Tampoco el PLD y el Gobierno menos, pueden creerse que tienen capacidad para jugar con fuego indefinidamente y que no pudiera pasarles algo. Pues si la República se siente acorralada y sin opciones electorales, el riesgo de una “operación quirúrgica” militar no podría ser desechada. Es el uso hoy día a nivel internacional. Zimbabue es el espejo.

0
54

Todos los informes que tenemos indican, que si hay una encuesta a la que tanto la presidencia de la República como la presidencia del Partido de la Liberación Dominicana (PKD) le huyen, es la referente a preguntarle a la nación, sobre cual entienden los dominicanos e independientemente a si son o no peledeístas, el factor que más les disgusta del ejercicio continuo de poder concentrado por parte del PLD.

            Lo que se conoce, es que todo el mundo coincide en un solo punto: Atacar y recriminar la corrupción oficial desde determinados puntos de la administración central como desde los poderes Legislativo y Judicial y que  entre otras razones, si la encuesta citada no se ha hecho, es porque el oficialismo como un todo, no quiere verse ante su realidad, de que siendo una administración, que en líneas generales trabaja acorde con los intereses permanentes de la República, no así ha podido evitar, que la corrupción y vía el enriquecimiento desproporcionado de muchos funcionarios, familiares y allegados, se ha convertido en la peor mancha que daña un ejercicio de gobierno continuo y del que en líneas generales, los mismos dominicanos se sienten satisfechos por las evidentes demostraciones materiales, de progreso, desarrollo y crecimiento económico.

            Sabemos por ejemplo, que en ese punto de coincidencia, fácilmente, más del 70 %de la población está de acuerdo en destacar, al tiempo que la frustración que genera la existencia de una oposición de alquiler también corrupta y corrompida, ha empezado a generar serios cuestionamiento entre los principales actores sociales y quienes no entienden, el por qué el oficialismo no ha hecho absolutamente nada o lo que debiera, para corregir una situación de hecho, a la que la mayoría de los dominicanos estiman que es donde radica el verdadero Talón de Aquiles del gobierno del presidente Danilo Medina Sánchez.

            Inclusive, son reiterados los criterios, opiniones y disgustos, que generan dentro de la ciudadanía y en muchos casos aisladamente y lo notorio,  desde los más diversos sectores sociales y económicos, descubrir a hijos adultos de altísimos personajes públicos, de esos de los llamados “no declarados”, quienes se desenvuelven en su vida diaria, con el desparpajo y la inmoralidad propias de quien se siente intocable y que por lo tanto, puede hacer lo que le plazca y porque erróneamente se sabe por encima de las leyes.

            Cuando de estos casos se trata, entonces la reacción del público es la misma y sin importar circunstancias y personajes: Un rechazo general y porque mediante tales inconductas, el público descubre, que los ascendientes de estos, no son todo lo íntegros y honestos que presumen y a partir de esa percepción tan crítica, es inevitable que se genere y como tremenda bola de lodo, una inconformidad entre sorda y latente, que cuando menos se viene a comprobar, se esparce como cáncer que ha hecho metástasis por el resto del cuerpo social de la nación y provocando las más encendidas discusiones y hasta malquerencias.

            Por eso, al comprobar, que no obstante que el gobierno del PLD, es innegable que en su parte buena, es un extraordinario expositor, que actúa y demuestra que la nación avanza, por el otro, quienes vivimos de analizar las opiniones y criterios de los demás, nos sentimos realmente sorprendidos por la grande y grave contradicción que significa, que al mismo tiempo que los dominicanos reconocen la labor extraordinaria del presidente Danilo Medina Sánchez y sus ministros, con mayor desmesura y hasta ahora por lo bajo, condenan enérgicamente los excesos del mismo régimen y en particular, aquellos otros de los provenientes del partido oficial y ya este, actuando como el detentador o principal beneficiario del poder acumulado y concentrado que tiene el PLD y al extremo, de que todo el mundo también coincide en verle y entenderle, como una peligrosa corporación política y económica bien capaz de pretender perpetuarse en el poder a como dé lugar y sin importar las consecuencias.

            En este sentido y viendo que todavía el régimen está a tiempo para revertir tan anómala situación, emitimos estos criterios y no como para que sean vistos como la verdad absoluta, sino para que en el Gobierno y concretamente en el Palacio Nacional, sus estrategas y analistas de opinión, presten la atención debida, formulen los retratos robots sobre la situación y luego ofrezcan al Poder Ejecutivo las recomendaciones de lugar y para que todo este ambiente tan enrarecido pudiera ser corregido.

            ¿Cuál es el temor?, que los dominicanos sientan, que no obstante la existencia de un estado de derecho y que muchos entienden precario, ya que la desigualdad y la falta de equidad es horrorosamente generalizada, por frustración, empiecen a maquinar cosas, alternativas y posibilidades apartadas de las leyes y cuando menos se venga a ver, por tal disgusto, se presente una crisis de credibilidad gubernamental, que haga coincidir a muchos, de que por el camino o derrotero peledeísta que se va, no hay futuro y tampoco esperanzas de una mejoría de vida, ni siquiera a tono con el crecimiento económico sostenido que la nación lleva.

           Y como hay que evitar semejante encerrona, producto de una percepción subjetiva torcida, alertamos a los demás medios de comunicación y de información de masas y tanto tradicionales como digitales e igual a las redes sociales, a que se abra un debate amplio, creíble y sostenido, que haga posible, que las mismas firmas encuestadoras tomen en cuenta la inquietud, la vuelquen en sus encuestas y de esta manera, pudiera llamar la atención de todas las autoridades peledeístas y para que estas mismas y mediante una profunda autocritica, manifiesten que es lo que quieren hacer, si atender a la nación o por lo contrario, continuar a la libre como hasta ahora lo han estado haciendo  y que de esto suceder, se estaría transitando un camino sumamente arriesgado y volátil institucionalmente hablando.

          Este mundo de ahora y bueno es que se sepa, en el que los pueblos y naciones están experimentando un singular despertar y al tener el conocimiento pleno de sus propias potencialidades, está marcando un rumbo, por el que ningún gobierno puede considerarse inatacable y menos, cuando los ciudadanos dan muestras vigorosas, de ese civismo crítico y contestatario, que se produce, cuando los gobernados sienten que sus gobiernos los están llevando hacia una encerrona que pudiera afectar seriamente su institucionalidad y hasta llevarles hacia una grave confrontación social, en la que por unos pocos, las naciones pudieran estallar en miles de pedazos.

            Cuando lo anterior llega a suceder, hasta lo impensable pudiera pasar y que, dentro de regímenes de orígenes democráticos, pudiera desembocar en una poblada, un estallido de desobediencia civil y hasta en una acción militar quirúrgica, de esas que no tienen vuelta atrás.

            Sobre este particular, solo hay que ver en África, donde desde hace unas horas, en la República de Zimbabue, cuyo gobierno unipersonal hasta hace poco había cumplido 37 largos años de dictadura disfrazada, su presidente había decidido imponer a su esposa como candidata presidencial y dando por resultado, que ante la desesperanza y frustración general de sus fuerzas políticas y sociales, la población a aplaudido una sorpresiva acción militar, por medio de la cual, su presidente ha sido confinado a su domicilio y de hecho destituido, al tiempo que los militares niegan haber efectuado una “toma militar” y por lo contrario, señalando y en lo que coinciden con la población, de haber propiciado una  operación quirúrgica contra "criminales", del entorno del mandatario, ahora confinado a los límites de su propio hogar.

            ¿Reacción internacional? No ha sido y como podía esperarse, de condena a la acción militar, sino que y de acuerdo a un despacho de la mañana de ayer de la agencia Efe, “el presidente de Sudáfrica, Jacob Zuma, en su calidad de número uno de la organización regional Comunidad para el Desarrollo de África Meridional (SADC, siglas en inglés), ha convocado una reunión de urgencia para tratar la crisis derivada por la intervención militar en Zimbabue. El encuentro se celebrará esta tarde en la capital de Botsuana, Gaborone, y a él acudirán los ministros de Asuntos Exteriores de Angola, Tanzania y Zambia, así como el presidente del Consejo de la SADC, el ministro de Relaciones Internacionales y Cooperación de Sudáfrica”.

            Lo que significa y sí atendemos a declaraciones iniciales del mismo presidente Zuma, quien reclamó al Gobierno de Zimbabue y a las fuerzas armadas, que "resuelvan el impasse político de forma amistosa"  y alentando esperanzas de que la situación no desemboque en "cambios inconstitucionales de Gobierno, dado que eso sería contrario a las posiciones, tanto de la SADC como de la Unión Africana", que en términos concretos, esa parte de la comunidad internacional y que es lo importante, no condena la acción emprendida contra el gobierno del presidente vitalicio, Robert Mugabe, sino que alienta formulas rápidas de contención interna, que faciliten la erradicación de la corrupción oficial sin necesidad de afectar el orden legal.

            Entonces, no hay que decir más y solo alentar al PLD como al gobierno del presidente Medina Sánchez y en lo que insistimos, a que se formule las autocriticas de lugar y de forma, que lo que está mal y que la ciudadanía critica desde todos sus sectores sociales, pueda ser corregido y sobre todo, porque tampoco el PLD y el Gobierno menos, pueden creerse que tienen capacidad para jugar con fuego indefinidamente y que no pudiera pasarles algo. Pues si la República se siente acorralada y sin opciones electorales, el riesgo de una “operación quirúrgica” militar no podría ser desechada. Es el uso hoy día a nivel internacional. Zimbabue es el espejo. Con Dios. [DAG. Viernes, 17 de noviembre de 2017. Año XV. Número 6,092]