Salud Preventiva: El papel de la alimentación y el ejercicio en el confinamiento

0
41
Salud Preventiva: El papel de la alimentación y el ejercicio en el confinamiento

Margarita Delgado

En estos días posteriores al confinamiento nos enfrentamos a una situación excepcional, un escenario lleno de incertidumbre, sobreinformación y ambigüedad sobre qué debemos hacer y cómo. Dicha situación afecta múltiples aspectos de nuestro estilo de vida, y uno de ellos es nuestra ingesta de alimentos.

La alimentación a nivel nutricional se define como el consumo de alimentos por parte de los organismos para proveerse de sus necesidades alimenticias fundamentales, y de esta forma, conseguir la energía necesaria para desarrollarse. Durante el pasado periodo de cuarentena que experimentó el país gran parte de la sociedad registró aumentos significativos de peso, pues al tener que permanecer en casa la rutina y dieta habitual de todos sufrió notables alteraciones, volviéndonos propensos a hábitos no saludables y, por ende, a enfermedades crónicas no transmisibles.

Consumir alimentos que fortalezcan el sistema inmunológico es una necesidad inminente que no puede obviarse, especialmente en aquellas familias constituidas por niños y adultos mayores que al poseer un sistema integral de defensa más vulnerable que el de un adulto estándar, requieren una alimentación más esencial para hacer frente, no solo al coronavirus, sino también a diversos virus estacionales que tienen incidencia durante todo el año.

Es muy importante ser conscientes de cómo la ansiedad afecta la conducta alimentaria, ya que, en escenarios tan abrumadores como este se disparan la ansiedad anticipatoria y el estrés, provocando que nuestro organismo libere altos niveles de cortisol al torrente sanguíneo. Esta hormona interviene en el metabolismo de los hidratos de carbono, proteínas y grasas, aumentando los niveles de glucosa en sangre y disminuyendo la acción del sistema inmunológico.

Cuando estos niveles de cortisona permanecen elevados por tiempo indefinido, empiezan a surgir alteraciones crónicas, tales como problemas de sueño, dificultad de concentración, alteraciones digestivas, alteraciones del apetito, aumento de la tensión muscular, cansancio, agotamiento, irritabilidad, cambios de humor, palpitaciones, sudoración, hiperventilación, aumento de peso, con lo que aumenta la resistencia a la insulina, riesgo de padecer osteoporosis, infertilidad, además produce dificultad para la absorción y secreción de minerales como el sodio, calcio y el potasio.

¿Cómo controlar los niveles de cortisol?

Adoptar un plan nutricional es una excelente medida de control de los niveles de cortisol, al igual que evitar la falta de planificación e improvisación, principalmente a la hora de hacer la compra de suministros del hogar, ya que los supermercados y establecimientos de expendio de alimentos registran grandes aglomeraciones de personas, y esto da la sensación de escasez de provisiones, haciendo que compremos artículos no esenciales, generalmente de alto contenido calórico.

Por igual resulta vital seguir un horario y mantener hábitos saludables de ingesta sistemáticos, tales como meriendas suaves antes de una comida pesada, tomar abundante agua y masticar despacio. Esto último es sumamente importante, debido a que está comprobado que proporcionar suficiente tiempo a nuestro cerebro para procesar que está comiendo brinda mucho más rápido la sensación de saciedad.

De esta forma es posible evitar la fluctuación de los niveles de cortisol y prevenir la aparición de posibles afecciones cardiovasculares.

Preguntas frecuentes

  1. ¿Cuáles ejercicios se pueden hacer en familia?
    No solo los adultos necesitan hacer ejercicio para garantizar su salud, los niños y adultos mayores también requieren de actividad física y una excelente opción para ejercitarnos y recrearnos seguros en casa son los ejercicios de respiración, yoga y pilates mencionados anteriormente.
  2. ¿Cuándo se debe acudir a un especialista en nutrición?
    Contrario a lo que se piensa, no se debe esperar referimiento para visitar a un especialista en nutrición, que generalmente ocurre por la presencia de alguna enfermedad crónica o trastorno. Tener un nutriólogo significa contar con un profesional que marque pautas viables para lograr un estilo de vida saludable e integral.
  3. ¿Qué alternativas existen para meriendas saludables sobre todo a los niños de la casa?
    No debemos restarle importancia a las meriendas, ya que se convierten en una de las ingestas más importantes, equiparándose incluso al desayuno. Las meriendas se convierten en un combustible de energía de gran importancia para pasar la jornada escolar, además de brindar equilibrio desde el almuerzo hasta la hora de la cena. Queman calorías que debe ser repuestas. Es importante tener en cuenta brindarles opciones de comidas naturales. Siempre optamos por darles a los niños alimentos procesados repletos de azúcar, aceites refinados y conservantes. Es importante darles meriendas saludables tales como yogurt griego con toppings de frutas, humus, mini bocadillos integrales, incluirles verduras y más.

Fuente: Hoy Digital