La gabela otorgada por el Presidente no facilitó en nada que la oposición saliera de ese estancamiento total de 25-35 % promedio. La reelección pues, continua a buen pie y la oposición es histeria absoluta

0
115

Si por determinados bandidos de escritorio que el aparato gubernamental aún muestra y que han sido tan difícil erradicar, muchos no votarían a favor de la reelección del presidente Danilo Medina Sánchez.

Sin embargo, cuando se observa que los grupos opositores y con Abinader a la cabeza, no dan pie con bolas y que permanecen peligrosamente estancados en un pugilato por ver quien pudiera pasar del 35 % de puntaje y del que como máximo están enclaustrados, es indudable que poco que mucho y más certeza y convencimiento, que una fuerte mayoría ciudadana con capacidad de votar, es evidente que ha empezado a decantarse por la reelección presidencial y de refilón y con determinados peros, también por la reelección partidaria.

También se observa, que en este último aspecto. Mientras la mayoría poblacional electoral no duda respecto a que Danilo debe ganar su merecida reelección y porque ha hecho un buen trabajo gubernativo mucho mejor que el promedio que podía esperarse tratándose de un peledeísta y que siempre fue el reparo oculto de la castigada clase media dentro de la mayoría silenciosa. 

Lo evidente es, que a este día, los ciudadanos no tienen dudas de ninguna especie respecto a que el Presidente deberá ganar las presidenciales, como también hay un fuerte interés ciudadano por evitar que las mafias políticas y en particular la presidencia del PLD, logre retener el control que hasta ahora ha detentado del Poder Legislativo como por igual del Poder Judicial. 

Resultando un esfuerzo firme y por partir de varios conjuntos cívicos y ciudadanos dentro de las fuerzas vivas, que están tratando de concientizar a la mayor cantidad de partidos aliados y comenzando por los que favorecen la reelección presidencial, para que lleven en sus listas de candidatos, a senadores, diputados, alcaldes y regidores y en no menos un 40 %, de candidatos que nada tienen que ver con las militancias políticas y de suerte que a la República se le de la oportunidad de llevar sus propios candidatos moralmente casi intachables, frente al desorden amoral que acompaña al conjunto de los senadores, diputados, alcaldes y regidores actuales que quieren reelegirse. 

Es una toma de conciencia especifica y cada día más evidente, por la que los mismos ciudadanos intuyen, que de cara a las elecciones del 2020, desde ahora tienen que blindar a la República con un fuerte segmento de candidatos congresionales y municipales no pertenecientes a ninguno de los partidos o agrupaciones políticas con representación en las cámaras legislativas y las municipalidades. Lo que se entiende, es que si bien Danilo por sí mismo es una absoluta carta de garantía como un presidente de la República que sabe lo que tiene que hacer y que entiende que debe mantener bien controlado todo atisbo de corrupción administrativa dentro de la burocracia estatal y ha todos los niveles, no lo es menos, que la mayoría ciudadana aspira, a que esa garantía se refuerce más y provocando, que frente a lo inconstitucional de la boleta de arrastre que cuentan los partidos grandes, se impongan la decisión libre de ejercer presión para que la mayoría de las formaciones políticas lleven candidatos congresionales y municipales que se distingan por no ser parte de las actuales mafias políticas que han depredado a esta nación desde el 1996 hasta la fecha. En este sentido, tal pretensión no afectaría el resultado ganancioso de Danilo y, por lo contrario, le reforzaría en su lucha silente de combate interno contra la corrupción y de lo que todavía muy pocos ciudadanos tienen conocimiento de que el Presidente libra todos los días y en silencio y con gran eficacia. Justo porque el gobernante ha sabido tener destreza táctica y estratégica para enfrentar a los bandidos de escritorios dentro de la administración pública, es que el derrotado de Luis Abinader vive cantaleteando con aquello de que hay que llevar gente proba e integra a todos los puestos de elección directa, y repitiéndolo de continuo tal como si fuera una especie de mantra con el que ese pre candidato presidencial intenta hacer creer que detrás suyo y desde el PRM y aliados, no se encuentra lo peor de lo peor del bandidaje político opositor y que sediento este de venganza y afán de robo de los dineros y bienes públicos, solo apela a esa propaganda falsa emitida de continuo y por un Abinader que está y como pre candidato, manchado y tocado de arriba hasta abajo por la corrupción de la mayoría de los dinosaurios que se reparten el control del PRM. 

Durante todos estos días, la nación ha visto confirmar sus presunciones respecto a que la reelección presidencial es imbatible, con las continuas muestras de formaciones políticas adhiriéndose al carro reeleccionista que el primer mandatario ha logrado concitar a favor de sus políticas y de sus persona y por lo visto, tal demostración de fuerza popular y sobretodo, a nivel propagandístico, le ha hecho entender al pre candidato opositor y sus conmilitones, que es verdad que no tienen posibilidad alguna de derrotar a Danilo, esto es, a lo mejor del pueblo dominicano elector. Y el que sabe, la población, que tal como están las cosas, sí que se debe salir de la mayor cantidad de senadores, diputados, alcaldes y regidores peledeístas y perredeístas y reformistas y perremeístas, pero no así del Presidente, que es la única garantía que la nación tiene respecto a que todo cuanto se ha avanzado en obras positivas en estos últimos cuatro años, la República no se puede dar el lujo de perder y menos de improvisar. Precisamente, ayer se conocieron los resultados de una de las encuestadoras de mayor credibilidad. Asisa, que plantea, que si las elecciones fueron ahora, el presidente de la República ganaría con un 54.8 % frente a un Abinader-PRM que como mucho rozaría el 36.8 % de aceptación y que ciertamente, conociéndose que el Presidente y por solo estar en el cargo, tiene un voto duro de un 15 % y que sabiéndose adherido al mismo y gracias a simpatizantes y seguidores que apoyan su obra de gobierno y ya Danilo como el político exitoso que es, arrastra a su vez, un minimo de otro segmento poblacional de un 39.6 % y el que ya no baja y con el que la reelección presidencial se garantizaría un triunfo seguro. 

Solo un hecho extraordinario que provoque un grave traspiés al presidente-candidato y lo que nada hace observar que pudiera ocurrir, sería el único imponderable que afectaría al candidato presidencial del PLD y que a nuestro juicio, adelantándose a los acontecimientos, Danilo dijo precisamente ayer en un acto de aceptación de su candidatura por parte de simpatizantes del minoritario partido de mayor crecimiento electoral, el Partido Movimiento Democrático Alternativo (MODA) y que es una repetición de expresiones anteriores, en cuanto a que “las elecciones se ganan el día de las elecciones, mesa a mesa, voto a voto. Hay que buscar los votos donde estén, primero convenciendo a sus familiares y luego a sus compañeros de trabajo”. 

Esa realidad de que el presidente-candidato es tenaz y que no se arredra ante nada y que a todo le sale al paso y lo enfrenta, sin duda que es un aspecto enormemente positivo y el que pregona el por qué y desde hace más de 30 años, Danilo es el político estratega de mayor formación y éxito dentro del aparato político de esta nación. Solo hay que ver, que el Presidente, no que nada mas cuenta con votantes de 35 a 65 años de edad, sino que es un hecho y lo que se nota sobretodo en el interior del país, que el gobernante dispone de un bien ganado nicho de seguidores y militantes comprendidos entre los 16 y 24 años de edad y quienes como voto duro que a su vez tiene simpatías por el PLD y las enseñanzas de probidad y decencia del respetado lider y expresidente Juan Bosch, entienden que por nada del mundo al Presidente se le puede arrebatar su bien ganado derecho a repostularse y ganar la reelección presidencial. 

La Oposición conoce de esos datos y sus estrategas se dan cuenta de que el peso electoral del presidente candidato es más que aplastante y de ahí que se observe, que la gabela otorgada por el Presidente, no facilitó en nada que la oposición saliera de ese estancamiento total de 25-35 % promedio. La reelección pues, continua a buen pie y la oposición es histeria absoluta. [DAG. Martes, 26 de enero de 2016. Año XIV. Número 5483]