Es en el proceso o dinámica de computo del voto en donde radica el tranque, que impide que un resultado electoral no deje de ser controversial y conflictivo. Es decir, la burocracia impone el mecanismo que lo facilita todo a los candidatos con dinero, a los demás no y eso no es democracia y sí mucha corrupción y grosera afectación de la libertad de escogencia

0
107

Todo el tiempo se había sospechado y mucho más a partir de los últimos tres procesos electorales, pero ayer, fue, cuando se confirmó la fuerte y decisiva afectación y por vía de una entrevista ofrecida por el pleno de los jueces del Tribunal Superior Electoral (TSE) y en la que los magistrados, no solo reconocen las variables que imponen que toda elección nacional tenga un fundamento ilícito, sino que al mismo tiempo y con mucha valentía, hay que decir, dieron a entender, que las elecciones generales de marzo-mayo 2020 serán algo así como el sumun de lo irregular en materia de escogencia ciudadana y lo más grave, que desde ahora se muestran incompetentes para resolver los casos contenciosos que sobrevendrán.

           También llama la atención, que los magistrados y al exponer sus dudas y reflexiones, la mayoría, hijas de sus particulares experiencias, no hicieron notar, que si bien el proceso electoral en sí, es tremendamente confusionista, tampoco lo es en grado sumo, cuando se sabe, que el proceso electoral está dividido por tramos, lo que significa, que las elecciones municipales están apartadas y en días y meses de las elecciones presidenciales e igual de las congresionales, por lo que las inquietudes que exponen podrían atenuarse, sea porque el Poder Legislativo se encauce y haga las enmiendas necesarias a la ley que corresponda o porque definitivamente, con las nuevas leyes electoral y de partidos políticos que se están discutiendo, se ofrezcan las modificaciones que faciliten resolver  los “peros” que los magistrados presentan en la nada común entrevista colectiva tan descarnada en el matutino fundado por Trujillo y la que habla de la decidida honradez intelectual de esos magistrados.

            Mientras esto ocurra, hay que hacer notar, que de ahora en adelante, ninguno de los actores políticos y sin importar en que parte del arcoíris político estén ubicados como activos de la partidocracia que controla las instituciones, podrán mostrar ignorancia por las fallas graves e institucionales, que por años han estado primando en los procesos electorales y en sus resultados y lo que en cierto modo da a entender, que en este país no ha habido una sola elección que hubiese tenido un resultado absolutamente limpio.

            Pues si esto es así y no existe dominicano sobre los 18 años de edad que no se encuentre al tanto de la situación y calculando desde los primeros que votaron por mayoría de edad en las elecciones de mayo de 2012 y lo que nos dice, que simplemente, no es que y como lo hemos denunciado y criticado tantas veces, que los ciudadanos en capacidad de votar no tienen a su favor un instrumento electoral idóneo que les garantice elegir y ser elegidos, sino que definitivamente, el entramado legal está creado para afectar a los ciudadanos y candidatos que no tienen suficiente dinero para lograr que sus derechos ciudadanos les sean reconocidos.

          Tal es la situación, que, si el aspirante a candidato electoral no es escogido o señalado por un “alicate” político y para que sea incluido en las listas partidarias y, además, no dispone de los recursos financieros y económicos suficientes para ganarle a los adversarios que se presenten a la posición que aspira, es casi seguro que nunca podrá ganar unas elecciones.

          Hay que figurarse entonces, que si el resultado de semejante entrampamiento técnico-legal es una especie de cuello de botella, por medio del cual, solo  los individuos de menos condición moral en materia de decencia, honradez e integridad, son los considerados aptos para ganar unos comicios, que al final no haya que ser muy inteligente para entender, el por qué los magistrados del TSE, y por lo visto, aturdidos ante la inmensa tela de araña con la que terminarán de verse y confrontar, desde ahora se sienten impotentes para garantizar que pudieran fallar en derecho y al momento que se le presente un contencioso de impugnación respecto a quien ganó o no una demarcación electoral y que es la conclusión final que queda, después de leer todo cuanto expresaron en libertad y ante los periodistas que, en principio, les entrevistaban en líneas generales y que ha sido una entrevista y por lo expresado por cada juez, de exposiciones extraordinariamente amplias como sinceras, por lo que lo correcto debería de ser, que todo el resto del aparato político hubiese respondido a lo inmediato.

            Ha sido y como se ha visto, lo contrario. Para empezar, ningún político ganador de las elecciones pasadas y menos, los jefes o voceros de los partidos políticos que concurrieron a las urnas, ha tenido el coraje de responderles a estos magistrados del TSE y quienes, con sus palabras, simplemente le han dicho a la nación, que nuestras elecciones son un burdo teatro de pantomima y que ellos, parecería que no están en condiciones de ser los jueces necesarios y creíbles para decidir al respecto.

            En este sentido y conociéndose que el TSE es el tribunal de alzada y dado que la Junta Central Electoral viene siendo un tribunal de primera instancia, ¿no podría suceder, que por lo dicho en la entrevista mencionada, los futuros candidatos que se sientan perjudicados por los resultados de los comicios, acaso no pudieran objetarles y acusarles de prejuiciados de ante mano y por lo que hay que figurarse, que de suceder, la rebatiña que se armaría enrarecería al extremo los resultados de las elecciones generales de 2020?

            Se impone pues, que los políticos e instituciones que tienen que ver con los futuros comicios, desde ahora, por lo menos intenten hacer las correcciones que se derivan de las críticas de los jueces del TSE y si es que verdaderamente, quisieran que las nuevas elecciones sean una muestra cívica ejemplar y digna, de un país que tiene más de treinta años efectuando elecciones periódicas sucesivas para la escogencia de sus autoridades.

            Y ni hablar de los mass media  y periodistas y comentaristas, tanto de la prensa mercancía como de los digitales independientes, quienes frente  a la desnudez de alma personificada por todos los jueces del Tribunal Superior Electoral y quienes también en definitiva, claman públicamente porque la sociedad les auxilie, la ciudadanía está obligada a entrar en el debate abierto y no para una exhibición de simples reflexiones, de esas vanas y ligeras y sí para presionar todo lo que se pueda, para que los dueños de la partidocracia, terminen cediendo y si es que luego, en el 2020, toda la nación se encuentre en el peor de los escenarios en materia de entrampamientos y engaños y de colapso de la institucionalidad y la gobernabilidad.

         ¿Qué dijo el presidente del TSE, el magistrado, Román Jáquez Liranzo? “En las pasadas elecciones, se conocieron 517 casos, de esos, 204 tuvieron que ver con conflictos generados por el voto preferencial; si hacemos una proyección de los regidores, de los suplentes a regidores y de los vocales que suman unas 3 mil 50 y tantas posiciones, más las de los diputados, estaríamos hablando que para las elecciones del 2020, el TSE conocería en lo municipal por conflictos relacionados al voto preferencial 3 mil 50 y tantos expedientes”, para agregar, “si fue difícil trabajar para los diputados, imagínense en el 2020, eso ampliado a regidores; y eso manual, sería casi eterno el conteo”.

            Siguiendo con la temática sobre el voto preferencial, es interesante conocer lo dicho por el juez, Santiago Sosa, “en el país hay fuertes deficiencias para la aplicación de ese sistema, y sobre todo para su escrutinio. En el sistema de lista, hay personas que están compitiendo, pero materialmente es imposible salir electos. Yo soy partidario del voto preferencial, porque la Constitución habla del voto directo, lo que sí creo es que, si no se modifica la manera del escrutinio del voto, no lo veo factible, más que los procesos judiciales, lo que me preocupa es el proceso del cómputo del voto” y recordó que “en las elecciones pasadas, más del 50% de los colegios electorales presentó las actas vacías o descuadradas, porque no fue posible realizar el cómputo”. ¿Acaso esas palabras no están diciendo a razonamiento a contrario, que los resultados electorales de aquellas elecciones fueron distorsionados y para no hablar de que no fueron limpios?

           Pero sigamos y conozcamos lo expresado por la magistrada, Rafaelina Peralta, “si nos vamos a respuesta corta, creo que todos estamos de acuerdo con el voto preferencial. Pero tiene grandes problemas en el escrutinio, es algo de locos en la práctica” y se explicó, “si hay travesuras a lo interno de un colegio electoral, que muchas veces se da con la anuencia de todos los miembros del colegio, el voto preferencial es muy fácil, muy fácil de contaminar, de dañar y en la práctica deviene en perverso”. ¿No se nos está diciendo, que por las razones que fuere o la imposición de los partidos, nunca los resultados electorales son todo lo limpios que se espera de ellos?

            Ahora, quien le pudo la tapa, al pomo fue el magistrado Ramón Arístides Madera Arias y quien sin pelos en su lengua dio una pincelada certera del por qué el voto preferencial es una trampa oculta para los votantes y una garantía de triunfo fraudulento para la partidocracia. Dijo: “En la República Dominicana, el voto preferencial no conduce a nada bueno y se ha convertido en nocivo, porque si se observa la calidad del Congreso Nacional y la que existe en los ayuntamientos, vemos, que tenemos la Cámara de Diputados llena de riferos, porque tienen dinero, pero también muchas personas ligadas al narcotráfico, al lavado de activo y trata de personas, del crimen organizado, porque utilizan el dinero sucio, obtenido de fuentes ilícitas para el clientelismo político, y por eso se imponen como legisladores, regidores, y en cualquier cargo de elección popular. Mínimo, se requieren 50 millones de pesos para salir electo diputado, porque lo que vale es el dinero, no vale la calidad” y recordando, que “para la elección de un diputado en una demarcación cualquiera hay que hacer cuantiosas inversiones, primero a lo interno de los partidos y luego en la competencia electoral general. Ya las personas honorables, honestas, sinceras y adornadas con muchos principios y valores morales, profesionales y familiares no tienen la posibilidad de acceder a un cargo de elección popular bajo el actual esquema”, se quejó y ofreciendo otro dato más que curioso: “que el sistema de lista cerrada beneficia más a las mujeres. Hay tantas mujeres talentosas, pero no tienen el tigueraje de lanzarse a la calle, no tienen el dinero para salir a repartirlo y a las mujeres a veces no les gusta votar por mujeres, porque dicen que las mujeres son tacañas, y a veces no le quieren pedir a las mujeres y por eso están en desventaja frente a los hombres a pesar del talento”.

            Después que se conocen estas expresiones tan descarnadas y por parte de los cuatro jueces aludidos del TSE, no solo hay que felicitar al director y redactores del matutino fundado por Trujillo, por haber logrado la entrevista más certera, descarnada y absolutamente desnuda sobre la realidad de las elecciones nacionales, sino que todos los ciudadanos de este país deben de exigir al Congreso Nacional, a que allí y definitivamente, se legisle y para que se corrijan estas distorsiones y cuanto vacío de procedimiento puedan afectar la libertad de escogencia de los electores, en tanto los medios de comunicación y de información de masas, debemos hacer hasta lo imposible y si queremos a República Dominicana como proyecto viable de nación en este siglo y tal como ha sucedido en otras latitudes y con otras democracias.

            De ahí que enfaticemos, respecto a que es en el proceso o dinámica de computo del voto en donde radica el tranque, que impide que un resultado electoral no deje de ser controversial y conflictivo. Es decir, la burocracia impone el mecanismo que lo facilita todo a los candidatos con dinero, a los demás no y eso no es democracia y sí mucha corrupción y grosera afectación de la libertad de escogencia. Con Dios.  [DAG. Jueves, 02 de noviembre de 2017. Año XV. Número 6,075]