domingo, febrero 5, 2023
InicioFirmasMotoristas... otra vez

Motoristas… otra vez

Ya he escrito de ellos antes y no es tema nuevo para nadie, pero lo cierto es que hay que ponerse en serio a enfrentar la conducta temeraria de muchos de los motoristas que pululan por el país.

Su arrojo es simplemente inaceptable. El otro día me lancé a caminar por la Avenida Lincoln, que se supone es una de las arterias más chic de la capital, y por poco me matan dos motoristas que decidieron usar la acera como carril alterno para evitar el típico tapón que se forma en esta vía pública.

Hace unos días, venía en un Uber y, parado en un cruce, vi cómo un motorista se comió la luz roja y se estrelló contra un carro que tenía derecho al paso. La moto se despedazó, el conductor salió ileso, el auto sufrió un golpe severo y otro motorista pasó por el lugar y le gritó a su colega: “Cáele a pedrás a esa hija de su…” (acabe usted la oración con esa frase típica). Mi carro familiar tiene todo tipo de golpes provocados por motoristas que le pegan a uno y no responden por los daños. Encima, te insultan cuando sigues las reglas de tránsito y les impides hacer una de sus terribles peripecias. Y se burlan de los agentes que están a pie y no pueden detenerlos en un puesto.

Me resulta curioso que a nadie parece importarle lo que hacen los motoristas en las vías públicas. Las autoridades sólo intervienen en casos extremos y por ello vemos que estos diablillos motorizados son los protagonistas habituales de las desgracias en las carreteras.

¿Quién cogerá el toro por los cuernos? ¿Habrá alguien que se decida a hacer algo por nosotros?

Hay mucho que se puede hacer, empezando por la educación. En una región de México hicieron una iniciativa muy curiosa con los choferes de guaguas que pasaban a toda velocidad cerca de ciclistas y transeúntes.

Los hicieron tomar unas clases y como parte del proceso debían caminar o correr en bicicleta y una guagua hacerles lo que ellos le hacían a la gente. El susto que se pegaban los hizo razonar y muchos de ellos cambiaron su actitud. ¿Será hora de hacer lo mismo por estos lares? Por: Benjamín Morales Meléndez [Diario Libre]

RELATED ARTICLES
- Publicidad -
Por el Ojo de la Cerradura

Mas Populares

Recent Comments