas. 

Para obtener resultados precisos en tu lectura de glucosa necesitas usar las lancetas y tiras reactivas correctas para tu medidor.  No uses tiras reactivas con fecha caducada, pueden dar lecturas de glucosa erróneas. Siempre mantén las tiras reactivas y tu glucómetro lejos de la humedad almacenados en un lugar seco y fresco.

Muchos pacientes para economizar lancetas las desinfectan y reúsan. Con cada uso la lanceta pierde el filo y es más doloroso obtener la muestra de sangre.

No uses solución de control que tenga más de tres meses después de haber sido abierta. (http://ladiabetes.about.com)