Restaurantes y bares llenos, mientras las mascarillas quedan a un lado

0
61

Más de un año después del país estar bajo estado de emergencia, poco a poco se reincorpora la vida social del Gran Santo Domingo. Los restaurantes y bares del polígono central se observaban este fin de semana con grupos de jóvenes, familias y parejas entre sus comensales.

La ocasión era motivada por algún cumpleaños, un simple almuerzo en familia o unas copas entre amigos para "botar el golpe" y olvidar el encierro al que, por seguridad y prevención, la ciudadanía ha estado sometida en estos meses.

Tras la disminución del horario de toque de queda y la extensión del libre tránsito, es notoria la dinámica económica y el retorno de la gente a los acostumbrados encuentros en locales de expendio de comida en las principales zonas de restaurantes y bares de la capital dominicana.

La gran presencia de personas en estos negocios de comida y bebidas, al punto de tener que esperar en largas filas para poder ingresar al local, brinda luz y esperanza al regreso de la normalidad.  la apertura ha provocado que muchos olviden por momentos las medidas.

No obstante, entre cada bocado y la confianza de estar compartiendo de nuevo con los demás invitados, se olvida el porte de la mascarilla, especialmente cuando no se está comiendo y el lugar es cerrado, a veces hasta con las mesas del local ocupadas hasta el límite establecido. [Listín Diario]