INTERNACIONALES. Martes, 12 de enero de 2016.

0
122

“La familia real de Arabia Saudita está asustada y esto es malo para las relaciones entre Riad y Washington”, escribe el columnista y ex reportero del periódico norteamericano ‘Los Angeles Times’, Doyle McManus. “Las relaciones entre Arabia Saudita y Estados Unidos son más inestables que nunca”, afirma. En el pasado los príncipes saudíes podían contar con el apoyo de Estados Unidos en cualquier tipo de desacuerdo con Irán, pero “esto no es lo que ha pasado esta vez”, subraya el columnista. En lugar de apoyar a Riad, Washington afirma estar descontento con ambas partes: con los saudíes por la ejecución del clérigo chiíta Nimr al Nimr y con los iraníes por no haber garantizado la protección de la embajada saudí en Teherán. Según McManus, los representantes de Estados Unidos no ocultan su malestar por las acciones de Arabia Saudita, mientras que Riad, por su parte, no oculta su descontento con los estadounidenses. “Hemos contemplado durante mucho tiempo el deterioro de las relaciones entre Estados Unidos y Arabia Saudita, que comenzó mucho antes de la Administración de Barack Obama”, asegura el exembajador estadounidense en Riad, Charles W. Freeman Jr. Según él, si bien “las relaciones entre ambos países se han basado en intereses y no en valores”, en los últimos años esos intereses “divergen”, en particular en lo que respecta a Irán y la cuestión del petróleo. “Ambos países todavía se necesitan el uno al otro, pero mucho menos que antes. Siguen siendo socios, pero son socios más distantes”, concluye el columnista. Según McManus, el miedo de los saudíes radica en factores tanto externos como internos. “Están rodeados de enemigos”, señala el autor del artículo. Por el norte temen al líder del movimiento yihadista del Estado Islámico, Abu Bakr al Baghdadi, que prometió derrocar a la dinastía real. Asimismo, el país está rodeado por otros enemigos como los rebeldes chiítas en el sur, en Yemen, y por el Irán chiíta en el este. Entre los problemas internos el autor del artículo destaca el conflicto entre chiítas y sunitas y la fuerte caída de los precios del petróleo, que crea un agujero en el presupuesto, mientras que su población, acostumbrada a los servicios públicos gratis y viviendas de protección oficial, sigue creciendo...………Las cuentas informáticas personales del director de la Inteligencia Nacional de Estados Unidos, James Clapper, han sido pirateadas, informa AP. Clapper conoce lo sucedido y ya ha avisado a las autoridades competentes, pero aún no ha proporcionado más detalles. Se estima que el ataque cibernético ha sido perpetrado por un adolescente que pertenece al mismo grupo que ‘hackeo’ el correo electrónico del jefe de la CIA, John Brennan, el año pasado………….Ulrich Weber, un abogado contratado por la Iglesia católica, ha revelado nuevos casos de abusos de menores en el coro dirigido durante 30 años por el hermano mayor del Papa Benedicto XVI. La revelación se produce en el marco de su investigación sobre el escándalo en torno a Domspatzen, el coro oficial de la Catedral de Pedro en Baviera, Alemania. Según su triste estadística, el número de niños víctimas de abusos físicos o sexuales asciende a 231, cifra más de tres veces mayor de lo que la Iglesia había reconocido con anterioridad, según el portal informativo The Local. Las primeras denuncias por abuso sexual se hicieron públicas en 2010, cuando Franz Wittenbrink, un conocido compositor, declaró a la revista alemana ‘Spiegel’ que había sido objeto de abusos mientras formó parte del coro. Weber dijo que los casos denunciados por abuso incluyen delitos que van desde caricias hasta violación, pasando también por abusos físicos, como retención de alimentos y palizas. Se informa que las víctimas han denunciado a 10 autores de estos crímenes, ocurridos entre 1953 y 1992. Durante estos 30 años, el coro fue dirigido por Georg Ratzinger, hermano mayor del Papa Benedicto XVI, que renunció a su puesto en el año 2013 debido a problemas de salud……………..En una entrevista al periódico alemán ‘Bild’, la primera parte de la cual publicamos este 11 de enero, el presidente ruso Vladímir Putin ha tratado algunos de los temas de mayor actualidad internacional, como la guerra en Siria, las relaciones con Turquía y el reciente conflicto entre Arabia Saudita e Irán, entre otros. En relación al derribo del bombardero ruso Su-24 por parte de la Fuerza Aérea turca, Vladímir Putin ha señalado que “los problemas que surgieron no están relacionados con el hecho de que Turquía sea miembro de la OTAN”, ya que este país “no fue atacado por nadie”. Al mismo tiempo, “el Gobierno turco, en lugar de intentar explicarse ante Rusia por el crimen de guerra cometido […], se dirigió rápidamente a la sede de la organización atlántica en busca de protección”, lo cual parece bastante “extraño” y “humillante para Turquía”, según el presidente ruso. Por otro lado, Vladímir Putin ha expresado la esperanza de que “incidentes de este tipo no provoquen enfrentamientos a gran escala”. “Por supuesto, todos entendemos que Rusia, una vez amenazada, defenderá los intereses de su seguridad con todos sus medios, en caso de que se produzcan esas amenazas”, ha agregado el mandatario. Vladímir Putin ha rechazado tajantemente las acusaciones expresadas en Occidente sobre que las Fuerzas Armadas de Rusia en Siria no luchan contra el Estado Islámico, sino contra los rebeldes que combaten contra Bashar al Assad. “Es todo mentira”, ha asegurado Putin, quien ha argumentado que los videos que, aparentemente, validan esta idea “aparecieron antes de que nuestros pilotos comenzaran a atacar las posiciones de los terroristas, y hay pruebas de ello. Sin embargo, nuestros críticos tratan de no darse cuenta”. Respecto al ataque contra el hospital afgano de Kunduz, Putin ha denunciado que “la prensa occidental no dice nada y se olvida de todo rápidamente”, mientras que la información falsa de que los pilotos rusos atacan objetivos civiles “circula constantemente”. El presidente de Rusia ha indicado que su país quiere evitar que “la situación en Siria se desarrolle como en Libia o en Irak” y ha opinado que “hay que aplicar todos los recursos para fortalecer el poder legítimo en los países de la región —lo cual atañe a Siria—, restablecer y reforzar las estructuras de poder que se forman en países como Irak, Libia o Afganistán y lograr la estabilidad en países como Somalia”. No obstante, el presidente ha añadido que “esto no significa que haya que dejar todo como está”, sino que “basándose en esa estabilidad, por supuesto, hay que llevar a cabo reformas políticas”. En lo que se refiere a Siria, Putin ha insistido en que el primer paso de los cambios políticos tiene que ser “la elaboración y adopción de una nueva Constitución”, que permita celebrar unas elecciones anticipadas. “El pueblo sirio es el único que debe determinar quién gobernará el país y cómo va a hacerlo”, ha recalcado Vladímir Putin. “Creo que el presidente Assad cometió bastantes errores, pero ¿acaso no sabemos que el conflicto de Siria no habría adquirido esa escala si, inicialmente, no hubiera estado apoyado desde el exterior con enormes cantidades de dinero, armas y combatientes?”, ha reflexionado Putin. Bashar al Assad “no busca eliminar a sus compatriotas”, sino que “lucha contra quienes se levantaron en armas contra él”, ha subrayado el mandatario ruso. “Si esos combates hacen sufrir a la población civil pienso que, ante todo, la responsabilidad es de los grupos armados y de quienes los ayudan”, ha agregado el presidente. Rusia “apoya las acciones militares de la oposición armada que lucha contra el Estado Islámico”, ha recordado Vladímir Putin, para añadir que “coordinamos nuestras acciones con ellos y los ataques de nuestra aviación apoyan sus ofensivas en distintas partes del frente”. “Miles de personas luchan contra el EI. Apoyamos tanto al Ejército de Assad como a la oposición armada. Algunos de ellos ya lo han anunciado públicamente y otros prefieren guardar silencio, pero el trabajo continúa”, ha destacado el mandatario ruso. En cuanto al conflicto entre Arabia Saudita e Irán, Vladímir Putin ha ofrecido la participación de Rusia “para resolver el problema lo antes posible”. El enfrentamiento entre ambos países “dificulta la labor para solucionar el problema sirio, la lucha contra el terrorismo y las iniciativas para terminar con el flujo de refugiados hacia Europa”, ha advertido el presidente. “Tenemos unas relaciones muy buenas con Irán y somos socios estables de Arabia Saudita. Lamentamos que esto haya ocurrido, sobre todo teniendo en cuenta que el clérigo fallecido no luchaba con un arma en las manos. Al mismo tiempo, el ataque contra la embajada saudí resulta completamente inaceptable en el mundo contemporáneo”, ha valorado Putin. “Me parece que Rusia nunca llegó a ser un miembro pleno de la G8, porque los ministros de Asuntos Exteriores de los otros siete países siempre negociaban por separado”, ha confesado Vladímir Putin, quien, de todos modos, tampoco considera que el grupo fuera un “instrumento inútil” porque “al menos, la presencia de Rusia permitía escuchar una opinión alternativa sobre algunos de los asuntos que se discutían”. El presidente ha precisado que no fue Rusia quien rompió la cooperación, ni en el marco de G8 ni en el Consejo Rusia-OTAN, y ha aseverado que “estamos dispuestos a trabajar con todos, si existe un tema que permita una discusión conjunta. Creemos que sí lo hay, pero un amor solo puede ser feliz si es mutuo: si no quieren trabajar con nosotros, entonces, no es necesario”, ha agregado Putin. Ante el comentario que realizó el presidente estadounidense, Barack Obama, sobre que Rusia es un “poder regional”, Vladímir Putin estima que “el intento de hablar sobre otros países en un tono despectivo es otro intento de demostrar su exclusividad” y se trata de “una postura errónea”. “Cada persona, y sobre todo el presidente de EE.UU., tiene derecho a tener su opinión sobre cualquiera: sus socios, otros países… Es su opinión, igual que sé que piensa que la nación estadounidense es exclusiva. No estoy de acuerdo ni con lo uno, ni con lo otro”, ha manifestado Putin. Al mismo tiempo, el presidente ha señalado que Rusia “no pretende ejercer un ‘superpoder’, es costoso y no tiene sentido”. No obstante, recuerda que su país se sitúa en el quinto o sexto puesto del mundo, según el volumen de su economía, y “tiene muy buenas perspectivas y potencial para el desarrollo”, ha añadido Putin..…….Un ataque suicida deja al menos 10 muertos en el centro de Estambul. La explosión dejó al menos 10 muertos y 15 heridos, según informa el servicio de prensa de la Gobernación de Estambul. Medios locales afirman que entre los fallecidos figuran seis ciudadanos alemanes, un noruego y un peruano, aunque solo la información sobre la víctima del país nórdico ha sido confirmada de manera oficial por su Cancillería, de acuerdo con Reuters. De acuerdo con AFP, el presidente turco Recep Tayyip Erdogan ha señalado a un atacante suicida sirio como autor del atentado. NBC, por su parte, ha informado que el sospechoso no estaba en la lista de terroristas, pero fue registrado como un refugiado. Erdogan ha confirmado que entre las víctimas hay varios extranjeros, pero no ha especificado cuáles son sus nacionalidades. En declaraciones recogidas por AFP, según el presidente turco su país “es el primer objetivo para todos los grupos terroristas que actúan en la región”. El Ministerio de Exteriores alemán ha publicado en su página oficial una advertencia dirigida a sus ciudadanos en Turquía para que se abstengan de realizar visitas a lugares famosos y llenos de gente, según RIA Novosti. [Russia Today]