La tasa de aborto ha caído en los países desarrollados un 11%

0
114

Entre 1990 y 2014, las tasas de aborto han disminuido significativamente en los países más desarrollados del mundo. De 46 a 27 interrupciones de embarazo anuales por cada 1.000 mujeres en edad fértil (de 15 a a 44 años). Sin embargo, durante estos 24 años, en las regiones más pobres, las cifras apenas han sufrido variación, de 39 a 37. Así lo expone un análisis basado en los datos de 184 países y realizado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Instituto Guttmacher. La buena noticia de dicho informe, que acaba de ver la luz en las páginas de la revista 'The Lancet' de esta semana, es que, en líneas generales, la tasa mundial del aborto ha disminuido en las dos últimas décadas, a pesar de las diferencias mostradas entre unas zonas y otras. No obstante, aclaran los autores del trabajo, dado el crecimiento demográfico, el número absoluto de estos episodios resulta mayor. Concretamente, creció en casi seis millones anuales (de los 50,4 millones entre 1990 y 1994 a los 56,3 millones entre 2010 y 2014). Precisamente en estos últimos cuatro años, la tasa de aborto estimada fue de 35 por cada 1.000 mujeres. Cerca del 73% de todos los abortos fueron realizados en mujeres casadas.De 2010 a 2014, una cuarta parte de los embarazos de todo el mundo terminó en aborto. Mientras que en las zonas más favorecidas, el porcentaje cayó en un 11% (del 39% en 1990 al 28% en 2014), en las naciones con menos recursos, la diferencia en número de abortos se redujo sólo en un 3% (del 24% en 1990 al 21% en 2014). Los mejores resultados se registraron en en el Este de Europa (la tasa pasó de 88 abortos anuales por cada 1.000 mujeres en 1990 a 42 en 2014), en el Sur de Europa (de 38 a 26), en el Norte de Europa (de 22 a 18) y en el Norte de América (de 25 a 17). Hay lugares en los que se ha registrado mayor proporción de abortos. Por ejemplo, en América Latina y el Caribe, la tasa aumentó del 23% al 32% en los 25 años analizados. En Asia del Sur y Central, el porcentaje pasó del 17% al 25% y enÁfrica del Sur, del 17% al 24%. Son los datos que se desprenden del informe 'Aborto incidencia entre 1990 y 2014: niveles y tendencias globales, regionales y subregionales', realizado por Gilda Sedgh y su equipo, del Instituto Guttmacher (Nueva York), en colaboración con expertos en salud reproductiva de la Universidad de Genova (Suiza), de Oakland (Canadá) y de la OMS. En palabras de Sedgh, los datos generales apuntan "una tendencia exitosa en el mundo desarrollado, donde cada vez se dan menos embarazados no deseados, que es la principal causa de los abortos". Se sabe que las altas tasas de aborto están directamente correlacionados con una escasa política y estrategia de anticonceptivos. Es lo que ocurre en las regiones menos desarrolladas. "Las mujeres carecen de opciones de anticoncepción y así no pueden evitar embarazos indeseados". Países con ley de aborto. Uno de los puntos de análisis incluidos en el informe era comparar entre 2010 y 2014 las cifras de aborto entre los países que cuentan con leyes que legalizan el procedimiento y países donde está restringido. Allí donde se prohíbe por completo o que sólo se permite para salvar la vida de la madres, la tasa fue de 37 por cada 1.000 mujeres. En las naciones donde el aborto era posible bajo petición, la tasa se redujo sólo en tres puntos (34 por cada 1.000). Por ejemplo, en América Latina, una región con leyes muy restrictivas en cuanto al aborto, uno de cada tres embarazos terminaron en aborto entre 2010 y 2014. Cuando los países se agruparon de acuerdo con sus leyes de aborto, los investigadores no encontraron diferencias significativas en las tasas de aborto para 2010-2014 entre los países donde el aborto es legal y donde está restringido. En los países donde se prohíbe por completo el procedimiento o se le permite sólo para salvar la vida de una mujer, la tasa de aborto fue de 37 por 1.000, y en los países en los que era disponible bajo petición, la tasa de aborto fue de 34 por 1.000. En las zonas desfavorecidas, donde además las leyes son muy restrictivas, 6,9 millones de mujeres tuvieron que ser atendidas por complicaciones derivadas de abortos realizados en condiciones ilegales e inadecuadas, lo que significa 6,9 mujeres por cada 1.000 entre los 15 y 44 años. En este apartado, los datos aún se están recabando y reconfigurando, pero "es probable que cuando el acceso al aborto es limitado, las mujeres recurren en mayor medida a procedimientos clandestinos y a menudo inseguros", señala otra de las firmantes del estudio, Bela Ganatra, científico del departamento de Salud Reproductiva e Investigación de la Organización Mundial de la Salud. Teniendo en cuenta esta perspectiva, convendría "hacer mayores inversiones en los servicios de planificación familiar. Esto ayudaría a reducir las tasas de embarazos no deseados y, por tanto, la tasa global de abortos". Y agrega: "Es necesaria una política de Salud Pública que asegure que las mujeres y las parejas tengan acceso a una amplia gama de métodos anticonceptivos e información completa sobre cómo usarlos correctamente es la política de salud pública de sonido." El acceso universal a los servicios de planificación familiar de calidad resulta fundamental y en esta idea inciden todos y cada uno de los autores del informe."Nuestros resultados aportan más evidencia de que en zonas con acceso a métodos anticonceptivos, hay menos embarazos no deseados y menor tasa de abortos", relata el análisis. Las principales razones que hay detrás de las interrupciones que aún se registran se centran en embarazos resultado de violencia sexual, en que los métodos anticonceptivos pueden fallar y las mujeres que desean tener inicialmente un niño pueden experimentar un cambio de circunstancias después de quedar embarazadas. Por lo tanto, "el acceso al aborto seguro es esencial para que las mujeres que lo necesiten no tengan que recurrir a procedimientos inseguros", subraya Ganatra. (http://www.elmundo.es/salud/)