Precisamente y porque nunca hemos creído en los candidatos aupados por la prensa, frente a los que realmente son orgánicos que siempre hayamos entendido, que dentro del PLD y en estos momentos, solo son tres políticos los que realmente definen el destino electoral de la organización gubernamental y los de la nación

0
58

La prueba mejor, de que el criterio que tenemos muchos es el correcto, se tiene, desde que se observa, que, desde los últimos diez años, los cerca de diez “precandidatos” presidenciales peledeístas más mentados, sus porcentajes de aceptación entre peledeístas y gobiernistas, oscila entre el 0.1 al 0.7 % sucesivamente y el 1.0 al 5,0 % por igual. Fuera de ahí, los tres candidatos potenciales que marcan terreno y de una manera continua y en el mismo orden: Danilo, Leonel y Margarita, invariablemente y sin importar la manera de como los encuestadores los sitúen, siempre el público evidencia una alta preferencia por el triunvirato peledeísta ya conocido, mientras que en la oposición de alquiler, es notorio, que Luis Abinader y pese a que perdió las presidenciales del 2016, es consistente en las preferencias de una parte del público y tanto, que parecería, que es la única opción que podría acercarse un poco a los porcentajes a favor de los políticos peledeístas del triunvirato.

            ¿Qué nos dicen estos datos?, que en este país, solo el Partido de la Liberación Dominicana (PLD) es el que hasta ahora cuenta con las principales preferencias del gran público, así como del votante simpatizante del partido morado y que de la oposición, solo Abinader tiene apoyos fijos a nivel nacional y el joven David Collado (el alcalde capitaleño financiado por Los Vicini) es el que luce entre los aspirantes de tercer nivel con ciertas posibilidades de trascender, por lo menos, mientras nadie más le dispute una lejana posición de apoyos públicos, que en cierta forma, están garantizados por su condición temporal de alcalde en el Distrito Nacional.

            Fuera de todos los arriba mencionados, dentro del universo de probables candidaturas y de cara a las elecciones generales del 2020, es significativo, que los candidatos inorgánicos del mundo mediático, ninguno es, ni siquiera regularmente aceptable para la universalidad de los dominicanos y a los que todos y de una u otra manera, no reúnen las mínimas muestras de confiabilidad, como para suponer que pudieran ser vistos con posibilidades presidencialistas para el futuro inmediato.

            ¿Hacia donde es que esos políticos de corte administrativo (todos son funcionarios públicos o privados) deberían dirigir sus aspiraciones y en las que de seguro podrían triunfar?, si todos se concentran desde ahora, en ser aspirantes a cargos de elección en la legislatura y las municipalidades y lo que estaría por verse, dado que los mayores oponentes a que dieran el paso político verdaderamente lógico y si quieren ser exitosos, son significativamente, los mismos periodistas y medios que han sido enriquecidos por esos políticos y en particular, por los que ocupan carteras ministeriales, donde la mayoría se han vuelto locos financiando medios y periodistas y también encuestadoras y en base a los dineros de los contribuyentes y que debería ser un asunto y por la potencialidad que esos dineros tienen, de ser calificados como lavado de activos, que debería merecer la atención de la sociedad civil, así como de los organismos fiscales públicos.

            Fijémonos, que la prueba mayor de que esos candidatos mediáticos inorgánicos no son reales, se tiene, en cuanto a que si alguna encuestadora hiciera el experimento social, de colocar a la primera dama, Cándida Montilla de Medina y por lo menos, a cinco importantes forjadores de opinión de auténtico reconocimiento como orientadores mediáticos e independientes a los barones mediáticos y a sus empleados directores de medios o para mayor convencimiento, cinco orientadores de opinión, pertenecientes a los medios de la prensa mercancía y cinco correspondientes a la prensa independiente digital y con ramificaciones en la radio y la televisión, todos e incluida la primera dama, seguro que sacarían mayores porcentajes de aceptación, que los diez mini aspirantes presidenciales peledeístas, que recurrentemente se presentan como tales.

            En este aspecto, fue por conocer esa alternativa comparativa, que en POR EL OJO DE LA CERRADURA, publicamos el análisis político de Estado del nueve de este mes, rescatando a las primeras posiciones para el ojo público, de la señora vicepresidenta de la República, doctora Margarita Cedeño de Fernández y no porque se conozca de quien es esposa o de quien es compañera de formula presidencial, sino por su propio valer como mujer, política y funcionaria a nivel nacional.

            Luego, nos hemos enfocado únicamente en los presidentes, Danilo Medina Sánchez y Leonel Fernández y por entender, que ambos tienen las condiciones y popularidad necesarias para arrastrar por sí mismos a la mayoría de los votantes, pero sin verlos, como los medios de la prensa mercancía quieren mantenerlos desacreditados y tal como si los dos políticos fueran adversarios o enemigos políticos encarnizados, confundiendo y manipulando, esos medios y periodistas, los probables y naturales desencuentros del momento, tal como si Danilo y Leonel estuvieran enfrascados en una lucha personal y que es una estrategia mediática peligrosa y para socavarles realmente en sus popularidades.

            Entonces, al hacer abstracción de las anteriores subjetividades, encontramos, que el análisis político de Estado mejor llevado obliga a que se entienda, que, si el PLD quiere retener el poder en el 2020, afincarse en el 2024 y para retener el poder hasta el 2044, la carta de triunfo tiene que ver con esta sola premisa y que ayer presentáramos en la sección EL PAIS POLITICO y a lo lógicamente simple: PLD: 2020 con Danilo, 2024 con Leonel y 2044 la continuidad. Y que en la edición del sábado 14, enfocamos el concepto y ya como análisis político de Estado, con el título de: “En el 2020, lo que se discutirá, es la continuidad del PLD en el poder para el 2024 y para ese propósito, Leonel debe ser el contrapeso desde el partido y Danilo, repetir como presidente de la República. Si se dividen, lo perderán todo y humillantemente”.

            Asumimos y no por un ego desmesurado y sí por un análisis esencialmente lógico, que a quien escribe y por sus 46 años continuos en el ejercicio del análisis político absolutamente independiente de todos los poderes públicos y privados y sean estos nacionales o extranjeros, debe merecer del público dentro de la mayoría silenciosa, la confiabilidad necesaria en los juicios de valor y de opinión que diariamente pública y a modo de orientación general para todos y ufanándonos, de que tenemos un acierto de más del 85 % en los juicios que emitimos y dentro de un margen probabilístico de error de un 3%, que nos permite destacarnos como un orientador de opinión política sensato, no sectario y sí profundamente respetuoso del criterio de los demás ciudadanos, razón que le obliga a presentar sus criterios, para que como su verdad, puedan ser confrontados con los criterios generalizados de todo el mundo y de suerte, que quienes nos dispensen el honor de su atención, puedan tener las ideas claras y para crear su propia verdad.

            ¿Cuál es el factor que más nos avala en la certeza o pertinencia de nuestros juicios de valor?, que en este país, somos el único analista político de Estado y ya con más de siete décadas de nacido, del que los políticos y de todos los partidos o gobiernos e igual los empresarios y banqueros, resienten que no han podido controlar o manejar solo a su favor y muy al estilo de como lo hacen los millonarios barones mediáticos, que tienen sus analistas “independientes y de la sociedad civil” para que sean los portavoces, de sus ideas, reclamos y presiones.

            Entonces, teniendo de fundamento los años vividos y porque estamos convencidos, de que a la nación -en estos momentos- lo que le conviene es entender y lo que decíamos en nuestro análisis del pasado sábado, que no creemos que haya que abundar nada más para tratar de hacer que nuestros lectores lean, razonen y analicen los conceptos que esbozamos, pues, en definitiva, lo cierto es y aunque ahora la pasión política personal no permita o bloquee la frialdad de los hechos, que, en el 2020, lo que se discutirá, es la continuidad del PLD en el poder para el 2024 y para ese propósito, Leonel debe ser el contrapeso desde el partido y Danilo, repetir como presidente de la República. Si se dividen, lo perderán todo y humillantemente.

             Y lo que, desde el pasado viernes en la madrugada, apuntalamos en POR EL OJO DE LA CERRADURA TV, al decir, que si Danilo y Leonel se comportan solo como políticos y no como estadistas, que es lo que se espera de ellos. Lo peor le ocurrirá al PLD en división total y eventual pérdida del poder en el 2020. Lo que debe darse y que es la correcta acción política a realizar, es un acuerdo macro entre peledeístas, mediante el cual, y que es lo que abogamos y como igual los ciudadanos sensatos, de que Danilo vaya a la reelección hasta el 2024 y Leonel al poder para el periodo 2024-2028 y el que, a los 71 años de edad en el 2024, estará mucho más apto y experimentado para ser el presidente para el resto del siglo. Ahora, el papel que le corresponde a Leonel es el de unificar al PLD y a Danilo administrar y dirigir el gobierno por cuatro años más a partir del 2020. Pues a como dé lugar, hay que impedir que la oposición de alquiler y la ultraderecha nacionalista y con apoyo cristero, traten de tomar por asalto el poder, pues la incapacidad operativa y el odio que sus miembros tienen contra el PLD (pero no para resistirse a no aceptar dineros, privilegios, prebendas, contratas y cargos públicos) les descalifica para gobernar en estos tiempos, a la nación.

            Desde luego que no vamos a decir más, pues en definitiva, velamos solo porque la República no sea afectada y en esa misión razonada, actuamos y creyendo ciegamente, que Dios nos ha colocado, a ser la opinión independiente diferente, que coadyuve a que los dominicanos encuentren el sendero correcto para apuntalar su gobernanza, por lo que también recordamos, que precisamente y porque nunca hemos creído en los candidatos aupados por la prensa, frente a los que realmente son orgánicos, que siempre hayamos entendido, que dentro del PLD y en estos momentos, solo son tres políticos los que realmente definen el destino electoral de la organización gubernamental y los de la Nación. Con Dios.  [DAG. Lunes, 16 de abril de 2018. Año XVI. Número 6,240]