La alta dirección del Partido del Liberación Dominicana (PLD) ha quedado sacudida de pleno por una “inocente” propuesta de descentralización burocrática de su presidente nacional, Danilo Medina Sánchez.

0
90

La propuesta en sí se circunscribe y en lo relativo, a que haya un esquema de descentralización, por medio del cual, el comité político queda fuera de las secretarias y el comité central lo reemplaza, con lo que, dicho sea de paso, el sistema dictatorial interno quedaría totalmente superado y como experimento social abierto, bien que podría ser copiado por los demás partidos políticos, todos, interesados hasta ahora en siempre fortalecer la dictadura de partido de cada bandería.

Evidentemente y afianzado en su propia experiencia de que la presidencia de la República cesárea partidaria afecta la funcionabilidad partidaria y hace casi imposible que la institucionalidad democrática predomine y en razón, de que quien sea presidente de la República  partidario, en el esquema actual, se le impone al  miembro del partido que actúe como presidente del mismo y lo que es dañino para la existencia funcional de la misma colectividad política como un todo y ni hablar del sistema político, lo que  obliga a que se entienda, que con su propuesta, Danilo logra una descentralización efectiva y de alta dinámica funcional partidaria.

Por lo tanto, lo de “inocente” solo cabe con respecto a que quien sea presidente partidario, pues de este modo verá mermar sus propias prerrogativas funcionales, frente a las indelegables y constitucionales del otro miembro partidario que sea presidente de la República, cuyo peso constitucional es de aplicación automática e inmediata, pero con la descentralización burocrática, el PLD saldría del estancamiento en el que se encuentra.

De ahí que con su propuesta, el expresidente se cura en salud y autocriticándose en cierto modo, trata de imponer un criterio más flexible y ecléctico  por via de crear un mecanismo de contrapesos institucionales que obligue a todos los miembros partidarios, desde el presidente del partido hacia el miembro partidario que sea presidente de la República, con lo que toda la dirección partidaria se vería obligada a un sistema de contrapesos, que facilite las cosas y para que ningún peledeísta se considere o entienda como el amo del partido y sí que institucionalmente, la dirección colectiva predomine en el ánimo y decisiones de todos.

Solo si muchos recordamos el viejo esquema actual, de que siendo Leonel Fernández presidente de la República, anuló tajantemente la institucionalidad democrática interna y haciendo del comité político como también del central, simples matasellos de lo que aquel presidente quería de como el partido funcionara y lo que generó el inmovilismo que en la actualidad le paraliza y que, en su momento, fuera copiado por el mismo Danilo.

En consecuencia, ahora que el PLD parecería que podría pretender, ir por una conducción y rumbo de descentralización democrática, reforzando al comité central por encima del comité político y sin que el segundo pierda sus funciones actuales, pero si actuando entre sí como contrapesos del presidente partidario, así como de uno y otro comité y de quien sea presidente de la República, pero sin chocar con las prerrogativas constitucionales de este último, a quien como miembro partidario si se le aplicaría la descentralización que se imponga, podría hablarse y tentativamente de un esquema direccional nada despreciable y sí de características de independencia propia.

De lograrse, entonces habría que crear un mecanismo educativo institucional mas a tono con los tiempos que se viven y dejando como experiencia del pasado el concepto traumático de los círculos de estudios, los que, para aquellos tiempos de la Guerra Fría, tal vez pudieron funcionar aceptablemente, pero que ahora serían un mecanismo absolutamente arcaico de culto a la personalidad y fanatismo político extremo.

Desde luego, reconocemos, que de inocente la propuesta de Danilo no tiene nada, pero por lo menos es una propuesta que va a poner a pensar a muchos y sobre todo, que frente a las elecciones del 2024 y siendo el PLD un partido que está abajo y con pretensiones de volver al poder, deberá tener creatividad de exposición y una conceptualización tan amplia de lo que en realidad pretende y mucho más, cuando sus dos principales opositores, el PRM y la Fuerza del Pueblo, se muestran indelicadamente aliados y en el caso de la FP, con un presidente enormemente resentido  cuya única meta es obstaculizar la vida de un PLD, al que Leonel nunca le aceptará que le hubiese rechazado.

Es tanto así, que, si Danilo y los miembros de los actuales comité político y comité central no caen en cuenta, de quien es la voluntad política que está detrás del mecanismo arbitrario de actuación del actual ministerio público central, cuyo único objetivo es solo meter presos por un largo tiempo a los miembros de los pasados gobiernos de Danilo, entonces, todos esos dirigentes estarían actuando a tientas.

Y es que Leonel, que en estos momentos es el ariete destructor para reducir a la nada y con el concurso del PRM, al PLD, es evidente que conspira en silencio contra la supervivencia del partido morado. Afortunadamente, la carrera burocrática judicial es el principal obstáculo que impide a las autoridades actuales hacer de su ministerio público, el mecanismo persecutor más expedito y gracias a ese paraguas institucional, el PLD y al menos por ahora, tiene garantizada su supervivencia, pues aun cuando el PRM tiene mayoría aplastante en el Congreso Nacional, no tiene la fuerza propia para imponérsele al Poder Judicial.

Por eso, cuando se llega a esta conclusión, entonces se podría entender el por qué decimos que la propuesta innovadora de Danilo no es tan inocente, ya que va directamente a proteger al PLD de las embestidas gubernamentales más desafiantes y las que carecen de inocencia.

Lo que obliga también a decir, que el PLD está obligado a aceptar la propuesta de Danilo, pues al democratizarse y descentralizarse al mismo tiempo, se encontraría en mejores condiciones para enfrentar los ataques continuos y la mayoría solapados, del PRM, su gobierno y Leonel.

En este plano, amplitud de miras es lo que los peledeístas deben entender  que tienen que desarrollar, “mente amplia” como otros dicen y en base a ello, el PLD hasta podría tener un futuro y camino más lisonjero y que dentro de los parámetros en los que ahora el PRM se desenvuelve, de odio, persecución, acechanza y alevosía y para mayor contradicción, desde el gobierno diciéndose que les molesta que se hable de que el camino de la reelección estaría abierto para Abinader y con lo que se abre la grave probabilidad de perder popularidad, votos y partidarios y tal como si los del PLD pisaran un camino solo de vidrios del que no pudieran salir.

En resumidas cuentas, debemos recordar, que, en política, lo que ayer parecía una política buena, al rato podría dejar de serlo y al otro día ni existiría y mucho más, cuando se trata de un gobierno, débil en su origen, pero que por el quehacer y voluntad de Abinader, da amagos de resurgir y con fuerza y determinación. Pero ¿cómo podría reafirmase ciertamente que esta eventualidad podría suceder, cuando en estos momentos, ese mismo gobierno se ha decidido por ajustar cuentas con el periodismo independiente y como la via errada dizque para tener su camino libre?

Volviendo a la propuesta originaria de este análisis, solo hay que decir, que la alta dirección del Partido del Liberación Dominicana (PLD) ha quedado sacudida de pleno, por una “inocente” propuesta de descentralización burocrática de su presidente nacional, Danilo Medina Sánchez y que, si la miramos bien, el PLD no perdería nada al emprenderla. Además, el que se arriesga, ni gana ni pierde. Empata. (DAG)

 

 

 

 

.