OBJETO DE ESTUDIO DEL DERECHO NOTARIAL Por:Lic. José Manuel Paniagua Jiménez Notario Público.

0
101

1)  Al decir de los estudiosos, ha quedado claro que el derecho notarial es el conjunto sistemático de normas, conceptos y principios que regulan todo lo referente a la actividad notarial, siendo así, entonces el objeto del mismo debe ser y es “la institución notarial”. Cuando se habla de institución notarial no sólo se hace referencia a la organización como cuerpo, con sus leyes orgánicas, disposiciones, cualidades, atribuciones, derechos, obligaciones e incompatibilidades del notario, sino también a la función notarial íntimamente relacionada con la teoría general del documento público. En relación a LA FUNCIÓN NOTARIAL, La definición que aporta la ley dominicana es como continua, cito: “El Notario es un oficial público instituido para recibir los actos a los cuales las partes desean dar el carácter de autenticidad inherente a los actos de la autoridad pública, así como también proveerle de fecha cierta, conservarlos en depósito y expedir copias de los mismos.” La función del Notario no es solo certificar las firmas puestas por las partes en los diferentes documentos privado que se supone manifiesta su voluntad, sino que esa labor se orienta también a darle forma legal a esa voluntad, mediante la instrumentación de los actos auténticos, pues se entiende que el notario es quien tiene los conocimientos legales (En especial el Notario del tipo Latino) o de derecho que las partes desconocen, y por tal razón este debe servirle de guía y darle forma a esas obligaciones que desean se manifieste y sirva de ser necesario como prueba por escrito. Además, al decir que debe darle forma legal a la voluntad de las partes, se quiere hacer referencia a que el notario con sus conocimientos legales, luego de que las partes le manifestaren qué desean obligarse y la manera en que desearían hacerlo es mediante el instrumento publico autentico, se le debe orientar en lo relativo a estas figuras que el derecho les ofrece para tales fines.

2) CONSIDERACIONES JURIDICAS. OPINION DE FONDO SOBRE LA LEY 155/2017 Y LA 140/2015

A propósito del nacimiento de la nueva Ley 155/17 la que crea un novedoso sistema de homogenización, prevención, persecución y sanción de todo cuando tiene que ver con las acciones delictivas consideradas LAVADO DE ACTIVOS. Lo cierto es que la República Dominicana, es un país democrático y que tiene una participación activa en el concierto de naciones, y en ese sentido no puede aislarse como país, es por ello que en su momento decidió como nación soberana, hacer suyas, una series de convenciones y tratados que con motivo de la lucha que en contra del flagelo de la delincuencia organizada y el crimen del lavado de activos, que es donde con frecuencia y en estos tiempos operan los grupos y las personas interesadas en sacar ventajas de esas actividades malsana. Es por ello que los dominicanos estamos comprometidos con votar leyes que enfrenten de forma directa la actividad ilícita de las sustancias psicotrópicas, la corrupción en todas sus modalidades, el terrorismo y el lavado de activos entre otras actividades dañinas para la sociedad, todo esto recogido en la recientemente aprobada y promulgada Ley 155/2017 sobre Lavado de Activos en la Rep. Dom., la que en varias de sus disposiciones, toca lo referente a la persona del Notario Público, a quien le otorga la categoría de Sujeto Obligado, conforme lo establece en su artículo 2.24, y en lo adelante de sus disposiciones, continua vinculando al notario como compromisario de la norma, entre ellas la de los artículos 4.11, 33.E, 34, 38, 62, 64.II, y 82 respectivamente, razón por la que sería saludable para los notarios y notarias del país, conocer muy bien esta ley, ya que la misma trae importantes consecuencias personales para los notarios y notarias, incluso de carácter penal, para la actuación notarial imprudente e irregular, la cual debe ser un compromiso de todos eliminarla. De igual forma, es preciso señalar, que junto a esta norma legal encontramos igualmente la Ley 140/215 Sobre Notariado Dominicano, la que según nuestro enfoque, no esta siendo correctamente aplicada por la Directiva del Honorable Colegio de Notarios de la República Dominicana, porque decimos esto: Porque las autoridades de dicho gremio, al parecer están haciendo una interpretación extensiva de la norma legal, muy especialmente en lo relativo al régimen disciplinario contra los notarios, toda vez que la mencionada ley no establece en ninguna de sus disposiciones, la creación de organismos internos que puedan aplicar sanciones de ningún tipo, como es que el notario o notaria deba tener que someterse a un juicio previo en dicho colegio ni mucho menos a pasar por el fuero de una figura como es la de un fiscal nacional, función impropia y extraña a la naturaleza y esencia de nuestro gremio y que no tiene sustento en parte alguna de la Ley 140/2015 que crea los órganos estructurales de dicho colegio y que no contempla nada parecido a la función de un FISCAL NACIONAL.

Con este tipo de acciones el Colegio Dominicano de Notarios, se pone de espaldas a lo que son los postulados de defensa y protección del notariado nacional, cuando anuncia que ha suspendido a 15 notarios y que más de un centenar de ellos, están siendo procesados en la actualidad, esto indica que la directiva, además de no aplicar correctamente la ley que rige el gremio, no es consciente de la dimensión de la ley sobre lavados de activos y actúa de espaldas al debido proceso del cual debería ser la garante a favor de sus miembros. Finalmente, queremos acotar, que si le norma establece que el notario es un funcionario que nombra la Suprema Corte de Justicia, El Poder Ejecutivo Otorga Exequátur y El Colegio de Notarios registra mediante matricula, entonces, no puede este de forma anticipada suspender a ningún notario de sus funciones si así no lo establece una decisión del organismo jurisdiccional correspondiente, puesto que estaría adelantando un sanción que en el futuro podría quedar sin justificación, producto de un posible descargo. Por eso concluimos con la siguiente reflexión: Ante una denuncia o querella con meritos debidamente tramitada en contra de un notario o notaria, la Suprema Corte de Justicia que lo nombro, comprobada su responsabilidad, debería cancelar el nombramiento, el Poder Ejecutivo retirarle el exequátur y finalmente el Colegio de Notarios quitarle la matricula y no alreves como se está haciendo en contraposición a la ley 140/2015.

3) Ojala Dios quiera que algún día podamos llegar a la mas alta dirección del Honorable Colegio Dominicano de Notarios, donde pondríamos todo nuestro esfuerzo para hacer efectivo en su totalidad las disposiciones del artículo 5 de nuestra ley 140-15. Cuando hagamos efectiva las disposiciones de esta parte de la le ley citada, seguro que tendremos un colegio a la altura de los mejores colegios del mundo. NOTARIOS Y NOTARIAS, EN MARCHA!!!!!!!. Un abrazo a todos y todas.

4) Desde los inicios de la civilización humana, el hombre ha buscado la manera de darle carácter formal a sus acuerdos, para ello, desde la antigüedad ha utilizado pruebas como la testimonial para afianzar sus negociaciones y a partir de allí han seguido evolucionando los medios de prueba, llegando a lo que hoy conocemos como prueba escrita y perfeccionándose hasta llegar a los actos notariales actuales.

La evolución histórica de la responsabilidad del escribano tuvo muchos siglos de evolución, sus inicios se han perdido en el tiempo, de eso, se tienen reseñas en la filosofía helénica y la antigua Britania, pero su evolución y su nacimiento puede afirmarse, tuvieron lugar durante el Imperio Romano. De este imperio, se tienen referencias de que Alfonso el Sabio imponia sanciones a los notarios, situación que puede verificarse en documentos históricos como lo es, la Partida II, Título 9 de la Ley 8va: en la que se consagran también severas penas para los escribanos que cometieren adulteraciones o consignaren falsedades con conocimiento de causa.

5) El objeto del Derecho Notarial: Esto es la institución notarial y el instrumento público notarial. Ha sido claramente establecido, que el objeto formal de la función notarial es la seguridad, valor y permanencia de hecho y de derecho, del documento notarial y su contenido. Igualmente, sobre la función notarial, podemos decir que es la actividad ejercida por el notario, de manera independiente y realizada conforme a las disposiciones de la ley. Posee una naturaleza compleja: Es pública, en cuanto proviene de los poderes del Estado y de la ley obrando con reconocimiento público en la actividad profesional del notario. Por otra parte, es autónoma y libre para el notario que la ejerce, actuando con fe pública.

6) El día 18 de junio de 1964 el Gobierno Dominicano conocido en ese momento como el Triunvirato, promulgó la ley 301/1964, la cual consta de 67 artículos y 6 capítulos. De igual manera el día 24 de febrero del 2005 se promulgo la Ley 89-05 que convirtió en una entidad de derecho público interno el Honorable Colegio Dominicano de Notarios, Inc.; por tanto, a partir de ese momento, dejó de ser una asociación incorporada de conformidad con la Ley general y asociaciones sin fines de lucros, luego de lo cual ambas leyes quedaron derogadas por la Ley 140-15, la que surge como una necesidad de regularizar de una manera eficiente, las actuaciones del notario frente a la sociedad, reordenando los parámetros y las funciones del notario dominicano. La actual ley 140/2015 para el ejercicio de la notaria en el país, sin dudas constituye un avance, pero aun debemos impulsar su ajuste a la realidad de nuestro mercado y nuestra legislación general vigente. Debemos hacerlo, PORQUE NO.