Técnicas para tener más y mejores orgasmos

0
31
Sexy woman with long blowing hair

Aprende a ser más órgasmica y a disfrutar más de tu sexualidad

Una gran mayoría de las mujeres necesita de estrategias para lograr el orgasmo con más facilidad. Lo contrario ocurre en los hombres, quienes más bien necesitan aprender a controlar su eyaculación y poder durar más tiempo antes del orgasmo.

La dificultad para alcanzar el orgasmo es la segunda dificultad sexual más frecuente entre las mujeres, después del bajo deseo sexual. Si éste fuera tu caso, es importante que analices qué está sucediendo con tu orgasmo:

   Tarda mucho tiempo en producirse durante la masturbación.
   Tarda mucho tiempo en producirse durante el coito, pero te es fácil y rápido lograr un orgasmo durante la masturbación.
   Se produce con mucha debilidad durante la masturbación y/o el coito.
   Nunca o casi nunca has experimentado un orgasmo durante la masturbación y/o el coito.

Es importante señalar que alrededor del 70% de las mujeres no puede lograr el orgasmo únicamente con estimulación vaginal. La mayoría de las mujeres necesita estimulación simultánea en el clítoris para lograr un orgasmo, ya sea por masturbación o durante el coito.

Pero hay buenas noticias para nosotras, porque a medida que la mujer avanza en experiencia sexual suele tener más facilidad para experimentar un orgasmo. Esto significa que toda mujer puede aprender a ser más orgásmica, es decir, a sentir más placer sexual y a tener orgasmos más satisfactorios y expansivos.

Las siguientes técnicas y estrategias son para que las realices a solas, en la más íntima privacidad de tu ser. Todos están diseñados para aumentar tu capacidad para experimentar orgasmos, y si ya los experimentas, podrás tener orgasmos aún más placenteros, profundos y expansivos. Puedes recurrir a unos o dos ejercicios, pero el efecto será más transformador si vas pruebas todas estas prácticas e incorporas las que más resuenen contigo a tu día a día. Más abajo te recomendamos con qué frecuencia realizar cada ejercicio.

Después de realizar estas prácticas individuales, puedes probar estas estrategias para alcanzar el orgasmo junto a tu pareja.
1. Haz ejercicios Kegel

Los ejercicios Kegel sirven para tonificar y fortalecer los músculos del piso pélvico. Estos músculos mantienen tus órganos sexuales y reproductivos en su lugar. Consisten en contraer y relajar los músculos que utilizas para retener la orina, y aquellos que rodean la vagina y el ano. Los ejercicios Kegel pueden mejorar tu funcionamiento sexual, tu capacidad de sentir sensaciones vaginales durante el coito y aumentar las sensaciones y las contracciones que se producen durante el orgasmo.

Aprende paso a paso a realizar una excelente sesión diaria de ejercicios para tus músculos pélvicos y descubre por qué son tan esenciales para la salud sexual femenina:
Con qué frecuencia realizar este ejercicio: Todos los días.

2. Ten sesiones de autoerotismo (masturbación)

Los terapeutas sexuales están de acuerdo en que si no puedes lograr un orgasmo con facilidad, el primer paso es practicar por tu cuenta. Sin embargo, muchas mujeres pueden sentirse inhibidas ante la idea de masturbarse y procurarse placer a sí mismas.

A través de la masturbación podrás conocer mejor tu cuerpo y qué zonas son más sensibles al placer, además del tipo de presión y ritmos que necesitas para alcanzar un orgasmo. Después de conocerte más a ti misma le podrás comunicar a tu pareja qué necesitas para tener un mejor encuentro sexual.

También se ha demostrado que mediante la práctica de la masturbación puedes desarrollar una actitud positiva hacia tu cuerpo y tu sexualidad, en especial, hacia tus genitales, una zona que en algunas personas está asociado a algo feo, sucio o vulgar. Una zona que en la infancia muchas veces se enseña que "no debe tocarse".

– Con qué frecuencia realizar este ejercicio: Mínimo 1 vez a la semana.
3. Aumenta tu sensibilidad vaginal

La vagina es una de las zonas erógenas importantes para experimentar placer orgásmico. Sin embargo, algunas mujeres sienten poco o muy poco durante los movimientos de penetración. Muy posiblemente porque el clítoris – poderosísima zona erógena – opaca en capacidad sensorial a la vagona. La psicoanalista y ginecóloga francesa Daniele Flaumenbaum dice que esto ocurre porque no se les enseña a las niñas la importancia de la vagina para su sexualidad, entre otros motivos. Por ello, muchas mujeres pueden experimentar como si su vagina estuviera "anestesiada".

Es verdad que el primer tercio de la vagina tiene más terminaciones nerviosas, pero también es posible desarrollar una mayor sensibilidad en todas las áreas de tu vagina mediante ciertos ejercicios. Si te dedicas a ellos, puedes llegar a ser capaz de experimentar profundas, intensas y conmovedoras sensaciones placenteras durante el sexo vaginal, nunca antes imaginadas.

– Con qué frecuencia realizar este ejercicio: 2 veces a la semana.
4. Elimina el estrés

Si estás cansada o estresada será difícil que logres el nivel de relajación que necesitas para entregarte al orgasmo. Es mejor posponer el encuentro sexual para otra oportunidad. Sin embargo, no conviertas esto en una excusa para bloquear tu erotismo. Sabemos que el trabajo y las tareas domésticas – incluyendo cuidar de los niños – pueden consumir la mayor parte de tu día. A lo largo del día conéctate con tu lado sensual y disfruta de un hermoso paisaje, del aroma de las flores, de la brisa sobre tu piel y de los sabores de la comida en tu boca. Esto hará que "regreses" otra vez a tu cuerpo y puedas estar totalmente presente.

Si te sientes sensual es más probable que conectes con tu sexualidad. Al llegar a casa toma una ducha, recuéstate en el suelo con las piernas en alto, respira y descansa por unos minutos. Recuerda que muchas cosas pueden esperar. Deja la lista de deberes para otro momento. Especialmente, si esa noche te has citado con tu pareja para tener sexo, aunque eso sea después que los niños se hayan dormido. Recuerda que siempre es importante avivar el fuego del amor. Las tareas domésticas esenciales pueden ser delegadas a alguien.
5. No te obsesiones con el orgasmo

Si durante el sexo tu mente está demasiado activa y ansiosa por llegar a la meta – el orgasmo – te alejarás de tu cuerpo y bloquearás su capacidad de sentir placer.. Si a esto le sumas que te comienzas a preocupar porque tu orgasmo está tardando más de la cuenta en llegar, caerás en una especie de trampa. Cuando te esfuerzas por tratar de lograr un orgasmo, éste se se torna lejano y escurridizo.

Por el contrario, cuando estás totalmente presente en el sexo, entregada al placer, la noción de tiempo y espacio desaparecen. Es entonces, cuando te conectas verdaderamente contigo y con tu pareja. Tu mente se aparta y deja libre el paso al orgasmo. Lo más parecido a esto es la práctica de la meditación, donde es necesario dejar pasar los pensamientos, emociones y sensaciones sin intentar controlarlos ni eliminarlos. Durante el sexo, haz lo mismo. Respira, siente y descubre los tesoros del encuentro sexual instante a instante. Cada uno será único y especial. El orgasmo ya no será la meta, porque habrás tenido una experiencia orgásmica de principio a fin.
6. Activa los canales por donde circula tu energía orgásmica

Según el yoga y las prácticas sexuales taoístas nuestra energía sexual es parte de nuestra energía de vida. Esta energía fluye naturalmente por distintos canales, chakras y meridianos en el cuerpo. El libre paso de esta energía puede bloquearse debido a pensamientos, emociones y experiencias negativas. Por ello, es un buen hábito realizar ejercicios para despejar el camino de manera que tu energía vital y sexual fluya libre y alegremente. Con su práctica regular te conectarás más con tu capacidad de disfrutar de la vida y de sentir placer. Si deseas mejorar tu capacidad orgásmica y experimentar orgasmos más profundos y expansivos – orgasmos de "todo el cuerpo" y no sólo localizados en la zona pélvica – los siguientes ejercicios son para ti.

Aprende estos ejercicios paso a paso:
– Con qué frecuencia realizar este ejercicio: 2 veces a la semana.
7. Desarrolla tu inteligencia emocional

Un estudio reciente publicado en el Journal of Sexual Medicine halló que las mujeres que tenían un nivel más alto de inteligencia emocional también podían disfrutar de orgasmos con más frecuencia, ya se tratara de orgasmos durante el coito o por medio de la masturbación.  Al parecer las mujeres que poseen rasgos como la confianza en sí mismas, comodidad con la intimidad emocional y conexión con sus propias emociones están mejor equipadas para lograr orgasmos.

La inteligencia emocional permite controlar mejor los impulsos, el estrés y las emociones negativas. También nos ayuda a relacionarnos con las propias emociones y con las demás personas con mayor objetividad y empatía. La inteligencia emocional además facilita la expresión de nuestras expectativas y deseos con más asertividad. Te ayudará a disfrutar de una vida sexual más sana y placentera.
8. Maneja y sana tus emociones

Se sabe que las emociones y la naturaleza de la relación de pareja ejercen un efecto importante en el desarrollo de las dificultades sexuales femeninas. Es así, por ejemplo, los altos niveles de estrés y la poca intimidad, confianza o comunicación con la pareja pueden contribuir a la aparición de dificultades sexuales y, en consecuencia, a la incapacidad para experimentar orgasmos. Todo puede empeorar si has acumulado resentimientos hacia tu pareja, o hacia los hombres en general.
– Con qué frecuencia realizar este ejercicio:

Mínimo 1 vez a la semana.
9. Recurre al poder de las fantasías sexuales

Usa tu zona erógena más importante: tu cerebro. Puedes dedicar algunos minutos al día en visualizar con detalles tus fantasías sexuales preferidas, en especial, aquéllas que te resulten más excitantes e intensas. Diseña fantasías donde se cumplan tus más anhelados deseos y preferencias sexuales. Puedes aprovechar de fantasear durante tus sesiones de autoerotismo (masturbacion). Cuando tu mente no se encuentre muy creativa, lee alguna buena novela erótica para despertar tu sexualidad a través de tu imaginación.

– Con qué frecuencia realizar este ejercicio: 2 veces a la semana / mínimo una vez.
10. Consulta con tu médico si alguno de tus medicamentos puede estar inhibiendo tus orgasmos

Son muchos los medicamentos que pueden afectar la respuesta sexual femenina e interferir con tus orgasmos. Los más comunes suelen ser los antidepresivos o antihipertensivos. Sin embargo, no todos estos medicamentos ocasionan problemas a todas las mujeres. Consulta con tu médico si tienes alguna duda al respecto.

NOTA: Si después de practicar varios de estos ejercicios sigues experimentando dificultades para lograr un orgasmo durante la masturbación y escasas sensaciones placenteras durante el coito, te recomendamos consultar con tu médico. Ciertas condiciones de salud o medicamentos pueden afectar tu respuesta sexual.(http://sexo.about.com)