Las lágrimas de la reina Isabel II en el funeral de su marido, el príncipe Felipe, duque de Edimburgo

0
120

La capilla de San Jorge del Castillo de Windsor ha acogido este sábado el funeral del príncipe Felipe, duque de Edimburgo, fallecido el pasado viernes a los 99 años de edad. En una ceremonia sobria e íntima, la reina Isabel II se mostró visiblemente emocionada y llorosa en el adiós a su esposo.

La reina se mostró afligida por el dolor e inclinó la cabeza con reverencia mientras acompañaba el ataúd de su amado Felipe en su viaje final mientras su hijo mayor, el príncipe Carlos, lloraba mientras caminaba detrás del ataúd hacia la iglesia seguido por otros miembros de la realeza.

El ataúd del duque de Edimburgo estaba cubierto con su estandarte personal y su espada, gorro naval y una corona de flores. Los portadores del féretro lo colocaron en el Land Rover de diseño propio que hizo las veces de coche fúnebre.

La emocionada reina había llegado al funeral mientras sonaba el himno nacional británico y el Bentley real se detuvo junto al ataúd de marido, donde se detuvo conmovedoramente para un momento de reflexión mientras los cañones disparaban y las campanas sonaban en memoria del duque.

Luego, la reina fue llevada a la Capilla de San Jorge por una dama de compañía, antes de sentarse en el frente de la iglesia, donde se quedó sola e inclinó la cabeza durante el minuto de silencio nacional.

Durante toda la ceremonia la reina permaneció con la cabeza baja y con la mascarilla puesta. De hecho, la sobriedad de la ceremonia se ha visto acentuada por los pocos invitados al funeral debido a la pandemia de coronavirus. [20Minutos]