Los cuatro posibles e inciertos escenarios que podrían desencallar el embrollo italiano

0
79

Unidos por sus posicionamientos euroescépticos, Luigi di Maio y Matteo Salvini podrían llegar a pactar en un gobierno que impusiese los intereses italianos a las restricciones europeas. El Movimiento 5 Estrellas también es favorable al freno de la llegada de migrantes, que la Liga quiere devolver todos a sus países de origen, pero ambos partidos chocarían en sus propuestas económicas. Salvini pide menos impuestos y Di Maio lo contrario, una renta ciudadana de hasta 780 euros al mes. El liguista ya ha dicho que no va a mirar a otra parte que no sea un gobierno de derechas, aunque podría ser puro formalismo.

Gobierno de derechas

 

Mateo Salvini, candidato de la Liga Norte (LN) a las elecciones de Italia,

Mateo Salvini, candidato de la Liga Norte (LN) a las elecciones de Italia, (Daniel Dal Zennaro / EFE)

Salvini podría intentar imponer un gobierno derechista intentando convencer a tránsfugas de otros partidos, pero es algo bastante irrealista. No es seguro ni que sus compañeros de Forza Italia le apoyasen como candidato.

 

Gobierno de Movimiento 5 Estrellas, el Partido Demócrata y Libres e Iguales

 

Matteo Renzi en una imagen de archivo

Matteo Renzi en una imagen de archivo (Ciro De Luca / Reuters)

 

Los partidos de la izquierda podrían llegar a apoyar algunas propuestas sociales de los grillini, pero esta es otra opción improbable. El experimento de Pietro Grasso ha fracasado y sólo ha llegado al 3% y los fieles de Matteo Renzi nunca aceptarían mirar hacia el M5E, que llevan criticando toda la campaña.

 

Gobierno del presidente

 

El presidente italiano Sergio Mattarella votando en las elecciones del domingo

El presidente italiano Sergio Mattarella votando en las elecciones del domingo (Mike Palazzotto / AP)

Después de un tiempo de bloqueo Mattarella podría proponer a una figura central, que podría ser hasta el mismo Paolo Gentiloni, para que tenga un gobierno temporal con el mandato de reformar la ley electoral e ir a elecciones. Esta parece ahora mismo la opción más realista. El M5E y la Liga ahora tendrían mucho más peso en el Parlamento para impedir que se redacte una normativa a la medida de los partidos tradicionales.

 

Los tiempos

 

8 y 9 de marzo. Registro en el Parlamento de los nuevos diputados y senadores elegidos en las urnas

 

23 de marzo. Primera reunión de la Cámara de diputados y el Senado para elegir a los presidentes de las cámaras. En el Senado será más fácil: si después de tres votaciones ningún candidato obtiene la mayoría se vota a los dos candidatos con los mayores apoyos. En la Cámara de diputados, sin embargo, se necesitan dos tercios en las primeras mayorías y después una mayoría absoluta.

Después del 23 de marzo. El primer ministro en funciones, Paolo Gentiloni, debe presentar su dimisión definitiva y entonces Mattarella puede comenzar a abrir consultas. Primero irán al Quirinal los presidentes de las cámaras y luego los líderes de los grupos parlamentarios. La pregunta ahora es a quién encargará primero la formación de un gobierno, si al grillino Luigi di Maio o al líder de la Liga, Matteo Salvini. (http://www.lavanguardia.com/internacional/)