INTERNACIONALES. Sábado, 02 de enero de 2016:

0
127

Periodistas de ‘Financial Times’ han realizado pronósticos sobre los acontecimientos políticos y económicos más importantes que le esperan al mundo en 2016. En particular, el columnista de asuntos exteriores del periódico, Gideon Rachman, opina que el año 2016 “probablemente vea el fin del largo reinado [de Angela Merkel] como canciller”, que se produciría debido a la cuestión migratoria. En 2015, Alemania ha recibido alrededor de un millón de refugiados, y pese a las promesas de Merkel de reducir los flujos migratorios para el próximo año, será algo difícil de conseguir. “La admiración por el coraje y el liderazgo moral de la canciller dará lugar a la incertidumbre y el descontento”, escribe el experto. El punto decisivo podría ser un “levantamiento de los gobiernos locales que afirman ser incapaces de afrontar las cifras”. Esto a su vez provocaría un desafío para Merkel dentro de la Unión Demócrata Cristiana de Alemania haciendo insostenible su posición. En cuanto a Siria, la periodista Roula Khalaf afirma que Bashar al Assad seguirá siendo el presidente del país, aunque señala que será nominalmente. A finales de diciembre, el Consejo de Seguridad de la ONU aprobó la resolución sobre Siria que prevé que la transición política en Siria debe ser realizada en un período de 6 meses y que luego, en los próximos 18 meses deben celebrarse elecciones. Con respecto a la crisis petrolera, a juicio del periodista Ed Crooks, “50 dólares por barril para el crudo Brent es un precio demasiado bajo para que la industria haga las inversiones necesarias para responder a la creciente demanda global”. “Siempre que la economía mundial no se deslice en una recesión, parece que va a ser el año en que los precios del petróleo se vuelvan a dirigir hacia niveles más sostenibles”, opina Crooks. Entre otros temas, los expertos de ‘Financial Times’ predicen que Hillary Clinton ganará las elecciones presidenciales de EE.UU., aunque “su mandato comenzará en un Washington muy polarizado”; que el Reino Unido decidirá permanecer en la Unión Europea en el referéndum previsto para 2016 y que el próximo año probablemente sea “el más inestable para la moneda china”.

La belleza de las palmeras del Caribe, un atractivo para millones de turistas, podría desaparecer en Antigua y Barbuda debido a una enfermedad que mata rápidamente a los cocoteros. Se trata de una enfermedad llamada amarillamiento letal, que ya ha causado estragos en otros lugares, como la península de la Florida y Jamaica. En el caso de Antigua, donde varios sectores, como la gastronomía, los cosméticos y la medicina tradicional, están vinculadas al coco, se estima que este mal ha afectado a casi el 45% de la totalidad de palmeras de la isla, según datos de Barbara Japal, presidenta de la Sociedad Horticultural de la isla, informa la BBC. La enfermedad, transmitida por un insecto que se desplaza de palma en palma, habría llegado a la isla en 2012, probablemente en los cargamentos de cocoteros importados, razón por la que se ha prohibido el ingreso al país de plantas provenientes de otros lugares. Hasta el momento no se ha logrado una cura para el amarillamiento letal, siendo la única opción un costoso tratamiento con inyecciones del antibiótico oxitetraciclina (OTC), que deben aplicarse cada cuatro meses. Sin embargo, debido a la falta de presupuesto gubernamental, solo los grandes hoteles son capaces de costear estos tratamientos. En las plantas afectadas las hojas presentan un color amarillo y los frutos se desprenden antes de tiempo. “Afecta al turismo porque, como decimos acá, ‘el encanto está en la palmera’ y, realmente, está afectando al paisaje”, señala Japal, citada por la BBC. “Es devastador ver a los troncos ahí parados, como soldados decapitados. Es un shock”, se lamenta.

Numerosas nubes con extraños agujeros cubrieron este martes el cielo de los Estados norteamericanos de Louisiana y Mississippi, informa la cadena estadounidense weather.com. Las nubes también llamaron la atención de la NASA, uno de cuyos satélites fotografió los agujeros, que se encuentran a muchos kilómetros sobre la superficie de la Tierra. Estos agujeros se forman cuando la temperatura del agua en las nubes es inferior a cero, pero el agua aún no se ha congelado debido a la falta de partículas de nucleación de hielo. Cuando se forman los cristales de hielo se desencadena un efecto dominó, que hace que las gotas de agua alrededor de los cristales se evaporen, dejando un gran agujero en la nube. Estas nubes aparecen al nivel de la troposfera y, ocasionalmente, cuando los aviones vuelan a través de las nubes.

Mientras EE.UU. no detenga el comercio de armas y deje de provocar guerras, en el mundo no habrá paz, afirma el ex diplomático estadounidense Dan Simpson, editor asistente del diario ‘Pittsburgh Post-Gazette’. “Al revisar el estado de Estados Unidos a finales de 2015, llego a la conclusión de que somos una nación de asesinos, tanto aquí como en el extranjero”, sostiene Simpson, agregando que “nos guste o no, esta es nuestra reputación”. “La mayoría de los extranjeros que he conocido nos consideran locos”. afirma. Simpson, que fue embajador en varios países, asevera que casi todos los ciudadanos de países extranjeros ven a EE.UU. como una amenaza para la comunidad mundial.   “A los demás países solo les queda rezar a su Dios o dioses para que Estados Unidos no decida imponer su voluntad, ya sea mediante el establecimiento de su forma de gobierno, que, según nuestro modo de ver más les convenga, o mediante el uso de presuntas violaciones como pretexto para bombardearlos o enviar aviones no tripulados para asesinar a sus líderes”, resalta Simpson. En su artículo el ex diplomático cita una serie de ejemplos fehacientes sobre las políticas de Estados Unidos empleadas en otros países, en concreto en Afganistán, Irak, Libia o Yemen. Además, según su opinión, una serie de “supuestos aliados de EE.UU.”, como Reino Unido, intentan “frenar de alguna manera nuestras tendencias homicidas”. Asimismo, Simpson hace un llamamiento a Washington para que devuelva a casa a todas las tropas estadounidenses desplegadas en el exterior. “Mientras no lo hagamos, no habrá paz en el mundo. Dejemos de ser un asesino”, concluye.

Algo que un Gobierno progresista español debería tener siempre en cuenta es que “al liderazgo en la sombra del Eurogrupo, que mueve los hilos de la Troika”, no le importa tanto la sostenibilidad económica del país con el que está negociando, sino “imponer su autoridad”, ha advertido el exministro de Finanzas de Grecia, Yanis Varufakis, en una entrevista a ‘El Diario’. La segunda lección que España puede sacar de la “primavera griega”, en la opinión de Varufakis, es que “se recuperará económicamente de manera sostenible si se mantiene dentro de los límites que la Troika le ha impuesto”. “Un Gobierno progresista en España tiene que prepararse para un enfrentamiento con la Troika”, agrega el exministro. Finalmente, España debería prepararse para afrontar amenazas recordando que “no son creíbles”. Un Gobierno progresista español debe “exponer el bluf de la troika”, afirma Varufakis explicando que el Banco Central Europeo no puede absorber la deuda pública y privada del país si la Troika intenta amenazar a Madrid igual que a Atenas. En cuanto a Podemos, que se posicionó como la tercera fuerza política del país en las últimas elecciones generales, Varufakis les ha recomendado “mantenerse unidos” porque “divididos caerán”. “Asegúrense de que el equipo que lleva el liderazgo actúe como uno y no permitan que la Troika los divida. Si lo consigue, los destruirá”, ha advertido el exministro. [Russia Today]

Pedro Sánchez podría tener los días contados al frente del Partido Socialista. En las últimas horas se están produciendo movimientos y declaraciones que indican que se está buscando recambio para el líder de los socialistas. Todos coinciden en que ha sido el peor resultado de la historia democrática para el partido y que tiene que haber cambios. El liderazgo de Sánchez es precario. Apenas tiene apoyos a nivel interno para continuar al frente del PSOE ante cualquier situación: la formación de un Gobierno con él como candidato o la convocatoria de nuevas elecciones (se da por seguro que no va a facilitar un Ejecutivo presidido por Mariano Rajoy). Su continuidad al frente del partido tiene los pies de barro en este momento. Estos son los enemigos internos que tienen acorralado a Pedro Sánchez después del 20D: Un buen número de baronías son partidarias de acabar con la era Sánchez y dar paso a un nuevo líder. O lideresa. Existe mucho malestar a nivel interna y algunos dirigentes, incluso, consideran que los socialistas están “haciendo el ridículo” con el fuego cruzado que están manteniendo en los últimos días. No se ponen de acuerdo en cuál debe ser la estrategia a seguir a nivel nacional. Emiliano García-Page defiende un pacto con Podemos, como el que le aupó a él a la presidencia de Castilla-La Mancha, Guillermo Fernández Vara opina lo contrario y afirma que pactar con el partido de Pablo Iglesias ha perjudicado al PSOE. De la misma opinión es Javier Fernández, el asturiano que ya ha dicho la línea roja para negociar con Podemos es el referéndum en Cataluña. Los barones también están divididos sobre la convocatoria del próximo congreso. ¿Hacerlo en plazo (en febrero) o retrasarlo? Tampoco se ponen de acuerdo, pero coinciden en que Sánchez no debe seguir al frente del partido después de los resultados del 20D. El nombre de la baronesa andaluza ronda por la cabeza de Sánchez y su equipo de fieles en los últimos días. Un buen número de dirigentes y federaciones son partidarios de un relevo como candidato en el caso de que se convoquen nuevas elecciones. Consideran que Susana Díaz es, en este momento, la mejor opción para afrontar con garantías una nueva cita con las urnas. El diario El Mundo ha publicado este sábado que “un buen número de referentes del socialismo, los barones y las federaciones más potentes, incluida Andalucía”, son partidarios de aupar a Susana Díaz a lo más alto del partido. Ella, de momento, no se ha pronunciado sobre sus intenciones. El último mensaje en clave nacional lo lanzó en su mensaje de fin de año, cuando arremetió contra los que quieren dividir España. Pero Díaz no acapara la sintonía de la totalidad del partido. Algunos cuadros medios no la ven dirigiendo el partido porque, dicen, “no da para más”. Los veteranos del PSOE son una de las facciones más importantes del partido. Ellos han movido los hilos durante los últimos años. Internamente se apunta a dos nombres: Felipe González y Alfredo Pérez Rubalcaba. Lo que ellos digan, a pesar de su distancia aparente, es tenido muy en cuenta en el socialismo. Fuentes socialistas consultadas por lainformacion.com indican que los ‘viejos rockeros’ son partidarios de dar paso a un nuevo líder en el PSOE. Lo tienen decidido, apuntan, y buscan la mejor solución para el partido. Estos veteranos ven como inevitable la celebración de nuevas elecciones y consideran que Sánchez no debe ser el candidato. Otro frente crítico con Pedro Sánchez es el tomasismo, la corriente de los socialistas madrileños fieles a Tomás Gómez, que prepara la ‘vendetta’ contra el líder del partido. Llevan meses agazapados, en segunda línea, esperando al batacazo del secretario general. Ahora, después del resultado de las generales, consideran que ha llegado su momento y se organizan para el ataque contra el aparato. La rebelión del tomasismo contra Sánchez se evidenció en la ‘cena de los cuchillos largos’ a la que acudieron el propio Tomás Gómez o Antonio Miguel Carmona, entre otros. Se celebró la noche del pasado martes y asistieron 500 comensales contrarios a la continuidad del secretario general al frente del partido. Varios testigos presenciales confirman que fue una cena tremendamente crítica con Sánchez por los malos resultados electorales que ha conseguido el PSOE: 90 diputados, el peor registro de la historia democrática para los socialistas. La conclusión final a la que llegaron los partidarios de Gómez y Carmona es que van a hacer todo lo posible por acabar políticamente con Pedro Sánchez. Se escucharon expresiones muy duras, como, “decapitar”, “cortarle la cabeza”, “vamos a por él” o “no vamos a emplear medias tintas”, todas ellas en términos políticos. [lainformacion.com]