Lo relevante del informe de la Cepal

0
49

Ingresos

La caída de los ingre­sos no ha sido significati­va en la región, pero esas pequeñas diferencias en las recaudaciones entre los años 2019 y 2020, tie­nen un fuerte impacto en el pago del servicio de la deuda.

En siete países de la re­gión la caída en las recau­daciones alcanzó un 0.8% del PIB. En el caso domini­cano fue de 0.4% del PIB o el equivalente a unos RD$25,000 millones.

Gastos

Por el lado del gasto, Re­publica Dominicana si estuvo entre los líderes. Ocupamos el segundo lu­gar entre los que más gas­taron entre el 2019 y el 2020, con un aumento del 25.1%.

Estas diferencias tienen mucho que ver con el al­cance de las ayudas a los afectados por suspensio­nes y pérdidas de empleo, donde el turismo, princi­pal fuente de ingresos del país, ha sido duramen­te golpeado por la pande­mia.

Los déficits

La región registró déficits importantes que variaron entre 3% y 13.8 del PIB comparando el 2019 y el 2020, reflejándose tam­bién en el déficit prima­rio. La República Domini­cana registró un déficit de caja de 7.7% del PIB, que es prácticamente el punto medio de la región. Brasil escaló el 13.9%.

La deuda

Otro tema donde CEPAL hace importantes señala­mientos es sobre la deuda pública bruta del gobierno central.

En América Latina y el Ca­ribe dicha deuda aumentó considerablemente duran­te todo 2020, arrastra­da por los déficits fiscales históricos que se registra­ron luego de la implemen­tación de los paquetes de asistencia dirigidos a la población y las empresas.

Al cierre de 2020, la deuda pública bruta del gobierno central alcan­zó en promedio un 56,3% del PIB en toda la región, cifra que es 10,7 puntos porcentuales del PIB su­perior a la que había al cierre de 2019.

República Dominicana cerró el 2020 con una re­lación deuda/PIB del go­bierno central de 56.6%, creciendo 16.3 puntos por­centuales respecto al 2019.

Conclusión

Analizando la situación fiscal y niveles de deuda en la mayoría de los paí­ses de la región, se hace inminente que en muchos de ellos se implemen­te una reforma tributaria que genere suficientes in­gresos para reducir el dé­ficit en los próximos años y sostener el pago del ser­vicio de la deuda.

República Dominicana es precisamente uno de lo que más necesita dicha reforma ya que la presión fiscal es una de las más bajas de toda la América Latina y el Caribe. Por: José Lois Malkún [Listín Diario]