Presidente Abinader vuelve a plantear que defenderá el ejercicio de la libertad de prensa, pero en la mayoría de las instituciones gubernamentales, no existe la misma visión desarrollista

0
59

Frente a una nueva conmemoración del Día Nacional del Periodista, se evidencia una actitud poco compasiva y nada colaboracionista al libre ejercicio de la libertad de prensa desde ciertos despachos oficiales y desde que se nota, que una fuerte mayoría de funcionarios públicos y en los tres poderes interdependientes del Estado mantienen una fuerte represión publicitaria y lo más grave, dirigida afectar el libre ejercicio de la libertad de prensa.

En este sentido, es como si existiera un robustecimiento de la represión publicitaria, que por sus alcances llega al ominoso nivel de autocensura y a un grado, que de hecho y gradualmente se está imponiendo una fuerte castración del ejercicio de la prensa libre con lo que, en sí, más del 35 % de los medios de comunicación y de información de masas digitales independientes y programas de radio y televisión y emisiones en las redes sociales, son abiertamente censurados por el poder.

Se dan casos, que periodistas y medios de su propiedad, envían ofertas en papel y electrónicas en procura de que se les pondere para su inclusión en sus presupuestos publicitarios y ni siquiera a las instituciones que las ofertas han sido dirigidas, estas no tienen la delicadeza de que sus departamentos de Relaciones publicas las respondan positiva o negativamente.

Y como testimonian ofertas entregadas y recibidas  el primero de febrero de 2021 y en el caso de Por el Ojo de la Cerradura y en una abierta demostración tan poco cortes, que al final, lo que se demuestra, es que la mayoría de las autoridades y a nivel de ejecutivo, lo que les interesa es tener cuadrillas de medios y periodistas bocinas que actúen como relacionistas o propagandistas de determinados funcionarios y no como medios y periodistas profesionales ejerciendo una labor de divulgación amplia a favor de la libre comunicación para toda la República.

En nuestro caso, despachos como los del Ministerio de Hacienda, Aduanas, Edesur Dominicana, JCE, SCJ, IDAC, SENASA, han dado silencio a nuestras ofertas publicitarias y lo que no es justo, pues con tales actitudes se hiere el derecho del periodismo independiente, a ser tomado en cuenta sobre los presupuestos publicitarios. E incluyendo las cámaras legislativas.

Por eso y ante la abusiva situación, planteamos nuestra queja, al tiempo que destacamos, que mientras el presidente Abinader vuelve a plantear que defenderá el ejercicio de la libertad de prensa (acaba de asignarles pensiones de por vida a 44 periodistas), no sucede del mismo modo en la mayoría de las instituciones gubernamentales, donde al parecer, no existe la misma visión desarrollista y es así como llegamos a este nuevo Día Nacional del Periodista, con mucha tristeza y dolor. (DAG)