Solo un imbécil o alguien de muy mala fe y como candidato presidencial, es capaz de dudar de la viabilidad del sistema electrónico de votación que hace un año fuera aprobado por todos los partidos políticos

0
74

No es que la Junta Central Electoral tenga la última palabra en todo lo relativo a la organización, implementación, ejecución y viabilidad de todo el sistema político, sino que si todo el sistema político de partidos, aceptó más de un año atrás el nuevo sistema tecnológico para el conteo de votos, no es posible que ningún partido y menos candidato político alguno venga a dudar y a 24 días de las elecciones, del nuevo mecanismo a viabilizar.

            En este sentido y por su mala fe, a Luis Abinader no se le puede tener confianza alguna y, muy por lo contrario, entender que este es un tipo tayota y tal como Hipólito Mejía le describiera en tiempos atrás, que no solo carece de criterio para saber cumplir lo que su formación política pactó, sino que increíblemente, con su planteamiento tan absurdo, quiere llevar a la nación hacia un verdadero callejón sin salida.

            Desde luego, una cosa piensa el burro y otra quien lo apareja y en este aspecto, este candidato presidencial opositor, lo que se muestra y no solo como un mentiroso incompetente e incapaz, sino que desde ahora no quiere aceptar los resultados electorales y menos, si estos les son adversos y con lo que, de hecho, es obvio que quiere sabotear las elecciones generales del 15 de mayo.

            ¿Qué se puede hacer frente a un político que no acepta de ante mano que a unas elecciones se puede ir a perder o a ganar y mucho más, cuando con su posición tan enfermiza, en la práctica está incitando a una especie de poblada insurreccional?, si vamos a ser francos y tanto a frente al candidato como a los que le secunden, fusilarlo y dentro del caos que su pretensión podría generar.

            En este aspecto, para este periódico digital de POR EL OJO DE LA CERRADURA, con su declaración de ayer, Abinader se coloca como el peor contestatario que no acepta el resultado de las urnas y quien por lo que parece, cree que, porque tiene el apoyo de la embajada estadounidense, podría poner patas arriba los resultados electorales venideros. Y en este aspecto, tajantemente hay que advertirle, que, si hiciera fracasar los comicios, él y no más nadie, tendrá que enfrentarse al ajuste de cuentas que le sobrevendría.

            Se entiende, que un candidato y sea opositor o de gobierno, tiene todo el derecho del mundo a presentar sus interrogantes y buscar que sus dudas les sean contestadas y sus inquietudes dilucidadas, pero que después de tener más de un año de estar en campaña electoral, salga ahora con la zoquetada de dudar de los resultados comiciales, no es solo una falta de responsabilidad cívica, sino una tendenciosa y pervertida actitud de querer ocultar su absoluta incapacidad para ganarse la confianza de la gente y menos de los votantes.

            Por eso y abiertamente se lo decimos, para charlatanerías ya está bueno y para reeditar las sinvergüencerías del pasado, cuando Peña Gómez se alió con el embajador estadounidense Pastorino y el otro embajador ecuatoriano de triste recordación y de apellido Borja, quien este último, cuando pedía una cerveza Presidente, pedía una “Peña Gómez”, ya esos tiempos intervencionistas diplomáticos han sido superados.

           En esta ocasión, Abinader debe entender, que si quiere candela se le dará candela y sin importar que el país tenga que caer en una poblada insurreccional que enfrente de forma dura y drástica, el evidente intento desestabilizador que junto al PRM pretende y al saber, que ya es imposible que pueda decir que va a ganar los comicios.

           Su grave muestra de irresponsabilidad cívica y falta de madurez política, obliga a que se le responda y de una forma que no tenga dudas: ¿Quieres incendiar a la nación?, entonces atente a las consecuencias, pero tú no vas a salirte con la tuya y nadie en sus cabales dejará que tú y tu grupo pretendan atentar tan groseramente contra el estado de derecho.

           Todo esto hay que decirlo, porque de alguna manera a este candidato hay que hacerle ver que él no tiene derecho alguno a afectar el orden constitucional y menos, a obligar a los ciudadanos a aceptar lo que él quiera.

           Desde luego, comprendemos que existan políticos que no sepan perder y que entiendan, que haciendo una rabieta se pueden salir con lo que se proponen. Pero también la generalidad de los dominicanos no son unos estúpidos y la mayoría sabe muy bien, que solo el día de las elecciones es cuando ellos tienen derecho a manifestarse y decidir el destino de su nación para los próximos cuatro años.

           Por lo tanto, al necio de Abinader hay que hacerle ver, que una parte del país político no le va aceptar sus majaderías y menos, que pueda creerse que él pudiera dar una especie de golpe de estado contra el orden legítimamente establecido y que es lo que se entiende que quiere y desde el momento que pone reparos al mecanismo de conteo de las elecciones generales.

          Sobre este particular, menos mal que la embajada estadounidense se encuentra sola en sus pretensiones de alterar el orden constitucional y si su candidato no gana los comicios y como se espera que ocurrirá y cuando como gran contraste y comenzando por el embajador de Unión Europea, los demás embajadores acreditados están contestes en cuanto a que la Junta Central Electoral y como órgano independiente del Estado, no solo que ha hecho su trabajo garantizando la viabilidad de los comicios, sino que en cierta forma los demás diplomáticos serán el contrapeso a los intentos, de una delegación diplomática estadounidense, totalmente dispuesta a patrocinar cualquier locura con tal de que las elecciones no signifiquen y como se espera, el triunfo de la candidatura oficial.

          Abinader dijo ayer y de tayota, que no confía en el sistema electrónico de conteo de votos y que en su lugar prefiere uno mixto. Muy bien, ¿por qué lo   dice ahora y a 24 días de las elecciones y no antes, hace un año y cuando ya todas las providencias e iniciativas han ido tomadas y repetimos, con el apoyo de todos los partidos políticos y lo que en esos momentos es un intento artero para afectar la legitimidad de los comicios?

         Muchos entendemos, que una fuerte mayoría de ciudadanos dominicanos electores, tienen y deben prepararse ante el sinuoso proceso desestabilizador que este candidato opositor y a razonamiento a contrario está anunciando y todos deberán prepararse, para unos resultados electorales que apuntan a que el candidato presidencial del PRM no los ganará, porque sí ciertamente Abinader persiste en afectar los comicios, todos los ciudadanos de buena voluntad y aunque se pinche el cielo, todos deberán tirarse a las calles y defender el resultado electoral presidencial.

        Este periódico digital POR EL OJO DE LA CERRADURA, abiertamente está a favor de la reelección del presidente Danilo Medina Sánchez, pero si el presidente-candidato y en buena lid, las perdiera. Seríamos los primeros en aceptar esos resultados hipotéticos, pero si Abinader quiere ganar a la mala, entonces que se prepare, que el Diablo y el mismo infierno le saldrá. Todo queremos unos resultados absolutamente transparentes y limpios. No más.

      Y es que por lo poco que conocemos del sistema electrónico que será implementado, este es cien por ciento seguro y fiable y por lo que decimos, que solo un imbécil o alguien de muy mala fe y como candidato presidencial, es capaz de dudar de la viabilidad del sistema electrónico de votación que hace un año fuera aprobado por todos los partidos políticos y comenzando por el suyo propio.  [DAG. Viernes, 22 abril de 2016. Año XIV. Número 5570]

 

 

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here