Mejor de ahí se daña: Advertencia de Abinader sobre probable crisis económica si COVID-19 continua imparable. Mientras, es preocupante, como en el gobierno la represión publicitaria continua y mucho más contra nosotros. Es casi de exterminio.

0
119

Ayer y sin duda alguna, el presidente Luis Abinader pronunció en Andorra uno de sus mejores discursos de corte económico y de amplio contenido y visión social no exento de sentido pragmático y hasta de una pequeña dosis de oportunismo político, por medio del cual  y sin aplicar alarmas innecesarias, ofreció un diagnóstico certero de lo que él y los demás presidentes podrían experimentar, si llegara el caso de que la pandemia quedara fuera de control y de golpe, la economía a nivel macro tuviera el peor  el peor de los retrocesos.

En este sentido, lo que más nos llamó la atención y por el panorama delineado por el primer mandatario y en menos de cien palabras, fue lo bien preparado que intelectual y técnicamente se encuentra y por si llegara el caso de que su vaticinio se cumpliera y el que va en línea con todo cuanto sobre el particular hemos estado previendo y alertando desde hace doce meses en los medios de POR EL OJO DE LA CERRADURA.

Refresquemos lo expresado por Abinader y que para mayor comprensión lo tomamos en todo el contexto de quien escribió la reseña periodística: “Previo a la inauguración de la XXVII Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno, el presidente de la República Dominicana, Luis Abinader, indicó que el gran reto después de la pandemia es evitar una crisis financiera que provoque problemas sociales.

“Un tema que debemos tratar en esta cumbre, y después entre nuestros países es que de esta crisis de la pandemia no podemos pasar a una crisis financiera, una crisis financiera que puede desestabilizar socialmente a muchos de nuestros países”, indicó el mandatario dominicano durante el Foro del Décimo Tercer Encuentro Empresarial Iberoamericano, celebrado la tarde de ayer en Andorra.

“Asimismo, manifestó al resto de mandatarios que los países que dirigen deben prepararse debido a que la crisis financiera provocada por un aumento de la deuda pública puede llevar a situaciones que incrementen los impuestos y eso provoque una contracción del gasto, y en ese sentido provocar problemas sociales.

“Sostuvo además que hay que tener una visión procrecimiento en la economía, que permita también una mayor cantidad de tributo, así como lograr esquemas creativos financieros que permita cumplir con el pago de las deudas, pero sin que se penalice la capacidad de crecimiento y de creación de empleos”.

Precisamente porque estamos viendo que en nuestro caso o como en los de otros medios propiedad de periodistas, la dirección de prensa palaciega, así como el aparato de propaganda del régimen, han aunado esfuerzos para afectar nuestra capacidad de crecimiento y de creación de empleos y ante las embestidas que efectúan con miras de atacarnos y acorralarnos y con el objetivo obvio de sacarnos del sistema de información periodística independiente y por el delito de no ser amanuense de ningún gobierno, grupo económico o sector político, que por obligación aprovechemos para llamar la atención del presidente, de suerte, de que siendo él una persona joven y con ideas frescas y sin compromisos con el pasado, pudiera dar una muestra de apertura y distención, disponiendo que los medios y periodistas que se nos ataca para llevarnos a la desaparición, se les respete y tal como la dirección de prensa les provee publicidad a los que son de la simpatía suya.

Por ejemplo, ayer hubo una curiosa rueda de prensa preparada por la dirección de prensa palaciega, en la que se vió a los nuevos portavoces de manipulación política al servicio de esa  dirección, esos que reciben publicidad por dos millones de pesos mensuales y por ser amanuenses de los barones mediáticos, propietarios de los medios de la prensa mercancía  y entre ellos, un extranjero al que se le exigió que se casara “para evitar los rumores sobre su vida desordenada”, exponiendo ideas y conceptos en una atrevida muestra de periodismo mal dirigido y tanto, que el papel de amable componedor del ministro administrativo, José Paliza, en cierta manera quedó disminuido en el protagonismo correcto que debió de exhibir.

Y viendo aquello nos decíamos ¿y si la probabilidad de lo anunciado por Abinader en materia de crisis económica, política y social sobreviniese, realmente esos reporteros y opinantes que estaban en la rueda de prensa dizque dando muestras atrevidas de buen decir, serían los exponentes de quienes como periodistas profesionales deberían salir para hacerle contrapeso al clima de disociación social que Abinader esbozara en Andorra?, ¡seguro que no! Primero, no hay talento y segundo, la mayoría de los reporteros y comentaristas que asistieron, son todos unos analfabetos funcionales y tampoco tienen la mentalidad política abierta de análisis y perspectiva y que son ausencias que provocan la gran falta de credibilidad que los acompaña.

En cambio, quienes somos periodistas propietarios de medios independientes en lo digital como con los programas de radio y televisión propios y lo que nos permite hacerle contrapeso a toda desinformación que pudiera presentarse para hacerle daño a la Republica y cuales fueren las circunstancias, no solo tenemos una fuerte autoridad moral amparada en un gran rigor profesional de la comunicación y lo que en nuestro caso, nos lleva tener seguidores por el orden de tres generaciones continuas, sino que todos los políticos saben, que en materia de defender los intereses permanentes de la República, las banderías políticas no nos importan y menos, que frente al gobierno que esté, pudiéramos tener algún tipo de contradicción sobre políticas públicas de este, en tanto, lo seguro, de que si sobreviniese el caos que Abinader esbozó, no abrigamos dudas de que quienes en gran mayoría fueron ayer a la rueda de prensa que comentamos, serían los primeros en darles la espalda al gobierno que los benefició.

Por eso, duele que un gobierno nuevo, en vez de ser ético y guardar equidad con todo el sector mediático, haya preferido en cambio, elaborar una especie de Espada de Damocles contra la prensa independiente a la que le han hecho creer que en líneas generales es su enemiga y porque entendemos que ello no es justo, consideramos que el presidente Abinader y su entorno de gobierno debería reevaluar esta situación y rescatar a los medios y periodistas, quienes a este momento, la gratuita persecución oficial llevada a efecto por los prejuiciados y resentidos periodistas, reporteros y productores de radio y televisión a su servicio en la dirección de prensa como dentro de su aparato de propaganda y solo por celos profesionales, quieren ver y esto es un ejemplo, a periodistas como quien escribe empujados al colapso económico y financiero más infame.

Por supuesto, si hablamos de esto es porque tenemos el agua al cuello y el poco ingreso que hay y que agradecemos, no es suficiente para sobrevivir y tener nuestros medios, libres de preocupaciones financieras. Además, hay un viejo refrán popular, ese que habla de que el que no grita no mama y de ahí y con el debido respeto, reclamemos al presidente Abinader y también al ministro Paliza, porque no dejen que este tipo de medio independiente desaparezca y menos, cuando en tiempos de crisis y con el correr de los años, estos han demostrado que sirven hasta para medicina.

En definitiva y porque estamos seriamente preocupados porque el presagio de Abinader no llegue a darse y en el que tenemos líneas paralelas, dados los informes y análisis estadísticos y probabilísticos que continuamente hacemos y preocupados, porque si al momento de que la crisis sobrevenga, no estuviéramos en ejercicio, el dolor y la impotencia nos provocarían un gran desasosiego y dado que cuando ese tipo de situación se presenta, absolutamente nadie sobra.

De ahí que recalquemos, que mejor de ahí se daña: Advertencia de Abinader sobre probable crisis económica si COVID-19 continua imparable. Mientras, es preocupante, como en el gobierno la represión publicitaria continua y mucho más contra nosotros. Es casi de exterminio. [DAG]