¿Se está gestando una burbuja en la deuda con más riesgo de la banca?

0
81

Société Générale: "Los bancos han reforzado su seguridad y solvencia". Bankia y CaixaBank colocan CoCos y deuda subordinada a precios históricos

Bankia ha vuelto a hacerlo. Cada vez que un banco sale al mercado en busca de fondos para llenar sus colchones de deuda con capacidad para absorber pérdidas consigue un precio mejor que el anterior.

El banco propiedad del Estado español lo ha demostrado con su emisión inaugural en el mundo de los CoCos (bonos contingentes convertibles, también conocidos como bonos AT1 porque computan como capital Tier 1 Adicional). Ha logrado 3.500 millones de euros de demanda para una oferta de 750 millones y gracias a ello ha rebajado el tipo de interés que tendrá que pagar a los inversores por asumir el riesgo. Abonará el 6%, el cupón más barato que ha pagado nunca un banco español en una emisión pública. Solo BBVA lo mejora, con un 5,875% en su emisión de mayo, pero fue una colocación privada.

CaixaBank es otro ejemplo. El banco catalán acaba de salir al mercado de deuda subordinada y ha conseguido el mejor precio de los últimos tiempos en relación con el plazo de vencimiento. Abonará un 2,75% a 11 años, con posibilidad de cancelar la emisión a partir de 2024.

Hace solo un año, los precios a los que los bancos españoles pagaban sus CoCos estaban cerca del 9% y para entidades como BBVA o Bankinter, poco sospechosas de tener problemas de solvencia. Tampoco las subordinadas se vendían a niveles tan bajos.

Y no se trata de una peculiaridad española. Las mejoras de precio se repiten a lo largo de Europa.

La bajada se produce en un momento en que los inversores no pueden alegar ignorancia. Después de cuatro años de absoluta tranquilidad, los dueños de estos instrumentos han experimentado en sus carnes el peligro de la deuda con capacidad para absorber pérdidas. Popular se lo ha enseñado con la reducción a cero del valor de sus CoCos y subordinadas y el banco alemán Bremer Landesbank ha sido el primero en cancelar el pago del cupón de sus bonos contingentes convertibles.

Paso atrás de algunas gestoras

Pese a ello, no solo no ha habido contagio, sino que los precios de emisión han seguido bajando. De hecho, algunas gestoras de fondos han dejado de comprar en las últimas emisiones de CoCos por la escasa remuneración ofrecida, según aseguran fuentes de estas firmas. ¿Existe un riesgo de que se esté gestando una burbuja en estos instrumentos?

«No se puede hablar de una burbuja por la bajada de los precios porque ha habido un proceso por parte de los bancos de ir llenando los colchones regulatorios y reforzar así su seguridad y solvencia. Eso es lo que explica la bajada del coste de emisión», señala Javier Guzmán, codirector de Mercados de Capitales de Société Générale en España. «Los bancos van siendo cada vez más sólidos en su cuenta de resultados y más solventes», añade.

«La percepción de la banca europea es muy positiva y eso se está trasladando a los costes de los bonos AT1 y de la deuda subordinada», explica Arturo Alonso, director general de Financiación y de Mercados de Capitales para España y Portugal del banco francés.

Eso sí, lo que los expertos recomiendan es elegir bien las apuestas. «Aunque algunos riesgos son inherentes a los instrumentos, la probabilidad de cosechar pérdidas depende en una amplia medida de los fundamentales de crédito del emisor», aseguran los analistas de la agencia de ráting Scope. Dado el nivel de riesgo de esta deuda, «tiene sentido disponer de un tranquilizador grado de seguridad sobre la solvencia del banco que emite la deuda, incluso cuando la rentabilidad que ofrece resulta atractiva», afirman.

«Una burbuja en términos de mercado es que se esté pagando un precio demasiado bajo para el riesgo que tienen estos instrumentos y eso, con la solvencia actual y la mejora de los bancos, no está sucediendo», asevera un directivo de una entidad financiera.

Eso no quiere decir que el camino vaya a ser fácil para todas las entidades. «Los bancos europeos más saneados y los emisores más establecidos seguirán siendo activos a lo largo del año, aunque emitir instrumentos AT1 y T2 [deuda subordinada] puede ser más complicado para los bancos con una solvencia más baja», advierte la agencia de ráting Fitch.

A eso se suma el momento de mercado. La buena percepción que tienen los inversores de la banca europea en estos momentos está disparando la demanda por su deuda con más riesgo, lo que se ha traducido en una rebaja de las rentabilidades que se pagan por ella. Pero en un entorno de tipos al alza y con unos inversores que pueden migrar sus preferencias hacia otros instrumentos en cualquier momento, lo que no descartan los expertos es que los números rojos lleguen no por la volatilización de los bonos, como sucedió en Popular, ni por la cancelación del cupón, sino por la caída de la cotización de esta deuda en el mercado secundario. (http://www.expansion.com/empresas/)