La Bolsa italiana se deja más del 2% por las dudas sobre el nuevo Gobierno

0
10

Italia vive estos días su enésimo episodio de incertidumbre política, con la Liga Norte y el Movimiento 5 Estrellas intentando cerrar un insólito acuerdo de gobierno que evite la celebración de nuevas elecciones. La unión de estos dos partidos, de marcado perfil euroescéptico, ha activado la alerta de las instituciones europeas y de los inversores y si bien la salida del euro no es ya un punto de su programa, la inquietud existe respecto a la deriva política que pueda tomar la tercera mayor economía de la zona euro y se deja sentir hoy en la Bolsa y la deuda italianas.

Ejemplo de la vocación rupturista de esta alianza de gobierno, aún por concretar, es el borrador del acuerdo de gobierno entre ambas formaciones, que contiene puntos tan inquietantes como una fórmula de salida del euro y la petición al BCE de la condonación de 250.000 millones de euros bonos italianos que tiene en balance, más del 70% de toda la deuda transalpina que la institución ha adquirido en su programa de compras. La Liga y 5 Estrellas afirman que tal borrador ya es viejo, aunque esté fechado hace tan solo dos días, e insisten en que ha sido “considerablemente modificado”. En especial, han aclarado su voluntad de “no poner en cuestión la divisa europea”, unas aclaraciones que habrían bastado para no desatar hoy una avalancha de ventas en los activos italianos, aunque los inversores vigilen estos días con lupa los acontecimientos políticos del país.

Hasta el momento, la noticia del acuerdo de gobierno entre la Liga y 5 Estrellas ha pasado bastante inadvertida en el mercado. El líder de 5 Estrellas, Luigi Di Maio, declaró ayer que espera que el acuerdo de gobierno quede cerrado hoy, tras lo que queda obtener la aprobación de las bases de ambos partidos para su puesta en marcha. Y mientras tanto, la tensión aumenta, aunque de forma contenida, en el mercado italiano. “Es probable que Italia se haga cada vez más vulnerable ante cualquier nuevo episodio de aversión al riesgo”, advierten desde Citi. Esta percepción está de hecho contribuyendo al trasvase de inversión desde la deuda soberana italiana a la española, según apuntan desde Goldman Sachs.

En la sesión de hoy, el rendimiento del bono italiano se desmarca de las caídas generalizadas en la deuda soberana europea de más calidad y supera el 2%. Son los niveles que ya se vieron el pasado mes de marzo, aunque este reciente ascenso tiene en esta ocasión un claro motor en la incertidumbre política y contagia además esta mañana a la deuda española y portuguesa, que también eleva su rentabilidad. El bono italiano a 2 años también acusa las dudas de los inversores y se ha colocado en rentabilidad positiva por primera vez desde mayo de 2017, en el 0,008%.

En el mercado bursátil, los bancos italianos reaccionan con una caída superior al 3% (Unicredit se deja más del 4%, mientras Intesa Sanpaolo retrocede un 3,3%). Su evolución es especialmente determinante para la Bolsa italiana y hace que hoy Milán sea la Bolsa europea que más cae, más de un 2%. En lo que va de año despunta casi el 10%, gracias precisamente al sector bancario, que avanza en la limpieza de sus activos tóxicos y se ha librado de que el BCE le imponga un drástico saneamiento que habría precipitado las pérdidas.

"Creemos que los inversores se han posicionado corto para una caída de los mercados esta semana en Italia", apuntan desde ETF Securities. La firma apunta que el volumen captado la semana pasada por los fondos indexados sobre el FTSE MIB es el mayor desde junio de 2017. 

“Italia es un activo en el que ahora los acontecimientos políticos juegan su papel”, advertía ayer la agencia Moodys. “Las primas de riesgo periféricas y el euro continuarán estando especialmente pendientes de las negociaciones para formar gobierno”, añaden desde Macroyield. Esta firma recuerda que “el aspecto más relevante que queda por pactar y del que los mercados estarán muy atentos es el candidato a primer ministro. La cercanía de la cumbre europea de junio, donde se debatirán temas de vital importancia para Italia (inmigración y unión bancaria) confieren a la figura del primer ministro que se elija una mayor relevancia”.

Desde Citi apuntan que las medidas en las que están de acuerdo la Liga y 5 Estrellas, como el desmantelamiento de la reforma de las pensiones de 2011 o una renta básica de 780 euros al mes elevaría el déficit en entre 60.000 y 100.000 millones de euros, el equivalente a entre el 3,5% y el 6% del PIB italiano. El banco estadounidense duda que el nuevo gobierno pueda llegar a poner en práctica sus promesas electorales y prevé que sea una coalición muy frágil. “Creemos que ninguno de los dos partidos quiere arriesgarse a una reacción muy negativa a sus propuestas por parte del mercado, lo que podría derrumbar su alianza”, explica Citi, quien aun así reconoce que “los riesgos de una marcha atrás en las reformas y de una mayor laxitud fiscal van a permanecer elevados”. (https://cincodias.elpais.com)