INTERNACIONALES. Lunes, 21 de marzo de 2016.

0
112

¿Chávez, asesinado por el jefe de su guardia? EE.UU. trata de cubrir sus huellas en el caso

La abogada, escritora e investigadora Eva Golinger ha cuestionado repetidamente las circunstancias sospechosas que rodean la muerte del expresidente de Venezuela, Hugo Chávez. "La enfermedad cancerosa de la que Chávez sufrió fue inusualmente agresiva y sospechosa, y cada día se convierte más en una evidencia de que es posible que Chávez fue asesinado", escribe Golinger en su blog para RT. "Todo lo que Washington estaba tratando de lograr durante el gobierno de Hugo Chávez hoy en día se está realizado en su ausencia", añade, refiriéndose a los posibles autores de la muerte del líder bolivariano.

La muerte de Chávez cumplió los objetivos de Washington

La periodista también presta atención a una de las personas más cercanas a Chávez, el jefe de la guardia presidencial, Leamsy Villafaña Salazar, y sus posibles vínculos con la muerte del exmandatario, que se hacen más y más evidente con "solo saber que uno de sus edecanes más cercanos durante años, quien estuvo a solas con él y quien le llevaba su comida, su café, su agua, hoy es un testigo protegido en Estados Unidos". "Las acciones ocultas de Leamsy Salazar y su íntima colaboración con las agencias de inteligencia de Washington pronto se darán a conocer", afirma la investigadora. Mientras tanto, en su artículo para la Fundación de la Cultura Estratégica el periodista y escritor Nil Nikandrov se ha adentrado en el tema de la relación entre la inteligencia estadounidense y ex guardia de alto rango venezolano y su rol en la muerte de Chávez.

Datos escasos sobre la vida y el servicio del ex guardia

El periodista señala que el nombre del jefe de la guardia de Hugo Chávez fue rara vez mencionado en los medios de comunicación, mientras que el expresidente estaba vivo. Debido a la naturaleza de su trabajo Leamsy Villafaña Salazar evitaba la publicidad, no le gustaba ser fotografiado y siempre trataba de permanecer en las sombras. Chávez lo consideraba un agente confiable, incorruptible y un oficial bolivariano profesionalmente entrenado. Por extraño que parezca, se sabe muy poco acerca de la figura de Salazar, y los datos disponibles en su mayoría provienen de las fuentes estadounidenses. De acuerdo con ellas, el exmilitar nació en 1974 en la capital venezolana. Después de la secundaria ingresó en la academia naval, de donde se graduó en 1998. En 1999, Salazar fue elegido para ser un guardia de honor presidencial, luego Salazar se convirtió en un asistente personal de Chávez. Después del intento del golpe de Estado del 2002, Salazar fue inesperadamente mandado a una base naval en la provincia de Punto Fijo (Estado Falcón), pero en 2006 Chávez ordenó su regreso a sus antiguas funciones en el equipo de seguridad. Tras la muerte de Chávez, Salazar proporcionaba seguridad al presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello. No obstante, el debate sobre las causas de la muerte del exmandatario y sobre los personajes que podrían estar involucrados en el caso hizo a Cabello dudar de su persona y pedir al Ministro de Defensa transferirlo a otro puesto.

La fuga a EE.UU.

En algún momento durante este período Salazar se casó con su segunda esposa, Anabel Linares Leal, graduada de la academia militar del país. Durante un tiempo Anabel trabajó con las cuentas financieras de las Fuerzas Armadas de Venezuela en el Banco Bicentenario, que sugiere que ella tenía acceso a información secreta sobre las compras de armas en el extranjero. Los recién casados ​​solicitaron a las autoridades venezolanas el permiso para viajar a la República Dominicana para su luna de miel. No obstante, desde la capital dominicana, Santo Domingo, la pareja de improviso se dirigió a España de donde un avión especial que pertenece a la Administración estadounidense para el Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés) llevó a Salazar y su familia a EE.UU. 

"La muerte de Hugo Chávez, un magnicidio preparado por la CIA"

Narrando la historia de Salazar, los medios internacionales, por su parte, aseguran que mientras Chávez estaba vivo, él fue un fiel "comprometido bolivariano", pero después de su muerte Salazar había decidido romper con el "régimen", por lo que había llevado a cabo negociaciones secretas con la DEA durante 13 meses, no solo para organizar su fuga, sino también para obtener ciertas promesas con respecto a su propia seguridad, así como la de su esposa e hijos. Cabe señalar que ninguna fuente menciona la participación de la CIA en el caso, solo la de la DEA. La razón de ello, de acuerdo con Nikandrov, es muy clara: la CIA es una agencia de espionaje, y cualquier indicador de posibles lazos secretos de muchos años con esta "oficina de sicarios" podía poner en peligro la vida de Salazar, sabiendo que el Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN) investigaría la posibilidad de su participación en el asesinato de Chávez.

Colaboración con la inteligencia de EE.UU.

Ahora la pareja vive en EE.UU. bajo protección federal, y da testimonios en una amplia gama de temas, principalmente en la supuesta "participación" de varias figuras del gobierno bolivariano en el tráfico de drogas, incluidos los líderes militares. El periodista señala que mucho antes de que Salazar realizara su fuga de Venezuela, las agencias de inteligencia estadounidenses habían comenzado a plantar información falsa en los medios de comunicación acerca de la existencia de un denominado Cártel de los Soles, que supuestamente era dirigido por Diosdado Cabello y un grupo de generales venezolanos. El político, por su parte, fue comprometido como medida preventiva, ya que las agencias de inteligencia estadounidenses lo vieron como el más probable sucesor de Chávez. Así, inmediatamente después de su fuga, Salazar fue reclutado en esta campaña de difamación contra Cabello. Mientras tanto, los medios de comunicación pro estadounidenses hacen todo lo posible para pasar por alto las preguntas que inevitablemente surgen acerca de la participación de Salazar en los preparativos para el asesinato de Chávez, afirmando que no puede haber ninguna duda de que fue un fiel servidor de la República Bolivariana e idolatraba a Chávez hasta que se enteró de los supuestos vínculos de los altos cargos del país con el tráfico de drogas. Sin embargo, la investigación realizada por el SEBIN plantea dudas acerca de la 'rectitud impecable' de Salazar. Incluso su madre ha admitido que el trabajo en la guardia presidencial pesaba sobre él, pero su hijo no tenía ninguna prisa en distanciarse de Chávez, porque el principal empleador de Salazar era otra persona que insistió estrictamente en seguir ejerciendo sus funciones.

Intentos de EE.UU. para cubrir las huellas

El experto señala que el 'zumbido' de los informes en los medios pro estadounidenses sobre "tráfico de drogas" de los líderes de Venezuela se hace cada vez más fuerte. De acuerdo con Nikandrov, el plan ideado por la inteligencia de EE.UU. es claramente evidente: distraer a la opinión pública mundial del hecho de que Salazar es el candidato más probable para haber matado a Chávez. Mientras tanto, las agencias oficiales (y no oficiales) en Venezuela están recolectando evidencia de las actividades criminales de Salazar, sus encuentros clandestinos con representantes de la CIA y la DEA, y la posibilidad de que él dio la información a los estadounidenses sobre los itinerarios de viajes del presidente, así como el material biológico que pertenecía a Chávez.

Los estadounidenses, por su parte, están haciendo todo lo posible para impedir este trabajo, asegura Nikandrov. Así, por ejemplo, la oficina de la CIA en Madrid (España) ha fabricado un escándalo que rodea al personal de la Oficina del Agregado de Defensa de Venezuela, acusándolo de espionaje a miembros de la oposición. Pero, por supuesto, de acuerdo con el periodista, su problema real es muy distinto: la amenaza de revelaciones escabrosas sobre el asesinato de Chávez. Mientras tanto, las autoridades venezolanas han decidido ofrecer una recompensa económica para cualquier información específica acerca de las personas que pudieron coordinar y ejecutar el asesinato del exlíder bolivariano. [Russia Today]

Obama llega a Cuba para sellar el deshielo con Castro

Un presidente de Estados Unidos puso este domingo pie en Cuba por primera vez en 88 años. Barack Obama, que en 2008 ganó las elecciones con la promesa de dialogar con países enemigos, aterrizó a las 16.19, hora local, en el aeropuerto José Martí de La Habana. Obama no llega para pedirle al líder cubano, Raúl Castro, un cambio político en uno de los regímenes autoritarios más longevos. Tampoco se le recibe con hostilidad: al contrario. En la isla caribeña, uno de los pocos reductos de la Obamamanía, el presidente estadounidense quiere afianzar el acercamiento entre ambos países.

Hasta unos meses, la posibilidad de que un presidente de EE UU entrase triunfal en La Habana entraba en la categoría de las peores pesadillas del castrismo. El apellido Castro provocaba en Washington y Miami —sede del exilio— urticaria, e imaginar a un presidente visitando a un Castro en el Palacio de Revolución de La Habana parecía pura política ficción.

La visita, de 48 horas, culmina un año en que Obama y Castro —un afroamericano nacido en 1961, cuando la revolución cubana tenía dos años, y un viejo revolucionario y militar nacido en 1931— han puesto fin a más de medio siglo de guerra fría. En poco más de un año, EE UU y Cuba han reabierto sus embajadas y Washington ha relajado las condiciones para hacer negocios y viajar a Cuba. El deshielo se ha acelerado tanto que, lo que parecía inimaginable hace un año y medio, como es ver a un presidente estadounidense paseando por La Habana, se antoja natural. La anomalía parece hoy la obstinación durante 55 años en una política de confrontación que mantuvieron diez presidentes sin lograr desalojar a los Castro del poder. La visita incluye, además del discurso y una reunión el lunes con Raúl Castro (no con su hermano Fidel), encuentros con empresarios y disidentes, y la asistencia a un partido de béisbol. Le acompaña la familia al completo: la primera dama, Michelle, sus hijas Sasha y Malia, y su suegra, Marian Robinson.

En el aeropuerto les recibieron el ministro de Asuntos Exteriores cubano, Bruno Rodríguez, entre otros altos funcionarios y diplomáticos. Después de una reunión con empleados de la embajada estadounidense en La Habana, Obama visitó a pie La Habana vieja, el casco antiguo de la capital. El historiador local Eusebio Leal ejerció de guía. Después, tiene previsto reunirse con el cardenal Jaime Ortega, clave en las negociaciones secretas que llevaron a la normalización de las relaciones. “Para los cubanos, la visita del presidente es una validación de la revolución”, dice Peter Kornbluh, coautor de Diplomacia encubierta con Cuba, una historia de las negociaciones secretas entre Washington y La Habana. En su última edición, el libro incluye el relato más detallado de las conversaciones que llevaron al anuncio, el 17 de diciembre de 2014, por parte de Obama y Castro, del restablecimiento de las relaciones. “El punto de vista de Estados Unidos”, sigue Kornbluh, “es el siguiente: crearemos puentes culturales, económicos, políticos entre ambas sociedades. Y por estos puentes cruzará la enorme influencia del sistema estadounidense”.

Aplicada a Cuba, la doctrina de Obama en la política exterior reza que el cambio político —la democracia, el pluripartidismo, la libertad de prensa— no llegará impuesto desde fuera, ni mucho menos a la fuerza. Obama no busca el cambio de régimen: ni aquí ni en Irán. La idea es que, mejorando las vidas de los cubanos de a pie, el país acabará transformándose. Cuantos más turistas y estudiantes visiten la isla, y cuanto más negocien entre ellos cubanos y estadounidenses, más cerca estarán de la democratización. El martes, en el discurso central de la visita, Obama dejará claro que corresponde al pueblo cubano —no a EE UU, ni a nadie más— decidir su futuro. Pero no callará su opinión. “Al pueblo cubano, como a los pueblos de todo el mundo, las cosas le van mejor con una democracia genuina en la que sea libre de elegir a sus líderes, expresar sus ideas y practicar su fe”, adelantó hace unos días en Washington Susan Rice, consejera de seguridad nacional de la Casa Blanca. “Estados Unidos seguirá promoviendo los derechos humanos para todas las personas, en cualquier lugar, incluida Cuba”. En diciembre, Obama dijo que carecía de sentido visitar Cuba si no había avances palpables en derechos humanos. Estos avances no son visibles y, sin embargo, Obama viaja a la isla.

“Evidentemente, cambió de criterio”, dice el profesor Jorge Domínguez, de Harvard. “En vez de decir: ‘Voy a esperar a que sean palpables los avances en derechos humanos’, mi impresión es que él se ha dicho a sí mismo: ‘Dispongo de poco tiempo. Y si quiero que ocurran cambios en Cuba, tengo que ir a ver a Raúl Castro y decirle: ‘Oye, ¿qué pasa? Yo sólo no puedo hacer esto’’”. Cuando faltan diez meses para que un nuevo presidente le releve en la Casa Blanca, un presidente que podría deshacer los avances del último año, Obama quiere que el deshielo sea irreversible. “Un presidente republicano podría dar marcha atrás si quisiera”, dice Elliott Abrams, veterano de la Administración Bush y uno de los referentes del movimiento neoconservador. “Mi principal objeción a la política de Obama es que, al contrario que en el caso de Birmania, donde planteamos demandas antes de levantar las sanciones, a Castro se lo hemos dado todo a cambio de nada. Los derechos humanos están peor hoy en Cuba que hace un año”.

Abrams cree erróneas las analogías de viaje de Obama a Cuba con el del presidente Richard Nixon a China en 1972 o el de Bill Clinton a Vietnam en 2000. “En Vietnam tuvimos una guerra con 50.000 muertos. China, a fin de cuentas, es una gran potencia. Cuba es pequeña, con una economía pequeña. Creo que, para Obama, se trata sobre todo de un viaje vanidoso: se reunirá con Castro y a la prensa le encantará, pero los efectos serán muy reducidos”. [El País]

Cuentas bancarias, rentas, acciones, seguros e inmuebles… Son muchas las inversiones y el patrimonio que los españoles tienen en el extranjero. Según los últimos cálculos de la Agencia Tributaria, se acerca a la cifra total de 91.000 millones de euros.

De esa cifra, el 10% (9.100 millones de euros) corresponden a activos en inmuebles. Ese monto declarado y que se desprende de las inversiones de propiedades fuera de nuestras fronteras tiene que ver directamente con el sector inmobiliario. La mayor parte de esos inmuebles se concentran en territorio europeo y EE. UU, de acuerdo a un informe de idealista.news. Precisamente, los españoles que posean bienes y derechos situados en el extranjero tienen tiempo hasta el próximo 31 de este mes para presentar a Hacienda su declaración anual correspondiente al ejercicio 2015, de acuerdo a lo informado por ese medio.

Si no lo hacen, se exponen a tres tipos de sanciones, según el sindicato de técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha): una multa mínima de 10.000 euros por no presentar el modelo, la tributación en la tarifa del IRPF del valor de la titularidad de esos bienes en el exterior como una ganancia patrimonial no justificada e imprescriptible y una sanción del 150% de la cuota defraudada si no presentan declaraciones complementarias antes de que la Agencia Tributaria les investigue. Están obligados a realizar la declaración las personas físicas (personas), las personas jurídicas (empresas) y entidades que sean titulares de bienes y derechos situados en el extranjero cuyo valor superara 50.000 euros a fecha de 31 de diciembre del pasado año. Este segmento debe rellenar y presentar el documento que popularmente se conoce como ' Modelo 720'.

Un total de 135.927 españoles presentaron su formulario en 2013, a través de la declaración de bienes en el exterior. Suiza es el país que alberga más patrimonio nacional en materia de bienes y activos en general, con 19.867 millones, seguido de Luxemburgo, con 9.979 millones, y Países Bajos, donde descansan 7.540 millones. Los tres países concentran 37.387 millones, un 41% de los bienes de españoles declarado en el extranjero. En el apartado de inversión inmobiliaria, todo está más repartido. Los españoles tienen inmuebles, sobre todo, en Francia (1.727 millones de euros), Reino Unido (1.379 millones), Alemania ( 727 millones) y Portugal ( 682 millones). En Andorra poseen otros 627; en Bélgica, 458; en Estados Unidos, 374; en Suiza, 354; en Venezuela, 326 y en Italia, otros 309 millones. Por tanto, solo diez países aglutinan prácticamente 7.000 de los 9.100 millones, lo que se traduce en un 76% de todo el patrimonio inmobiliario de los españoles en el mundo. Los 2.200 millones de euros restantes se encuentran muy repartidos. En Holanda se contabilizan 224 millones, mientras que en otras siete naciones (México, Argentina, República Dominicana, Dinamarca, Brasil, Finlandia y Luxemburgo) el patrimonio español supera los 100 millones.

El patrimonio inmobiliario 'oculto'

Resulta casi imposible saber qué parte del patrimonio inmobiliario de los españoles en el extranjero aún no se ha declarado. En cualquier caso, los asesores fiscales y los inspectores de Hacienda coinciden en que con la normativa actual resulta muy arriesgado mantener propiedades ocultas al fisco en el exterior. Desde que la misma entró en vigor, los inspectores detectaron propiedades ocultas o patrimonio 'escondido' por un importe aproximado a los 128 millones de euros en Suecia, Irlanda, Colombia, Noruega, Egipto y Hungría. También en destinos como Austria, Rusia, Chile, Australia, Mónaco, China, Japón, Israel, Grecia, Canadá, Emiratos Árabes Unidos, Panamá, Perú y Costa Rica. También figuran, con propiedades que entre todas suman menos de 10 millones de euros, países como Ecuador, Tailandia, Cuba, Sudáfrica, Bahamas, Filipinas, Gibraltar, Nueva Zelanda, Irán y ¡hasta Siria! Hay casos de patrimonio inmobiliario en un pequeño estado soberano africano llamado Suazilandia (766.000 euros), así como en unas de las islas de las Antillas llamadas San Cristóbal y Nieves (255.000 euros), en una isla situada a tan solo 1.600 kilómetros de la Antártida denominada Bouvet (5.746 euros), e incluso la cifra que ha contabilizado Hacienda en Pakistán (donde solo constan 500 euros).

Una sanción del 150% por no declarar

La Agencia Tributaria ha recopilado todos estos datos a través de la mencionada declaración 720, un modelo que es obligatorio que entreguen todos los contribuyentes que posean más de 50.000 euros en bienes en el exterior. Esta declaración, que se activó en 2013 para ayudar al fisco a luchar contra el fraude, impone sanciones muy severas a todos aquellos que la incumplan. Y es que los bienes en el extranjero no declarados en este modelo son considerados por Hacienda como una ganancia patrimonial no justificada en el IRPF y están sujetos a una sanción de hasta un 150% del importe no declarado. [lainformacion.com]

Manifestaciones contra Trump en Arizona y Nueva York

Manifestantes contra Donald Trump bloquearon una carretera en Arizona este sábado y crearon un caos con el tránsito en un intento por impedir su participación en un acto en Fountan Hills. Los opuestos a Trump estacionaron sus automóviles en el medio de una calle de tres sendas que conduce al parque Fountain, donde el candidato a la nominación presidencial republicana planeaba hablar este sábado. Algunos manifestantes se encadenaron a sus vehículos para demorar los esfuerzos de la policía por despejar el área. Trump habló este sábado por la mañana en el Phoenix Convention Center, antes de dirigirse a Fountain Hills, a unos 48 kilometros al noroeste de la ciudad. Videos aéreos mostraban colas de varios kilómetros de autos detrás de las protestas. Entre tanto, en la ciudad de Nueva York miles de manifestantes se reunieron este sábado frente a uno de los edificios de Donald Trump en Manhattan para protestar en su contra. Los manifestantes se reunieron alrededor del mediodía cerca de Trump Tower en Columbus Circus portando carteles y tocando tambores. Después planeaban dirigirse al edificio en la 5th Avenue donde vive Trump. [VOA]