Mientras Abinader esté de atrasado mental. Danilo le mantendrá ventaja y le ganará y por mucho. Aunque tiene un solo problema. La absurda e insensata represión periodística oficial

0
78

El político aspirante al Poder Ejecutivo que considere que puede aspirar sin problema alguno frente a un presidente-candidato y que este pudiera estar desgastado y, por lo tanto, que fácilmente pudiera llevárselo de encuentro con solo respaldo popular, sería uno que desconoce totalmente el como es que se desenvuelve la idiosincrasia de los individuos y hasta del alto grado de perversidad que acompaña a las decisiones y por nimias, de los votantes.

                        El principio básico del votante es descalabrar al que está arriba y estremecer al queurna abajo quiere subir, pero siempre haciéndole ver a ambos, que las veleidades del momento son las que pudieran decidir y aunque fuera por la minima, quien gane o quien retiene el poder.

                        Conociendo esta realidad, quien necesariamente lleva desventaja es el aspirante opositor, en tanto el gobiernista, el único problema que pudiera confrontar, es si su capacidad de dar pudiera disminuir y no en función de que la gente no recibiera favores, sino de que estos pudieran entender que los golpeos aparentemente aislados, pero siempre sistemáticos de determinados funcionarios públicos, al final pudieran jugarle la mala pasada al presidente candidato, de que de buenas a primeras, muchos que se resienten hubiesen podido generar un subterráneo movimiento publico de rechazo a tales abusos de poder.

                        Cuando esto sucede y como ocurrió en el 1978, pero con el agravante de todo un paísBALAGUER (1) decidido a castigar al reformismo y tanto, que hasta muchos balagueristas se sumaron a la insurrección del voto castigo, no hubo forma ni manera de que el entonces presidente Joaquín Balaguer, hubiese podido remontar la ola de impopularidad, que, dirigida a sus funcionarios, al final terminó por atraparle sin piedad ni razón objetiva alguna.

                        A Danilo, por ejemplo, la mayoría de sus funcionarios abusadores y represores, le están creado una imagen extremadamente distorsionada y al extremo, de que en las calles se habla y no de muy buen talante, que “mientras Danilo se hace el pendejo, sus funcionarios golpean a diestra y a la siniestra y él no hace nada por detenerlos y menos sancionarlos” y que es una situación sorpresiva, que si el primer mandatario la deja correr, fácilmente que pudiera ocasionarle un serio retroceso de popularidad que entonces pudiera ser aprovechada por el contendor principal, Abinader.

                        Sin embargo, Danilo hasta en esto tiene suerte. Pues como Abinader es tan inexperto y poco rejugado en las lides políticas por la lucha del poder, todavía no ha caído en cuenta, de que solo con aprovechar para sí a los más de 300 periodistas y productores de radio y televisión y editores de medios digitales que están siendo reprimidos y abusados por el director de la DICOM, perfectamente que pudiera crear un atípico movimiento colateral de fuerza mediática contestataria, que de un solo talante se le iría al cuello a la reelección presidencial.

                        Ocurrió en el 1978 e igual volvió a pasar en el 2000, cuando antes de Leonel entregar el Simón-Lizardo-800x450poder en agosto de ese año, instruyó a Simón Lizardo, entonces ministro administrativo presidencial, a que no le pagara a nadie dentro de la prensa, los meses de junio a agosto, ocasionando un dolor generalizado de cartera, que cuando se discutía todo lo relativo a la probabilidad de la segunda vuelta electoral, el entonces candidato presidencial y ahora presidente, Danilo Medina, ante la oposición mediática sorpresiva, no le quedó otra que resignarse y perder el poder y como ya se conoce, la acción y decisión socavadora de Leonel contra los periodistas, fue el germen inicial de la oposición ciega y fanática que mediáticamente le cayó al PLD y encumbró en el 2000 al PRD.

                        Teniendo estos hechos muy en cuenta y sabiendo que la mentalidad dominicana no cambia, que consideremos y no necesariamente por nosotros y sí por los periodistas y mass media independientes que están siendo golpeados abusivamente por Roberto Rodríguez Marchena y lo que debe reiterarse, que si Danilo no le hace bajar el tono y corregir la distorsión, bien que pudiera volver a confrontar ese tipo terrible de oposición clandestina mediática y peor, si la misma es aprovechada por la oposición y en particular por Abinader.

                        Por el otro lado, todo el mundo está esperando respecto al momento es que elhipolito expresidente Hipólito Mejía le dará el golpe de traición a Abinader, sobretodo, cuando se conoce que el terrible ex presidente, es uno de los principales gestores de un contratista de obras del Estado que construye una circunvalación y lo que en política nunca se facilita gratis y siempre esperando algo el que la otorga y lo que hace suponer, que en algún momento Mejía pudiera darle la puñalada trapera al candidato opositor.

                        Entonces, estamos viendo que los dos candidatos presidenciales principales tienen puntos fuertes y otros débiles y que en la medida que los pudieran sortear o aprovechar según los casos, ello podría ser un factor factico que les generara ventajas o les perjudicara.

                        Mientras tanto, hay una realidad. Abinader sabe perfectamente, que buscando la presidencia de la República ahora, esta solo podría lograrla si su oponente gubernamental, un político rejugado de cuerpo entero y contando con una maquinaria partidaria tan inescrupulosa, que entre sus principales miembros se tiran a matar, esta cometiera errores tan graves, que generaran un desencanto popular incontrolable.

                        Pero ahora mismo esta posibilidad no se está viendo y sí en cambio, que Danilo podría retener el poder. Por eso, muchos entendemos que la salvaguarda de Abinader y de cara al 2020, es impulsar a la mayor cantidad de sus candidatos a cargos legislativos y municipales y como la mejorcasa-nacional1 forma de debilitar, a un PLD, al que en este aspecto hay que arrebatarle, no quitarle, el control del Poder Legislativo y ni se diga del Municipal y con la mira de hacer del Poder Judicial, uno absolutamente independiente a la influencia nefasta del multimillonario presidente del PLD.

                        Al tiempo que a Danilo y paradójicamente, cosecharía, que al PLD perder el control del Congreso y los gobiernos municipales, sería el golpe más duro que su archienemigo interno desde la presidencia partidaria recibiría y de cara a las elecciones del 2020 y lo que en cierto modo, el presidente-candidato ha alentado con su gran alianza PLD-PRD, toda vez que una parte de senadores, diputados, alcaldes y regidores pasaría a control e influencia del partido blanco.

                        Pues tampoco puede olvidarse, que, en materia de elecciones, las “alianzas” entre las fuerzas políticas son coyunturales y duran hasta el momento que la Junta Central Electoral (JCE)junta-central-electoral declara los candidatos ganadores. Sin embargo, si la citada alianza conlleva cargos ministeriales y en otros departamentos de la burocracia pública, menos posibilidad tendrá Leonel de poder influir aplastantemente en el nuevo gobierno que encabece Danilo.

                        Esa y no otra es la política. Vale decir, la política del poder y el que no entienda sus reglas y maniobre en ellas, nunca podría salir a camino, porque y como lo hemos repetido reiteradamente, la política es el arte de la transacción dentro de lo posible y lo que sorprende, que siendo Danilo un político de oficio, se permita el lujo y la temeridad, de que un subalterno suyo le genere adversarios y enemigos mediáticos sin razón ni argumento alguno y todos, gente generadora de opinión y tan de experiencia o más que las de los funcionarios agresores y por añadidura, cada quien con un medio propio como cañón de penetración, centenares de personas que les atienden sus criterios y el efecto comparación, miles mas que los difunden.

                        En líneas generales, pues, estamos advirtiendo. que mientras Abinader esté de atrasado mental. Danilo le mantendrá ventaja y le ganará y por mucho y de lo que hasta ahora nada nos hace pensar lo contrario. Aunque tiene un solo problema. La absurda e insensata represión periodística oficial.  [DAG. Martes, 05 de enero de 2016. Año XIV. Número 5461]