Mientras la ciudadanía se ha comportado tal como se esperaba con civismo y responsabilidad, el PRM y la Oposición hicieron lo imposible por abortar los comicios. Mientras, las proyecciones dan a Danilo arriba y con más de un millón de votos

0
153

PhotoGrid_1463398982918-1-1Una de las situaciones más graves que puede experimentar una colectividad política, es cuando sus dirigentes y en particular su candidato presidencial, se empecinan en ir contra la corriente y no aceptar, que en el caso del proceso electoral que culminó ayer, el Partido Revolucionario Moderno (PRM) no tenía posibilidad real alguna para desbancar al Partido de la Liberación Dominicana.

            Incluso y cuando se le advertía al opositor, que su lugar natural era posicionarse a nivel congresional y municipal y para que entonces su candidato presidencial pudiera ser una pieza determinante al momento de buscar otro candidato para las elecciones de mayo de 2020, no solo que con desprecio inocultable no se hacía caso, sino que con mayor empecinamiento, los del PRM, es decir, su camarilla dirigente, se empeñaban en hacer todo lo contrario a lo que el sentido común y la lógica podían indicarle.

            Por lo tanto, para nosotros no han sido ninguna sorpresa las proyecciones de resultados que al momento de escribir este análisis a las once de la noche de ayer, indicaban, que el presidente-candidato Danilo Medina Sánchez y computados el 35.02 % de los colegios electorales, disponía de una proyección  de un 61.81 % y con tendencia a reafirmarse y aumentar, en tanto el candidato opositor, Luis Abinader, no pasaba del 35.02 % y lo que parecería y de continuar la tendencia, que hasta en ello coincidiéramos con nuestras propias proyecciones emitidas en nuestros análisis diarios.

            Todavía más, ¿qué nos motivaba a entender que el PRM debió dedicarse más a afianzarse a nivel congresional y municipal?, la percepción que siempre estuvo en aumento, relativo a que para estas elecciones ahora casi de paso, el electorado se decantaría y como nunca antes, por un fraccionamiento del voto y solo por una sola circunstancia, a nuestro modo de ver capital: Que había que crear contrapesos que impidieran que un partido fuerte y autoritario como el PLD continuara exhibiendo un control casi absoluto de todas las instituciones del Estado y peor, exhibiendo un peligroso inmovilismo generacional, que solo facilitaba las cosas para la creación de un grupo de poder, que por su propia hegemonía casi monopolística, pudiera convertirse en un escollo duro para la existencia de un accionar democrático que constantemente se encontrara en renovación.

            Abinader y el PRM y mucho menos la gerontocracia que lo dirigía, no entendieron esta realidad y por eso, al desviarse de lo que debió de haber sido su objetivo natural, bien que se puede decir, que tal como las proyecciones indican, al final resultará y después que los resultados electrónicos se comparen con los resultados manuales, que definitivamente Abinader habrá perdido su posibilidad inmediata de ser un aspirante político triunfante y en cambio, se encuentre al tris de quedar como un derrotado que no supo entender el tiempo que se vive y qué, en definitiva, era a lo que aspiraban sus propios seguidores y simpatizantes.

            Del resto de la Oposición no hay que hablar, pues, así como las principales firmas encuestadoras daban a todos esos mini partidos de alquiler con unas posibilidades electoralistas entre cero a un punto y medio de preferencias, del mismo modo las proyecciones de resultados electrónicos que están saliendo o dándose a conocer, indican que los resultados de las encuestas quedarán como un calco adelantado del escenario que se previó.

            Por supuesto, no nos sorprendemos en lo absoluto porque el PLD retenga el Poder Ejecutivo y quede con una buena bancada legislativa en ambas cámaras y un fuerte grupo en los gobiernos municipales y lo que ha ocurrido, porque con 19 años de ejercicio de poder directo, no era verdad que semejante maquinaria política bien estructurada podría perder las elecciones generales de ayer y menos, cuando el presidente-candidato ha hecho una labor política y gubernativa realmente extraordinaria y de reconocer y sí nos alegramos de que hayan candidatos a alcaldes y a muchas regidurías, quienes al no ser peledeístas, garantizan en sí y a favor de la República y sus instituciones, que a partir del 16 de agosto, el PLD  pudiera conocer de una oposición institucional viva y vivaz, que a su vez le haga obligatorio aprender a aceptar la disidencia política.

            De la Junta Central Electoral y como si no hubiese sido bastante, que efectivamente su plenario de jueces trabajó entregado a la causa común de fortalecer la democracia en este país y sin inclinarse hacia ninguna bandería política, el mismo tribunal electoral ofreció ya en horas de la noche la acción única y espectacular, de que en la medida que desde las juntas electorales municipales de todo el país, los datos preliminares empezaran a fluir a la sede central de la JCE, estos, la nación los conociera de inmediato y en tiempo real en vivo y con lo que por primera vez en más de treinta años, los dominicanos, anoche hemos podido irnos a dormir tranquilos y sabiendo que no hay desasosiego, ni zozobra, ni falta de transparencia y menos ausencia de limpieza de conducta y como ocurría en tornos electorales pasados.

            Hecho tan singular, que tomó de sorpresa a todo el mundo y en particular a los partidos opositores y quienes nunca supusieron que la JCE habría podido tomar una decisión semejante y con la que automáticamente les mataba el gallo en la funda a todos esos opositores que suponían, que en lo del conteo manual tendrían la oportunidad para hacer las mismas trampas y sinvergüencerías de siempre y con el solo propósito de afectar la libertad de escogencia de los ciudadanos electores.

            Del presidente-candidato, Danilo Medina Sánchez, hay que destacar su gran nobleza de haberse sujetado estrictamente a los tiempos marcados por la ley electoral y ni siquiera haber tomado ventajas a destiempo apresurándose a efectuar una pre campaña electoral ilegal y como si hiciera toda la Oposición y al contrario, solo actuó inmediatamente luego que la JCE declaró abierto el periodo de campaña electoral y con lo que el primer mandatario entró en campaña teniendo de frente más de doce meses de ventaja que le llevaba la Oposición.

            Danilo y para decirlo suavemente, hizo lo que todo político de oficio hace. No descuidarse en lo más mínimo, actuar en función de un solo objetivo de retener el poder en buena lid y aplicarse a fondo en ese interés. Era posible entonces, que rápido se hubiese podido colocar cuatro cuerpos delante de Abinader y el resto de los opositores y como en efecto ocurrió.

            Ahora bien, si a media mañana de este lunes las proyecciones preliminares confirman que Danilo-PLD ganaron los comicios a nivel presidencial, que al primer mandatario haya que decirle, que también para él y el PLD, los resultados electorales indican que la nación quiere un gobierno menos peledeísta y sí más nacional. Pues lo cierto es también, que, si el PLD termina sobreponiéndose al gran descalabro que doce meses atrás se le venía encima, se debe única y exclusivamente a la extraordinaria labor gubernativa de Medina Sánchez y quien afianzado en esas proyecciones, desde ahora tiene que prepararse y mentalmente, a gobernar realmente para todos los dominicanos.

            Hay que ver y por lo que se nota, que una gran parte del electorado renovó su confianza en el Presidente y al punto, de que nadie en su sano juicio evidenciaba que no quería que el primer mandatario saliera del poder, pero esa confianza, no se extiende al PLD y tampoco a funcionarios o allegados del régimen y de ahí el resultado de la diversificación del votante buscando el equilibrio de poder y el crecimiento de la disidencia política.

            Una muestra de lo que decimos, loa tenemos en la actitud cívica de nuestro editor y redactor jefe, quien cuando todavía en el sector mediático nadie se atrevía a enfrentar a quien fuera y con tal de que Danilo ganara su merecida nominación presidencial, DAG actuó y desde el primer momento a través de este su periódico digital de POR EL OJO DE LA CERRADURA, librando una batalla  política pre electoral dirigida a que el primer mandatario ganara la nominación presidencial y a la que luego, todo un grupete de periodistas y mass media oportunistas se lanzaron a apoyar a Danilo, ya este candidato presidencial.

            Aun así, nuestro editor y redactor jefe y pensando en la evolución natural de la nación en materia de política generacional, al momento de ayer presentarse a votar, hizo lo que cientos de miles de electores también hicieron: Diversificar y fraccionar su voto. De este modo, apoyó al presidente-candidato en la casilla dos del PLD. Otorgó a Collado y en la casilla del PRSC, su preferencia para la alcaldía distrital y en materia de legisladores, dio su voto para los candidatos de Alianza País. Su actitud, habla de un ciudadano que piensa en la República, en su afianzamiento y consolidación como democracia viva y confiable y también como apuesta para que tanto el Poder Ejecutivo como la mayoría de alcaldes y legisladores, todos, puedan independizarse dentro de lo posible de sus propias banderías políticas y servirle con mayor entrega a la ciudadanía.

           En definitiva, lo que todos los dominicanos debemos hacer, es aceptar que la tendencia actual y lo que se vio en una hora después en el primer boletín de la JCE, que el presidente de la República lleva el 61.91 % de los votos emitidos para unos 410 mil y fracción de votos, que Abinader arriba al 35,13 % de los votos emitidos para unos 212 mil 133 votos y que existe la proyección, de que hasta ahora el PLD tiene 21 senadores, 105 diputados, 85 alcaldes y 515 regidores. El PRM tiene 4 senadores, 42 diputados, 21 alcaldes y 262 regidores. El PRSC tiene 3 senadores, 15 diputados, 15 alcaldes y 152 regidores. Y el BIS tiene un diputado, un senador, 1 alcalde y 19 regidores.

           Obsérvese, que, si el PRM hubiese centrado sus fuerzas en obtener legisladores y alcaldes, fácilmente que habría podido duplicar su votación, no lo hizo y ahora queda en la delicada situación, de que mientras la ciudadanía se ha comportado tal como se esperaba, con civismo y responsabilidad, el PRM y la Oposición hicieron lo imposible por abortar los comicios. Mientras, las proyecciones dan a Danilo arriba y con más de un millón de votos.  Con el avance del día, los resultados serán mucho más esclarecedores. Ya se verá. [DAG. Lunes, 16 mayo de 2016. Año XIV. Número 5594]