Para Beltré, el amor de sus hijos completó el logro del hit 3000

0
88

Para Adrian Beltré, luego de haber conectado su hit tres mil, las emociones se han sucedido una tras otra.

De todas, la que casi lleva a la lona al acorazado jugador fue cuando en medio de los aplausos de las más de 45 mil personas presentes en el Lover Live, el estadio de los Vigilantes de Texas, vio correr hacia a él a sus hijos Casandra, Adrian Jr. y Camila.

“Estamos orgullosos de tí”, le exclamaron tras los besos y abrazos.

“Eso fue lo más emocionante de todo”, confesó el antesalista de los Vigilantes de Texas, quien el 30 de julio de este año disparó su hit 3,000 en su dilatada carrera en las Mayores, donde, además, ha dado 462 cuadrangulares, 613 dobles y mil 642 impulsadas en 2 mil 814 partidos y 10,635 turnos.

Manifestó que nunca pensó que acumularía números tan impresionantes, aun cuando no es su enfoque porque siempre ha dado el máximo para ayudar a su equipo a ganar.

No obstante, considera que la disciplina, la seriedad con que asume su trabajo y el tiempo de servicio le ha dado la oportunidad de acumular números que todo luce indicar que le llevarán al Salón de la Fama de Cooperstown cinco años después que diga adiós al béisbol.

“No es una decisión mía y no juego para eso, pero, obviamente, si me toca estaría muy orgulloso de eso”, declaró en el marco de una nutrida conferencia de prensa realizada en el Ministerio de Deportes. Dijo que no quiere retirarse sin ponerse el anillo de campeón, porque si bien ha acudido dos veces en la Serie Mundial (2011 y 2012), “no es lo mismo estar que ganarla”.

¿Retiro?
Su permanencia con los Vigilantes, cuyo contrato de seis temporadas y 96 millones de dólares concluirá al final del 2018, está supeditada a que ellos quieran mantenerle en el equipo.

“En un mundo perfecto, sí me gustaría terminar mi carrera en Texas”,subrayó. “Sí ellos me quieren a mí y estructuran alrededor mío a un conjunto contendor, me resultaría más fácil tomar la decisión de quedarme porque yo quiero ganar la Serie Mundial”.  

Esa es una de las razones que le mantienen en un terreno de juego y que mientras su cuerpo se lo permita y se mantenga productivo, continuará dentro de las líneas de cal.

Cuando se retire se dedicará a darle todo el tiempo que merece la familia y que no se ve haciendo carrera como instructor o coach.

“Sería muy egoísta de mi parte. Quiero estar más tiempo con la familia, ser buen padre, buen esposo”, subrayó Beltré, quien ascendió all Gran Circo en 1998 con los Dodgers de Los Ángeles, organización que a la edad de 15 años lo firmó por 23 mil dólares.

Con los Esquivadores permaneció hasta el 2004. De ahí pasó a los Marineros de Seattle (2005-2009), Medias Rojas de Boston (2010) y Rancheros desde el 2011 hasta la fecha.

Consideró que su esposa Sandra es la JMV porque le ha permitido mantenerse enfocado en el béisbol mientras ella cuida de sus hijos.

“Ella es la JMV. He sido afortunado al tener una esposa como ella”, enfatizó.

Crédito a Juan Valdez
Durante el acto, Adrian reveló que dio sus primeros pasos en la Liga Valdez Pérez, que dirigía Juan Valdez, de donde también salieron el jardinero Melky Pérez, el infielder Eddy Garabito y el lanzador Runelvys Hernández,

“Me inicié en la Liga Valdez Pérez. Ahí fue que dí mis primeros pasos en el béisbol”, informó el futuro inmortal de Cooperstown sobre la entidad que funcionaba en el estadio del Oratorio Domingo Savio, del 12 de Haina.

El profesor Valdez, quien estaba presente y evidente halagado, agradeció el gesto de Beltré, uno de los jugadores más respetado del negocio. “Es un gesto noble y enaltecedor”, dijo.

(+)
REMOZARÁN ESTADIO
El ministro de Deportes, Danilo Díaz, resaltó que remozarán el estadio Domingo Savio, donde el orgullo del barrio El Café, de Herrera, comenzó su carrera.

Díaz manifestó que la iniciativa la harán con el apoyo de Beltré a los fines de que los que los jugadores de ese barrio y zonas aledañas, practiquen en mejores condiciones. Indicó que se tiene programado, hasta el momento, hacer lo propio con otros 20 estadios de las comunidades donde destacados peloteros dominicanos iniciaron sus carreras.

Durante la actividad, Díaz entregó un trofeo a Beltré en nombre de ese ministerio por haber logrado la proeza de convertirse en el segundo dominicano en disparar tres mil en Grandes Ligas y primero nacido aquí. Alex Rodríguez fue el primero y lo hizo en el año 2015 con los Yanquis de Nueva York. (https://www.listindiario.com)