Los narcos se anidan en el Este corto

0
46

Entre la Romana y San Pedro de Macorís se ha anidado el señorazgo del narcotráfico local, con una capacidad de violencia y crueldad comparable con cualquier capo de otras partes del mundo.

Asombra los años que duran operando libremente bajo una risible clandestinidad. Por años se sabía de las operaciones delictivas de los que posteriormente eran señalados como los máximos narcotraficantes del país.

Esos capos han superado en capacidad operativa y acciones de violencia a todos sus antecesores que en algún momento estuvieron concentrados en otras regiones.

Por años el sur albergaba a los principales narcotraficantes dominicanos pues gran parte de su actividad consistía en pasar las drogas desde Haití, que se había convertido en una especie de almacén del narcotráfico hacia territorio dominicano, para desde aquí mandar la droga a su destino final.

En los últimos 15 años esa dinámica ha cambiado, pues los narcos descubrieron que con la complicidad de autoridades dominicanas podían volarse un proceso y traer la droga directamente desde Suramérica hasta territorio dominicano y desde aquí mandarla a Estados Unidos y Europa.

 Los que en algún momento fueron pequeños narcos en el Este desplazaron a sus antiguos jefes y consolidaron su poder añadiendo el elemento del sicariato. Crearon rutas cortas entre la costa este y Puerto Rico y enfrentaban a su competencia con el poder de la violencia.

 Tenemos pues entre La Romana y San Pedro de Macorís a los más activos narcotraficantes y los más sanguinarios sicarios. La droga traficada a Estados Unidos se cuenta por cientos de toneladas y se contabilizan por centenares los muertos de sus actos de sicariato. Por: editorial de El Día.