Insólita nueva estrella mediática de origen militar, la que presenta credenciales y de qué forma y con mensaje sibilino y críptico de alto destape político

0
115

Por años hemos advertido, que en la medida que la clase política fracase en su capacidad para mantener bajo su dirección las aspiraciones de cambios políticos de los ciudadanos, la misma, a lo único que puede temer, sería al descubrimiento por parte de los desencantados ciudadanos, de una especie de reciclamiento de opciones dirigenciales entre ciudadanos de uniforme y que si ello llegaba a ocurrir, los políticos podrían decir, que ya si es verdad que quedan expuestos a perder vigencias y hegemonías.

            Y los otros días, cuando un estúpido y rastrero diputado del PRM, Rafael Abreu, provocó un grave ilícito de desobediencia a una ordenanza de prevención de seguridad vial y a su desvarío, le salió al frente y nada menos que un joven teniente coronel del Ejército, con experiencia de combate en Afganistán, adecuada preparación profesional y celebrada imagen de atleta militar de alto rendimiento, de inmediato tuvimos el pálpito, de que nuestros peores miedos empezaban hacerse realidad.

            Por eso, cuando se conoció el fuerte diálogo corrector, entablado entre el oficial superior y el diputado y el mismo se hubiese hecho a conocimiento general vía los celulares de las personas que por casualidad estaban en el lugar de la ocurrencia, en lo único que pensamos, fue, que dependería de cómo se desenvolviera el diputado en su respuesta al firme militar, para que la atrapada opinión pública tomara partido a favor del militar y proyectara en el comportamiento incivilizado del  desalmado legislador, todo el odio, el encono y repulsa que hacia la clase política tiene toda una fuerte mayoría nacional.

            Sucediendo y desde el momento que Abreu abrió la boca y dijo a la prensa que él no había cometido ningún hecho irregular y que el militar “estaba borracho y endrogado”. A partir de ahí, estalló la atrapada opinión pública y en los días sucesivos, no hubo un periodista, medio o ciudadano con acceso a un celular que no transmitiera y difundiera la figura del joven militar y al grado, de destacar sus cualidades de atleta consagrado, militar ejemplar y de carrera y sobre todo, con un cuerpo de físico culturista, que sencillamente encandiló a los dos sexos.

            Y no fue por morbo el sentimiento de asombro al conocerse las prendas morales y físicas que adornan al joven teniente coronel del Ejército, Edison Taveras Rodríguez, sino que por primera vez, un país con una población mayoritaria de jóvenes entre 15 y 35 años, se vio representado en el militar y a partir de ahí sería cosa de horas para que estallara el sentimiento generalizado, de comprobarse, que dentro de los institutos armados hay un fuerte segmento de oficialidad joven de cuerpo atlético y preparación esmerada, que fácilmente podrían ser una garantía de orden y civilidad frente al criterio generalizado de la existencia de esa delincuencia política, que a todo trapo representó el diputado Abreu.

            Tampoco escapó a la inteligencia de muchos, que siendo República Dominicana un país que a grandes pasos va adaptándose a la nueva moral social y personal que las nuevas generaciones han impuesto y al punto de que ya no es cosa del otro mundo que la homosexualidad y la bisexualidad hayan sido adoptadas por la sociedad y la población como algo natural y en una población donde entre un 15-25 % es homo y bisexual, que el descubrimiento de militar joven con cuerpo tan atlético y deportista al completo, que no haya que ocultar, que las mayores simpatías se han despertado en un fragmento poblacional nuevo y harto del pandillerismo político, social y empresarial, imperante desde hace 56 años.

            Ni que decir, que habría solo un paso, para que de ahí a suponerse que en las Fuerzas Armadas son muchos los oficiales jóvenes y altamente preparados en muchas disciplinas y que el sistema político no ha dejado que la ciudadanía conozca y libres de tachas amorales de ninguna especie y lo que e increíblemente, tal sentimiento y en menos de quince días ha calado en grandes segmentos poblaciones y en todas las clases sociales.

            Por eso, no nos podía ser una sorpresa, que en la mañana de ayer, el teniente coronel Taveras Rodríguez y obviamente, sin pretender meterse en asuntos políticos -lo que le está prohibido- pero sí como persona educada, entendió que debía dar una respuesta cortes a tantas muestras de reconocimientos por la actitud firme que asumió frente al desalmado diputado Abreu y ahí entonces, sí que se ha presentado una inocultable acción política de corte de rescate institucional a favor de los militares en sentido general,  cuando el joven teniente coronel en su cuenta en Instagram publica un texto en el que expresa:

            “Buen día, hago público esta foto para responder unas preguntas y aclarar algo, a todos mis hermanos y amigos periodistas mis bendiciones por el trabajo responsable que hacen. Les digo, recuerden, soy un soldado, me debo a una institución Armada y por respeto y lealtad a mi país, mi institución y a mis superiores, no puedo emitir ninguna declaración pública sobre el cumplimiento de mis labores. las Fuerzas Armadas está llena de hombre buenos, responsables con deseos de servirte; solo esperándote, a ti sociedad, que nos acepte y nos veas como su pie de amigo (los del campo saben lo que es el pie de amigo), más no como una carga”.

            Quien no capte entre líneas el meta mensaje que ese mensaje encierra y de verdadera soflama de llamado social y para que todo el país entienda que en el estamento militar hay una garantía mayor frente al descrédito de la clase política, habría que decirle que no vive en este mundo. Pero para muchos, está claro que estamos asistiendo a la inusual “presentación de credenciales” del nuevo sector joven militar ansioso de prestarle sus servicios a la patria y tan preocupado como cualquier otro ciudadano, por los avatares en los que la partidocracia nos ha llevado.

            Es por ello y lo recalcamos, que hablamos de que estamos frente a lo que tanto advertíamos y temíamos: Que ocurriera algo que hiciera que toda una ciudadanía frustrada por las incompetencias y corrupción de los políticos empezara a pensar en la opción de un salvador militar, joven y preparado para entregarle en su momento las riendas de sus destinos y mucho mejor, si se presentara como un vengador.

            Pero, para remate, el militar de quien hablamos y el que, a su vez, publica una foto en su uniforme, emite la siguiente consideración, que a nadie que esté en política o que ejerza el análisis político y que es nuestro caso, tampoco podía pasarle desapercibido, al decir Taveras Rodríguez, aquello y dirigido a la juventud, de: “Solo cumple tu parte y verás que toda mejora, no despiertes quejándote de lo que no tienes o no se te dio; solo busca, esfuérzate y da lo mejor de ti. Se perfeccionista y verás cómo tendremos un país mejor”, ¿habría que decir algo más, para comprender que se está ante el estallido de un singular destape militar y del que por ninguna circunstancia y si es que en el gobierno y en el aparato político no quieren agravar la situación, no se debe responder ni siquiera para felicitar o testimoniar y sí solamente, tragar en seco y prepararse para la nueva novedad política que ahora seguro que va a surgir?

            La insólita nueva estrella mediática, concluyó su mensaje de la siguiente forma: Deseando bendiciones y manifestando que se siente agradecido y comprometido con su país, “DO DO DO DO….”, utilizando las etiquetas #Dominicanohastaeltuestano #sivuelvoanacersoldadoseria #GIJOEasimecreideniño. Solo hay que decir y lo puntualizamos, que es evidente que ha ocurrido lo que siempre advertíamos y temíamos: Que la gente empiece a buscarle al entrampamiento político, una arriesgada opción militar y todo, por un necio y desalmado diputado mete la pata y sin servir.

            Ahora, el factor político deberá bregar con la opción militar de interés social, pues Taveras Rodríguez y por más que se pretenda ignorar, con ese mensaje, entra de lleno en la fase de realismo político que todavía no se había presentado y la que por lo visto muchos tenían más que pensada y a quien solo le vamos a aconsejar, que por nada del mundo haga caso a los tartufos y maliciosos que le digan que “con 10 hombres como él, la situación del país se arregla”. En primer lugar, porque lo que hizo, era lo que le correspondía y en segundo lugar, que con tales halagos insanos, ahora es que ese joven teniente coronel va a saber si tiene equilibrio mental y emocional, para saber mantenerse dentro del cuartel y no saltar antes de tiempo.

            Lo que notamos que podría ocurrir, si analizamos fríamente, que el mensaje que envió tiene un destinatario en la juventud del país y a los que dijo, a los jóvenes dominicanos, “a recuperar la esencia de lucha que identifica a los dominicanos para que los Padres de la Patria sientan que su sangre no fue derramada en vano” (¿?).  Si fuéramos Danilo y para preservarlo y evitar mayores problemas, lo mandaríamos de agregado militar a algún otro país y para que se prepare mejor……y apresuraríamos el paso para que el insólito destape no llegue -por lo menos por ahora-a mayores.

            Mientras tanto y para quienes entiendan el lenguaje oscuro y difuso, solo les decimos, que estamos ante la presencia de una insólita nueva estrella mediática de origen militar, la que presenta credenciales y de qué forma y con mensaje sibilino y críptico de alto destape político. ¡Toda una singular bomba de tiempo!  [DAG. Sábado, 06 de mayo de 2017. Año XV. Número 5895].