Si de todo lo que de presupuestos asignados para repartir en este mes de diciembre para “robustecer” el clientelismo y el populismo político, en el gobierno se pasara revista, seguro que no menos de 300 a 500 millones de pesos podrían ser relocalizados y los que servirían para rescatar una parte de la clase media sin acceso al crédito, que ahora muere de inanición

0
106

Para muchos y entre quienes nos incluimos, entendemos, que si en el gobierno hubiese una voluntad cierta para tratar de contribuir a que la mayor cantidad de ciudadanos emprendedores pudieran ser rescatados de la quiebra financiera que experimentan, pues de la económica, al disponer de bienes, estos pueden ser utilizados como garantía prendaria. Sería más que seguro, que las autoridades incorporarían a la actividad productiva a una parte del medio millón de emprendedores en quiebra por no tener acceso al crédito bancario. 

            Desde luego, nadie tiene que recordarnos, que el presidente Danilo Medina Sánchez, efectuó dos de tres pasos decisivos para sacar de la inutilidad económica, a tanto emprendedor y como lo ha hecho con la implementación de su extraordinaria iniciativa de las visitas sorpresas dominicales y la fundación, de esa ventanilla  lograda desde el Banco de Reservas y que todos conocemos, como la banca solidaria y las que en conjunto, han significado un indudable espaldarazo para la clase media pobre y para la parte de los empresarios mipymes, que hasta el 2012, se encontraban en una orfandad de auxilio financiero y económico, más que preocupante.

            Por esas iniciativas y por sus extraordinarios resultados, el presidente ha rescatado a no menos 300 mil emprendedores como por igual, a negociantes no registrados legalmente, llevando y de golpe, un indudable rescate de esperanzas para un nicho de casi dos millones de dominicanos.

            Sin embargo, el presidente Medina Sánchez y quizás por las tantas situaciones y problemáticas que llegan a su escritorio, todavía no ha terminado por dictar las providencias de lugar, esas que hicieran posible el rescate de medio millón de emprendores ahora en quiebra y quienes en razón de sus emprendimientos, terminaron gastando su capital de trabajo y por esa vía, quedando mal con sus registros de crédito y por lo tanto, cerrados los créditos bancarios, cosa que no le ocurre a los grandes empresarios y bancos comerciales, quienes tan pronto caen en cesación de pagos o de liquidez, rápidamente la Junta Monetaria y la gobernación del Banco Central salen en su auxilio.

            En este sentido, no vamos a dejar de insistir  y aun cuando fuera como un ensayo de diez casos, que el presidente de la República hiciera por contribuir a resolver y definitivamente, la problemática que ahoga a ese medio millón de emprendedores, de los que tres millones de personas dependen directamente, pues muchos estamos convencidos, de que cuando lo haga, los casi dos millones de dominicanos que en estos momentos se encuentran casi marcando la línea de pobreza extrema o de los otros, a punto de sucumbir en la misma y de hacerlo ahora y antes de que concluya este mandato, él habría contribuido a rescatar plenamente a la maltratada clase media que no depende de los grupos económicos y financieros y sí de su propio esfuerzo, trabajo y talentos para trabajar.

            ¿Y en qué nos basamos para insistir en esta reiterada solicitud?, que, así como Medina Sánchez aprobó la iniciativa de la colocación y ventas de bonos del ministerio de Hacienda, a lo que los bancos comerciales y el Banco Central se oponen empecinadamente, porque son más atractivos para los inversionistas y ahorrantes, de igual modo, el presidente puede también dictar una medida heroica que salve a la clase media venida a menos.

          Pues, en definitiva, ¿qué es lo que debe hacer todo buen presidente y Medina Sánchez lo es?, ¿acaso no es crear las condiciones para que la economía y los indicadores económicos fluyan dinámicamente y sin importar lo que diga el sector financiero y sus economistas, alertando sobre un supuesto “calentamiento” que solo está en su visión estrecha de cómo proteger sus particulares intereses?

            ¿Por qué no efectuar una labor de reingeniería financiera, disminuyendo en un 20 % los subsidios al empresariado, la actividad fabril como a la industria eléctrica y lo que, por lo menos arrojaría, un capital utilizable, de prácticamente mil millones de pesos, que fácilmente podrían ser utilizados en el rescate de que hablamos?

            Todo es un asunto de tener buena voluntad e igual mente abierta y en el caso del presidente Medina Sánchez, su conocida autoridad moral que le acompaña, al ser prácticamente un gran protector de la gran industria y los grandes negocios, nadie de los que ahora se benefician y más que con largueza del estado benefactor, seguro que no serían capaces de quejarse.

            O si se quiere buscar una nueva iniciativa para emprendedores, ¿por qué no cesar ya la vieja ley de sustitución de las importaciones, que data de 1966 y que debió perimir en el 1986, para que esta sea reactualizada a favor del emprendedor sin capital de trabajo o con crédito bancario defectuoso?, ¿acaso lo que todo gobierno busca, no es eliminar la mayor cantidad de reductos de pobreza o de incapacidad financiera para emprender?

            Además, hay otro detalle mucho más significativo que los anteriores, que en los últimos diez años, la economía nacional ha tenido un crecimiento superior a los 4,5 % del PIB anual y que solo ha beneficiado a los ricos y a los miembros de la oligarquía plutocrática, quienes han visto crecer sus fortunas y negocios mientras mantienen congelados los salarios e imponen una vergonzosa situación de esclavitud económica, en tanto e increíblemente, los trabajadores han aumentado su rendimiento de producción al doble y ni así se les retribuye con un salario decente.

            Entonces, realmente los planificadores públicos y si se empeñaran, tienen todos los parámetros para inducirles a crear nuevas políticas desarrollistas de corte humano, por las cuales, el gobierno pudiera planificar a su vez una agenda o cronograma de realizaciones provechosas en materia de financiamientos por etapas  y a un nivel aceptable para los emprendedores en quiebra de los que hablamos y abogamos, pues tampoco es justo, que el gobierno solo trabaje para una minoría o al menos así se entienda y para nada, tratando de atender al grueso, de quienes al estar sin capital de trabajo, no solo que no pueden crear y producir, sino que tampoco pueden ser útiles a la sociedad, volver a ser contribuyentes y también empleadores.

            De ahí, que haya que abogar, porque el presidente de la República haga todo lo posible por tratar de solucionar una problemática y de la que al fin y al cabo y de cara a las elecciones generales de 2020, representa no menos de un millón electores.

            Además, Danilo ha demostrado, que él, hasta de las piedras saca provecho y por lo tanto, que está lo suficientemente adiestrado como para saber por qué derroteros, él podría buscarle solución a la realidad que le recordamos, en cuanto, a que si de todo lo que de presupuestos asignados para repartir en este mes de diciembre y para “robustecer” el clientelismo y el populismo político, en el gobierno se pasara revista, seguro que no menos de 300 a 500 millones de pesos podrían ser relocalizados y los que servirían para rescatar una parte de la clase media sin acceso al crédito, que ahora muere de inanición. Con Dios.  [DAG. Martes, 26 de diciembre de 2017. Año XV. Número 6,131]