jueves, mayo 19, 2022
InicioFirmas¿Quién mató a David?

¿Quién mató a David?

Por estos días he estado leyendo el libro “Cosas añejas” (1891), de César Nicolás Penson (1855 – 1901), y allí se incluye un interesante relato titulado “La muerte del padre Canales”, el cual me ha hecho pensar mucho sobre las injusticias de la justicia.

El escrito, basado en la realidad, se trata sobre el asesinato del padre Canales, una querida figura del Santo Domingo del siglo XIX, a manos de un delincuente y asesino reincidente de nombre Juan Rincón.

Sin entrar en los detalles, la historia narra cómo Rincón se carga al sacerdote de manera salvaje y cuando le preguntaron quién mató al padre Canales, su respuesta fue: “¡La Justicia de Santo Domingo!, porque si cuando yo maté a mi primera esposa embarazada me hubieran quitado la vida, no habría podido matar al padre Canales”. Rincón se burlaba así de las ineficiencias del sistema de justicia, cosa que no ha cambiado mucho por estos lares en casi dos siglos.

El caso del joven David de los Santos así lo ejemplifica. Pasan los días y todavía no tenemos claro lo que sucedió, aunque sabemos que la policía se lo llevó al destacamento de Naco físicamente sano, de donde salió en estado de gravedad para el hospital, donde murió.

¿Qué pasó en ese destacamento? Sólo los que estaban allí lo saben y no son tantas las personas, pues se limitan a presos, policías, algún visitante y figuras vinculadas al aparato de seguridad.

¿Cómo es posible que todavía no se tenga claro lo que pasó? Es evidente que algo se trata de ocultar y que se están colocando las piezas en orden antes de dar los pasos correspondientes, lo cual es una desgracia.

La Justicia le ha fallado malamente a David de los Santos y a su familia, así como a otros ciudadanos que han tenido que pasar por ese tipo de suplicio. Aquí, ante la pregunta de quién mató a David de los Santos, se tiene una respuesta similar al caso del padre Canales: lo mató la Justicia de Santo Domingo, sea por vinculación directa o por omisión en el cumplimiento de su deber. Por: Benjamín Morales Meléndez [Diario Libre]

 

RELATED ARTICLES
- Publicidad -
Por el Ojo de la Cerradura

Mas Populares

Recent Comments