Silicon Valley aprende a hablar con más humanidad

0
12

Tras los últimos escándalos, las empresas tecnológicas parecen haber captado el mensaje de la sociedad, que les demanda ser más responsables y transparentes.

Silicon Valley esta probando un nuevo servicio: hablar con más humanidad. Pero, como cualquier desarrollo inicial de un producto tecnológico, tiene imperfecciones. Aunque si sus primeros test son prometedores, podríamos ver un rápido despliegue. Lo que sorprende a una persona que visite Silicon Valley de forma esporádica es el cambio de vocabulario de la industria tecnológica en el último año. Entre los nuevos términos que se han adoptado en Palo Alto están: responsabilidad, intimidad, desigualdad y predisposición.

Hay quien cree que Silicon Valley podría estar proyectando únicamente una apariencia de cambio

Muchos empresarios, asegura un inversor, creen haber sido bendecidos con una visión única

Haber seguido igual que siempre sería preocupante, dado el rechazo de la opinión pública que despiertan las grandes tecnológicas. Abusos sexuales, deformación de la democracia, discriminación algorítmica y violación de la intimidad son algunas de las acusaciones que últimamente pesan sobre el sector. En una conferencia de desarrolladores de Google celebrada la semana pasada, su consejero delegado, Sundar Pichai, fue el último líder tecnológico en mostrar su lado humano, aunque su discurso pareciera un tanto mecánico. En una de sus intervenciones, el ejecutivo insistió en que "tenemos un profundo sentido de la responsabilidad sobre cómo hacer las cosas bien".

La cuestión es si este cambio de tono responde a una estrategia para influir en la opinión pública o es más bien un replanteamiento sobre cómo hacer las cosas. Aunque las conclusiones tras oír las entrevistas que ha concedido en una semana no son definitivas, da la impresión de que en realidad su discurso tiene un poco de ambos.

Mensaje

Tim O'Reilly, empresario del sector tecnológico asegura que los líderes de la industria se han visto afectados por las últimas polémicas, pero que no saben muy bien cómo responder. "Estoy convencido de que quieren enmendar la situación; hemos construido una nave espacial que va tan rápido que ha llegado a aplastar a la gente. Necesitamos saber cuál es la respuesta de la sociedad".

Silicon Valley parece haber captado el mensaje de la sociedad de la necesidad de ser más diverso, en términos de género y raza. "Todos saben que las cosas tienen que cambiar, pero llevará tiempo", opina Jessica Lessin, responsable del portal tecnológico The Information. Incluso el sector más elitista de la Universidad de Stanford parece haber desarrollado un mayor nivel de conciencia social. Según un catedrático de ciencias informáticas, sus mejores estudiantes están más interesados en abordar problemas relacionados con la salud que en encontrar la mejor fórmula para vender publicidad en Google o Facebook.

Necesidades

Aun así, aunque Silicon Valley por fin sea consciente de lo que reclama la sociedad, no hay ninguna garantía de cuál será el resultado. Tal y como explica un inversor, muchos empresarios están convencidos de que han sido bendecidos con una visión única y, por tanto, conocen mejor que nadie cuáles son las soluciones a todo. "Creen que los demás están locos; de lo contrario, no actuarían así. En el fondo piensan que, cuanto mejor entiendan a la gente, más podrán manipularla", añade un inversor.

Según esta opinión, la tendencia de la industria a humanizarse es tan auténtica como la tecnología Duplex, que Google presentó la semana pasada, capaz de seguir una conversación sencilla y hacer una reserva en un restaurante. Es decir, Silicon Valley podría proyectar una apariencia más humana sin entender las necesidades de los demás.

Un empresario del sector se muestra convencido de que la industria ha cambiado para mejor al ampliar su propia base social. En su opinión, "el nivel de humanidad del sector podría aumentar de un 5% a un 20%. Un 80%de chatbot no será tan terrible mientras intervenga el ser humano". La conclusión más probable es que Silicon Valley aumentará su grado de sofisticación para hablar con más humanidad. El siguiente paso, será que actúe con más humanidad. Como ciudadanos, podemos fomentar este proceso ofreciendo más información sobre nuestras necesidades, recompensando a las empresas por buen comportamiento y penalizando las malas conductas. (http://www.expansion.com/economia-digital)