Solo un burócrata a carta cabal es el que aspira que el horario de las elecciones sea acortado

0
77

PARECERIA que el atildado presidente de la Junta Central Electoral, no quiere saber de qué el día de las elecciones, las urnas se cierren a las seis de la tarde y en cambio quisiera que fuera a las cinco de la tarde y lo que confirma que el funcionario es uno de esos que a las ocho de la noche debe estar sentado en un sillón viendo televisión y lo que nos recuerda a Fremio, el joven amigo de su juventud.